Deportes

¡Ay Carlitos! Así es el chamaco de 120 Minutos al que muchos critican

Carlos Serrano asegura que no lo desvelan la críticas de los oyentes

A sus 22 años, Carlos Serrano ya es un periodista que divide la opinión de muchos que lo ven o lo escuchan en el programa 120 Minutos de Radio Monumental y Canal 11; sus criterios sólidos y ser muy fiel a sus ideas generan todo tipo de comentarios.

Cuando en el programa abren la línea telefónica para que las personas opinen, más de uno le tira o hace comentarios sobre el joven comunicador, como sucedió este jueves cuando un seguidor del programa dijo que deberían hacer un sondeo para decidir si la gente tiene que “aguantárselo” o no en el espacio.

Más allá de las críticas, buenas o malas, Carlos es un periodista muy seguro de quién es, hacia dónde va y cuáles son sus capacidades, según dijo este jueves en entrevista con La Teja.

¿Cómo toma las críticas y comentarios de la gente sobre su trabajo en 120 Minutos, en el que ha dado mucho de qué hablar?

Me los tomo muy similares, ni los malos me los tomo tan mal, ni los buenos me los tomo tan bien. Estoy muy enfocado, sé muy bien quién soy como profesional y lo que quiero a futuro y con lo que sueño; lo que quiero llegar a ser. Entonces, me enfoco en crecer más allá de lo bueno o malo que se diga.

La única persona que me preocupa que tenga un buen concepto mío es mi mamá, pues yo estoy en esto gracias a lo que ella me enseñó siempre. Tampoco me tomo las cosas a nivel personal, sino que me enfoco en ser buen profesional y buena persona y que mi familia esté orgullosa. Lo que digan durante o después de un programa al final no me afecta, mi inteligencia emocional me permite vivir con eso.

¿Cómo hace para escuchar una persona al aire hablar mal de usted y que eso no lo afecte?

Trato de concentrarme en mi trabajo nada más, que cuando vaya a un programa o una transmisión esté informado y que a la hora de generar una opinión, también hacerlo de esa forma. No me fijo mucho en lo que dice la gente, sé muy bien que me debo a la gente, pero también que dependo de mí mismo para seguir creciendo como profesional y no de los comentarios que hagan otros. Es algo a lo que -al final del día- prácticamente ni le presto atención.

Quiero demostrar que se puede marcar una diferencia en el programa más escuchado del país

—  Carlos Serrano

¿Cuánto se parece quien vemos en televisión o escuchamos en radio al Carlos Serrano auténtico?

Yo trato de ser siempre el mismo, hay una frase que dice, `tenés que tratar igual al empleado que está recogiendo la basura como al presidente de la empresa’, es algo que trato de aplicar siempre. Ser una buena persona, respetuosa, leal, honesta.

En televisión y en radio trato de ser siempre el mismo, sin embargo, en 120 Minutos, uno se tiene que dar cuenta que uno debe asumir un personaje, un rol en el programa y mi rol es, generalmente, debatir mis puntos de vista y morir con la mía siempre.

Van a escuchar que hablo mucho o esto o lo otro; yo no trato de imponerme en el día a día, sin embargo, por el programa que es y el contexto en el que se realiza yo trato de cumplir bien (con mi papel), pues también es parte de mi persona y si mi rol es de romper esquemas entonces lo hago. Al final, como decía un jefe mío hace unos años, que se hable mal o bien de uno, pero que se hable... es porque estoy dando pasos y eso tengo que valorarlo.

Usted está en un programa con periodistas muy experimentados y consolidados. ¿Debatir de esa manera es para tratar de estar al mismo nivel de ellos y no desentonar?

Estoy de acuerdo con la gente que dice que en la vida uno tiene un derecho de piso y yo sé que tengo un derecho de piso en el programa y que en los medios de comunicación también lo tengo, pero eso no significa dejarse o que traten de pisotearte, por eso siempre trato de tener una postura.

Sé que hay un derecho de piso, pero eso no me puede limitar y por eso trato de mantener mi postura, ser una voz que para los jóvenes se les represente y se les de la oportunidad de decir, ‘nosotros también podemos opinar y argumentar’. No por tener 20 o 22 años no podemos opinar, hay que informarse primero -obviamente-, a mí más bien me nutre mucho compartir con gente tan experimentada, todos los días me siento en la mesa de 120 minutos para aprender.

¿Por su juventud, alguna gente u oyentes lo menosprecian y le bajan el piso?

Puede ser que sí, pero por eso yo trato de demostrar que no tiene porqué ser precisamente así, más bien trato de demostrar lo que podemos hacer los jóvenes y que tenemos criterios igual de válidos; que la gente diga que nos cree porque lo que decimos es un buen criterio más allá de edades.

Seguramente algunos señores o personas mayores dirán ‘es que cómo ese chamaquillo está opinando’ y lo respeto, no me meto con ellos mas no lo comparto nada más. Será una cuestión mía también ir ganándome esa credibilidad.

En poco más de cuatro años de carrera usted ya pasó por Tigo Sports y está en Repretel, eso habla que en su carrera todo ha ido rápido y recorriendo camino...

Yo a los ocho años -en la escuela- era el que sabía de alineaciones y hablaba de fútbol, ese era mi mundo. A los nueve, practicaba con un saco de mi padrastro para ser periodista y presentador de televisión y hoy lo hago. Estoy cumpliendo un sueño de niño y a partir de eso también sé que tengo una responsabilidad gigante por estar en un medio como Repretel, por haber estado en Tigo.

Esa credibilidad que han tenido mis jefes en mí es una responsabilidad. Debo crecer como persona y profesional y porque me han dado cada una de las oportunidades y gracias a Dios me las han brindado, por eso no me guío tanto por lo que dice la gente sino por lo que soy yo y creo 100% en lo que hago.

Sergio Alvarado

Sergio Alvarado

Periodista de La Teja, especializado en deportes. Graduado de la Universidad Internacional de las Américas.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.