Rocío Sandí.13 marzo, 2019
El ataque mortal se dio en Villa Esperanza de Pavas, muy cerca de la iglesia católica. Foto: Carlos Láscarez.
El ataque mortal se dio en Villa Esperanza de Pavas, muy cerca de la iglesia católica. Foto: Carlos Láscarez.

El miedo de los vecinos de Villa Esperanza de Pavas es el principal obstáculo que tiene la Policía Judicial en la investigación del homicidio del comerciante oriental Weixing Hu, de 48 años, ocurrido este martes en la noche.

Marco Carrión, jefe de la sección de Homicidios del Organismo de Investigación (OIJ), comentó que les urge que las personas que vieron el ataque suelten la sopa, ya que el temor de sufrir represalias ha hecho que la gente se niegue a colaborar.

El jefe policial dijo que si los informantes no quieren identificarse pueden acudir a la línea confidencial 800-8000-645, ahí recibirán los datos sin pedir ni siquiera el nombre del testigo.

Carrión explicó que hasta el momento lo único que saben del caso es que el sospechoso es un sujeto de entre 35 y 45 años que llegó caminando al súper propiedad de la víctima y una vez ahí sacó una pistola, le disparó varias veces y huyó del lugar caminando.

El agente judicial dijo que el oriental recibió cuatro balazos en el brazo derecho, otro en el abdomen y uno más en una pierna. Cuando los oficiales revisaron la escena, encontraron una pistola, pero desconocen si era de la víctima o del asesino; también hallaron varios casquillos, todo eso fue decomisado como evidencia.

Pese a que el día del homicidio circulaba en la zona la versión de que horas antes de su muerte el comerciante había recibido amenazas de muerte, Carrión dijo que eso todavía no está confirmado.

“Todavía no tenemos confirmado que se haya dado algún conflicto, amenaza o situación que hiciera de esta persona una víctima potencial, deudas o algo por el estilo. No tenemos establecido ningún factor de riesgo y estamos trabajando en conocer la forma de vida del ahora fallecido para establecer las posibles causas del ataque”, detalló el investigador.