Rocío Sandí.23 septiembre, 2019

El volcán Poás seguirá cerrado este martes como medida de prevención por la fuerte erupción que se dio el domingo en la noche.

La Comisión Nacional de Emergencias (CNE) informó, por medio de un comunicado, que varios expertos se reunieron este lunes al mediodía y acordaron que lo mejor era mantener el cierre un día más, mientras hacen más análisis.

El lanzamiento de materiales se dio el domingo a las 8:59 de la noche y se mantuvo durante horas. El Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori) informó que la columna de gases casi alcanzó los 3.000 metros de altura sobre el cráter.

Así se veía el volcán este lunes. Foto: Ovsicori
Así se veía el volcán este lunes. Foto: Ovsicori

El vulcanólogo Guillermo Alvarado Induni comentó que el coloso ha estado inquieto desde hace días.

“Desde el 11 de setiembre el volcán Poás ha tenido una serie de erupciones relativamente pequeñas que se mantuvieron hasta el día 20, ese día empezó una actividad más intensa, con columnas de gases de entre uno y dos kilómetros de altura, y una caída de lluvia ácida en los alrededores del parque nacional”, detalló.

Por su parte, el vulcanólogo Mauricio Mora dice que en las revisiones que hicieron este lunes notaron mucha acidez en la zona del mirador, lo que podría generar afectación a los turistas.

Este martes volverán al lugar para tomar nuevas muestras y ver si la acidez bajó.

De momento las zonas aledañas al parque permanecen sin ninguna restricción, por lo que si usted había planeado ir a darse una vuelta por ahí, puede hacerlo. Así disfruta del paisaje, compra frutas y disfruta de las deliciosas comidas que ofrecen los restaurantes del lugar.

El volcán Poás estuvo cerrado al público durante un año y cuatro meses luego de mantener una actividad constante que comenzó en la Semana Santa del 2017. El parque reabrió sus puertas en agosto del 2018, pero con medidas de seguridad reforzadas (como el uso de cascos) por tratarse de un coloso activo.

“Al extender el cierre la idea es tener una ventana de tiempo para analizar toda la información química de los gases, así como de los fluidos”, Guillermo Alvarado, vulcanólogo.