¡Bien breteado!

Pulseador soñaba hacer bicicletas para personas con discapacidad y lo logró

Francisco Barquero dice que no hay mejor paga que la satisfacción de ayudar a quien lo necesita

Escuchar este artículo

Francisco Barquero ha pasado la mayor parte de su vida en el mundo de las bicicletas, pero es hasta ahora que hace lo que realmente le gusta, ayudar a quienes lo necesitan.

Trabajó muchos años como agente de ventas para distribuidoras importantes de bicis, eso lo hizo viajar por todo el país y descubrir una necesidad que tienen muchas personas con discapacidad.

“Empecé a ver que mucha gente no podía andar en bicicleta porque no se adaptaban a sus necesidades, personas que no podían caminar, por ejemplo, o hasta algunas que nunca aprendieron a andar en bici y se me ocurrió que se podían hacer algunas unidades especiales para ese público.

“Recuerdo que una vez propuse en la empresa hacer triciclos para ese tipo de personas y la respuesta fue clara: ‘no, porque eso no deja ganancias’”. Y eso puso a rodar su imaginación.

Por esas vueltas que da la vida hace 23 años Francisco abrió su propio negocio y poco a poco empezó a desarrollar el sueño que persiguió por años.

Empezó vendiendo bicicletas, ofreciendo repuestos y accesorios y también reparándolas y ya luego empezó a experimentar y hacer algunos ejemplares que se adaptaran a necesidades especiales que tenían las personas.

El mejor pago

Cuando empezó a hacer esas bicicletas personalizadas Francisco comprobó que efectivamente no era nada rentable, pero aún así siguió con su proyecto porque le llenaba el corazón ver a las personas felices.

“Recuerdo una vez que le hice una bici a una niña con parálisis cerebral, tenía 12 años y se la adapté para que pudiera dar pedal aún con sus limitaciones y le puse atrás una pieza para que sus papás pudieran empujarla.

“Cuando esa chiquita vio la bicicleta me abrazó y me dio un beso, me sentí tan feliz de verla disfrutar como cualquier otro niño al que le gusta andar en bicicleta. Cuando hago ese tipo de proyecto a veces me gano, si acaso, 25 mil colones, a veces nada, pero la paga de ver a una persona feliz es la mejor de todas”, aseguró el pulseador.

Francisco dice que cada bicicleta de estas tiene un molde único y es hecha a la medida. Algunas tienen los pedales a la altura de las manos, otras tienen tres ruedas, otras son para personas con mucho sobrepeso, de hasta 200 kilos, y requieren asientos especiales y otras son hechas para personas con discapacidad visual.

“Mi esposa, Ileana Garro, tiene una enfermedad en la vista y ya prácticamente no ve. Hace unos años le hice una bicicleta especial, eran dos bicis unidas a la par y así yo iba con ella cuidándola.

“Para estrenarla la llevé a Puntarenas y fue tan lindo verla disfrutar, todo el mundo tenía que ver con la bendita bici. En la pandemia, por una serie de cosas que pasaron tuve que venderla, pero se la llevó una persona que tenía una hija ciega, entonces sé que le están dando un buen uso”, manifestó.

Cuando le llega un cliente especial él le toma las medidas y le hace una propuesta al cliente, luego una de las personas que trabaja con él le hace la estructura soldada y ahí le van dando forma hasta que queda lista y bien bonita.

Empujón a emprendedores

Este pulseador también personaliza bicis para emprendedores.

“Me piden algunas con canasta adelante para llevar productos de supermercados; otras para sacar a pasear los perritos, he hecho con estructuras para montar congeladores para vender helados, otros me piden con canasta atrás, también me piden de esas que son dos bicicletas pegadas (una adelante y otra atrás).

“Me encargaron unas con una estructura para adaptar un lavamanos en plena pandemia, hasta hice una para una película que se grabó aquí en el país que tenía una parte adelante de la manivela para que se sentara ahí el camarógrafo y grabara a la personas que andaban en la bicicleta”, contó.

Francisco tiene el ciclo FB en San Antonio de Coronado, pero como sus trabajos son tan especiales ha recibido clientes de lugares como Puerto Jiménez, Laurel de Corredores, San Vito, Buenos Aires de Puntarenas, Pérez Zeledón, Jacó, Quepos, Talamanca, Limón, Guápiles, San Carlos, Orotina, entre otro montón de lugares.

En su ciclo también vende bicis normales y bicimotos, dice que estas se pusieron tan de moda entre mensajeros y repartidores que ha vendidos unas 600.

Si usted quiere visitar el negocio de Francisco le contamos que la dirección es: San José, Coronado, San Antonio, 50 metros este del Palí, en el antiguo depósito Lucki. También puede llamar al teléfono 2229-5882.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.