Por: Rocío Sandí.   22 mayo

Las nuevas tobilleras electrónicas, las cuales ya están usando los reos del país que cuentan con ese beneficio, son resistentes al agua, se pueden rastrear en tiempo real por medio de mapas y hasta avisan cuando alguien las daña.

El Ministerio de Justicia informó este viernes 22 de mayo, en conferencia de prensa, que la Empresa de Servicios Públicos de Heredia, encargada de colocar estos dispositivos, cambió de proveedor para buscar una mejora, ya que los aparatos anteriores tenían varias deficiencias.

Las tobilleras son fuertes, pero a la vez livianas, además son hipoalergénicas. Foto: Justicia.

El que las nuevas tobilleras sean contra agua es una gran ventaja, ya que un 60% de los dispositivos anteriores se dañaron por tener contacto con líquidos.

Otras de las mejoras son: ahora trabajan con radiofrecuencia, tecnología 3G y son rastreadas en tiempo real por medio de mapas, ya que tienen GPS, así si falla alguno de los controles se tienen otras opciones para seguirle la pista al recluso.

Los nuevos sistemas de control permiten identificar, por ejemplo, cuando uno de estos aparatos se descarga o se sale del límite territorial permitido y genera una alerta automática por mensaje o llamada para que el privado de libertad sepa que está incumpliendo con las medidas.

Además, cuando alguien intenta destruir el dispositivo se activa una alerta en el sistema de seguridad para que la policía se dé cuenta.

En caso de que la persona se niegue a acatar las órdenes, se envían policías para que lo arresten y de inmediato se informa a un juez de la situación.

También ahora es mucho más fácil y rápido obtener un informe que detalle el comportamiento de los reos que usan tobilleras y las faltas cometidas para enviarlos al sistema judicial cuando así se requiera.

Ver más!

Además de ser equipos mejores, su uso permitirá al país economizar aproximadamente ₡1.500 millones de colones cada año, ya que estas tobilleras son más baratas que las anteriores.

Los aparatos son fabricados por la empresa inglesa Buddi, la cual presta servicios en 30 países de cuatro continentes, como Colombia, Estados Unidos, Malasia y Australia.

Actualmente, en el país 1.700 privados de libertad tienen el beneficio de casa por cárcel. El 94% de ellos ya usan las nuevas tobilleras.