Deportes

Agustín Lleida y Andrés Carevic lograron meter a Alajuelense en la final en menos de 6 meses

Español llegó a la gerencia deportiva el pasado 30 de abril, mientras el argentino lo hizo el 24 de mayo

El español Agustín Lleida y el argentino-mexicano Andrés Carevic consiguieron en menos de seis meses lo que ningún entrenador o gerente deportivo manudo alcanzó en los últimos tres años y cinco meses, meter a la Liga en una final.

Lleida fue nombrado en el cargo el 30 de abril , luego del despido de Javier Delgado y su llegada provocó que el técnico Hernán Torres renunciara porque no quería trabajar con el europeo.

El ibérico vino al país de la mano de Joseph Joseph, vicepresidente de club, para un proceso de liga menor, no obstante, este año pasó al primer equipo, donde le tocó correr para contratar a Carevic, el cual aterrizó en el Morera Soto el 24 de mayo como un completo desconocido, pero no así para Lleida, ya que ambos fueron compañeros en el Pachuca, México.

Luego de ganar el domingo 2-0 al Santos y sumar 48 puntos, los manudos se dejaron la primera fase del torneo, ya que ningún otro club los puede superar. Además aseguraron cerrar las semifinales en su estadio y la final de esa ronda y también la gran final de ser necesario.

Ahora parece fácil, pero no fue, ya que desde mayo del 2016, donde no han clasificado a la segunda ronda o quedaron eliminados en semis, por lo que siempre veían por tele las finales.

Con el liderato asegurado, aparecen las preguntas: ¿qué hicieron Lleida y Carevic para conseguir lo que se veía imposible?, ¿dónde está el secreto?, ¿por qué a ellos sí les está funcionando?

Hablamos con José Manuel Jiménez, metodólogo del Comité Olímpico Nacional y encargado de la parte técnica y estadística (proyecciones de medallas, análisis de rivales, videos y todo lo que pueda ayudar a las federaciones deportivas a conseguir sus objetivos) para que nos interpretara la realidad rojinegra.

Para él, lo conseguido por los manudos es producto del trabajo en muchas áreas, iniciando por la apuesta de contratar a un gerente deportivo con experiencia, no solo en lo deportivo, sino que viene de un país donde el fútbol es fuerte, como México.

“Tengo entendido que con el anterior entrenador (Hernán Torres) la relación no era buena, no entrenaban donde lo hacen ahora y la llegada de Carevic les permite trabajar y desarrollar las ideas”, indicó Jiménez.

Unido a eso, aunque Carevic era un desconocido, tuvo más tiempo de trabajo que los rivales porque la Liga no jugó las semifinales del torneo pasado, además, tampoco tenía que pensar en la Liga Concacaf como sucedió con Herediano, Saprissa y San Carlos.

Jiménez considera que el hecho de que la directiva dejara todo en manos de Lleida y que él trajera a alguien de su confianza fue positivo; mencionó que el error, en ocasiones, son los directivos aficionados o las decisiones políticas, ya que no permiten ver resultados.

El acento extranjero

Si hubo algo que se le criticó al camerino alajuelense era la supuesta división que mostró en los últimos años, sin embargo, ahora parece que desapareció, al punto que Jonathan McDonald dijo el domingo que actualmente existe una convivencia y competencia sana dentro del grupo.

Al tener a dos extranjeros al mando del club era claro que todos los jugadores arrancaban de cero y eso Jiménez lo ve como algo beneficioso.

"Lograron hacer un grupo, dos personas extrajeras que con trabajo empezaron a ganarse la confianza y los puntos”, añadió.

“Tienen la ventaja del acento, hablan bonito, entonces (los futbolistas) desean escucharlos. Lastimosamente, en Costa Rica puede haber un costarricense con todo el conocimiento, pero por ser tico no lo escuchan y llega un extranjero que dice lo mismo y ahí sí le hacen caso”, comentó.

José Manuel agregó que los jugadores y el cuerpo técnico empezarán a sentir la presión de ser favoritos, momento en que debe entrar un trabajo mental para mantener al grupo fuerte, especialmente porque el actual formato del campeonato no premia al mejor equipo del torneo, sino al que llegue mejor a la siguiente ronda.