Rocío Sandí.6 agosto, 2019

Centenares de personas se reunieron la mañana de este martes para despedirse de Edwin Díaz Atencio, de 43 años y más conocido como Wampiro.

Hasta el alcalde de Alajuelita, Modesto Alpízar, estuvo presente en la ceremonia que se llevó a cabo a las 10 de la mañana en el Santuario Nacional Santo Cristo de Esquipulas.

Wampi se dedicaba a cuidar y lavar carros. Foto: Tomada de Facebook.
Wampi se dedicaba a cuidar y lavar carros. Foto: Tomada de Facebook.

El periodista Víctor Monge asistió al funeral y dijo que se sintió sorprendido por la gran cantidad de personas que fueron.

“La iglesia estaba llena, muchas personas llegaron a darle el pésame a la mamá de Wampi, que estaba muy afectada por la forma en la que murió su hijo, pero a la vez agradecida por todas las muestras de cariño que ha recibido.

“Yo fui ayer (lunes) a la vela, que fue en la capilla del centro de Alajuelita y también había mucha gente, hasta tuve que hacer fila para poder entrar porque estaba llena. Él era un personaje muy querido y eso se notó hasta en su despedida”, aseguró el comunicador.

Díaz siempre andaba en las calles cuidando y lavando carros. Le encantaba cantar karaoke y cuando lo hacía hasta dedicaba sus canciones, era muy conocido y querido en el cantón.

Luego de la misa los allegados acompañaron el cuerpo de Díaz hasta el cementerio local, donde le dieron sepultura.

Los gatilleros les dispararon 31 veces a los tres hombres. Foto: Rocío Sandí.
Los gatilleros les dispararon 31 veces a los tres hombres. Foto: Rocío Sandí.
Triple crimen

Wampi perdió la vida el domingo pasado en la noche en una balacera que se dio frente a la agencia del Banco Popular de Alajuelita. En el suceso también fallecieron Ademar Portuguez Madrigal, de 42 años, y Luis Diego Vega Rojas, de 43.

Wálter Espinoza, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), dijo que los tres hombres estuvieron compartiendo en el local Mi Barcito y que cuando salieron fueron atacados a balazos por la menos tres hombres que iban en un carro.

El jefe del OIJ detalló que aunque la investigación del caso apenas se inicia y aún no tienen claro el móvil del hecho, todo parece indicar que se trata de un ajuste de cuentas.