Karol Espinoza.11 agosto

Jonathan Campos tiene un amor llamado “el 1200”, se trata de un Nissan Datsun modelo 1979 que llegó a su poder de una forma muy curiosa.

Jonathan Campos es el propietario del Nissan Datsun 1200 modelo 79. Foto: Albert Marín.
Jonathan Campos es el propietario del Nissan Datsun 1200 modelo 79. Foto: Albert Marín.

Este encargado de bodega y vecino de Santiago Oeste, en El Coco de Alajuela, nos cuenta todo sobre el carrito que lo tiene de cabeza desde que llegó a su vida.

–¿Hace cuánto es dueño de su Nissan Datsun?

–Aproximadamente hace unos siete años, alrededor del 2011.

–¿A quién se lo compró?

–El carro llegó a mí fue una forma curiosa, ya que en aquel tiempo trabajaba con mi papá, Mario Campos, y mi hermano, José Mario Campos, en una empresa de la familia (autobuseros).

En ese momento se le estaban realizando reparaciones y mantenimiento a las unidades y uno de nuestros colaboradores, el pintor Luis Castillo le comentó a mi hermano que su madre (Elvira Castillo) tenía un pick up Datsun 1200 y que casi no se usaba, porque a la señora se le complicaba manejarlo por su edad.

¿Y entonces qué pasó?

Mi hermano José, que es un fiebre para los carros le ofreció comprarlo, así que lo fueron a ver y se lo compró por ¢300 mil. Cuando el carro llegó era blanco y la carrocería venía muy dañada, pero el motor venía en perfecto estado.

El motor del Nissan Datsun 1200 está a cachete. Foto: Albert Marín.
El motor del Nissan Datsun 1200 está a cachete. Foto: Albert Marín.

–¿Y usted cuándo decide comprarlo?

–Por aquellos años yo no tenía carro, ni nada en qué transportarme. En ese momento al 1200 se le estaban arreglando la carrocería, y se me ocurrió comprárselo a mi hermano.

¿Quiere que su chuzo, moto o camión salga en La Teja?
Si la respuesta es sí, por favor escriba al correo  kespinoza@lateja.cr, envíe foto de su vehículo o  moto, así como un número de teléfono para contactar al dueño.

–¿Cuánto pagó por él?

– Pensé en comprárselo pero cuando llamé a mi hermano, él me dijo que el trabajo había bajado mucho y me propuso que buscará trabajo en otro lugar y como liquidación me daba el Datsun a cambio. Ahí empezó toda una odisea, ya que se vinieron los pagos de las placas atrasadas, reparaciones urgentes, la instalación eléctrica, la pintura y el traspaso.

Lo peor es que pagué por el traspaso, se recogieron las firmas, pero nunca me lo inscribieron en el Registro. Ni me quiero acordar de ese abogado. Debido a todo eso, me salió más caro el caldo que los huevos para ponerlo al día, pero al fin tenía carro.

Campos cuida los más mínimos detalles de su joyita. Foto: Albert Marín.
Campos cuida los más mínimos detalles de su joyita. Foto: Albert Marín.

–¿Le tiene apodo al carro?

–En la familia le decimos El 1200.

–¿Qué características tiene este chuzo?

–Es un Nissan Datsun 1979, motor tapa azul, frente con parrilla, foco redondo, retrovisores en la parte superior del guardabarro, bigote de fibra vidrio, parabrisas y empaque original, así como asientos originales y aros hechos a medida.

–¿No es incómodo andar ese carro por lo pequeño que es?

–Para mí no es incómodo para manejar, ya que soy un hombre delgado y de baja estatura, pero para alguno amigos que se montan sí es incómodo manejarlo por el pequeño espacio entre el asiento (no es ajustable) y volante.

Además, del corto espacio de las piernas con los pedales. Al conducirlo es un carro muy suave a la hora de los giros, se comporta bien en carretera y es muy fácil de estacionar debido a su tamaño.

¿Qué debo revisar en mi carro si voy de paseo?
“Antes de encender el motor, chequee todos los niveles de los fluidos, como por ejemplo,  el aceite del motor, el líquido de frenos, cooland del radiador, el champú limpia parabrisas, entre otros. Revise también que las luces externas funcionen correctamente (de freno, direccionales, etc.). Asegúrese de que el kit de emergencias esté completo y que el extintor tenga su carga y esté vigente. Es importante que la llanta de repuesto esté en buen estado y con la precisión de aire adecuada. Verifique tener todas las herramientas necesarias para cambiar el repuesto”, explicó el mecánico Bryan Guido (teléfono 8603- 5135).

–¿Qué uso le da?

–Principalmente es para salir a pasear con mi novia, Andrea, pero ahora que Dios nos bendijo con una bella hija, que tiene un mes de nacida, los tres no podemos andar en El 1200, por motivos de leyes y comodidad.

Ocasionalmente lo llevo al trabajo, pero en muy pocas ocasiones, ya que siempre viajo en moto por facilidad.

El Nissan ha llevado a Jonathan a cuanto lugar de Costa Rica se puede imaginar. Foto: Albert Marín.
El Nissan ha llevado a Jonathan a cuanto lugar de Costa Rica se puede imaginar. Foto: Albert Marín.

–¿Qué otras características tiene este carro?

–Tiene el motor original y he tratado de mantenerlo así, pero con el paso de los años las piezas son más difíciles de encontrar y uno tiene que andar buscando en las chatarreras para conseguirlas, porque en las ventas de repuesto es imposible. Además cobran precios exagerados debido a su escasez. De la parte original se le agregó un buster para potenciar el frenado.

–¿Qué modificaciones le ha hecho?

–Hablar de modificaciones y cambios es una larga historia, ya que dio un giro total y se restauró tan bien que quedó mejor que cuando estaba nuevo.

Al carro se le cambió la tapa del motor, la compuerta, los aros, las llantas, los costados, las puertas, la parrilla frontal, los focos, los stops, las direccionales, la radio, los parlantes, las venillas y los empaques de las puertas.

Se tapizó cien por ciento el color, todo siempre con piezas originales en perfecto estado y sobre todo buscando mantenerlo lo más original posible y con buen gusto.

En mi opinión, la línea de estos Datsun es muy bonita y lo que hay que hacer es mantenerlos bien pintados, la carrocería bien alineada, con unos aros sencillos y todo bien pulido porque ellos deslumbran por luz propia.

–¿Quién le hace los arreglos al 1200?

– Son tantas las persona que me ayudaron a mantener este carro, que sería difícil agradecerles a todos. En la pintura a Juan Herrera, de La Guácima; la tapicería a Alexánder, de Pueblo Nuevo; los aros a don Will, de Desamparados de San José y en mecánica a mis primos David Leal y Carlitos Zayas, así como a mi hermano José, que me aconseja a la hora de hacerle alguna reparación o mejora.

–¿A qué lugares suele viaja con este chuzo?

–Este carro me ha paseado por todo lado ya sea a la playa o la montaña, pero gracias a Dios ha sido un excelente compañero de mil batallas. Debido a lo bueno que me salió el carro, fue que tuve la idea, como agradecimiento, de dejarlo hecho una joyita.

Al no tener asientos reclinables, no es cualquiera quien puede andar en este chuzo. Foto: Albert Marín.
Al no tener asientos reclinables, no es cualquiera quien puede andar en este chuzo. Foto: Albert Marín.

–¿Lo vendería?

–Uno no sabe a futuro lo que pueda pasar, pero en el día de hoy mi respuesta sería no, ya que tenerlo así me ha costado muchas horas de trabajo realizando reparaciones, buscar repuestos y hacer sacrificios económicos. Además está la parte sentimental que me una más a este 1200.

Tengo visualizado comprarme otro carro más adelante, ya que la familia creció, pero siempre con la idea de conservar este carro y que algún día mis hijos lo valoren y lo cuiden como yo lo he hecho hasta ahora.

–¿Qué le dicen las mujeres cuando lo ven con carro?

–La verdad que estos carros son más apreciados por los hombres y personas de 35 años en adelante, debido a los recuerdos y el conocimiento que tienen de la marca. De igual manera hay gente que se toma su tiempo para felicitarlo a uno por el estado del carro.

A mi novia al principio no le gustaba mucho el carrito, pero después, le agarró un gran aprecio y ahora es una de las defensoras de que no venda el 1200 (ella lo llama “Bichín”), ya que me costó mucho y sabe que quiero conservarlo.

–¿Por qué lo quiso mostrar en La Teja?

–Un día estaba chineando a mi bebé y mi cuñado José (“Fila”) me comentó que en La Teja había una sección que se llama el “Chuzo de la Semana” y me mostró el periódico. Me fui con la inquietud para la casa y a la semana siguiente volví a ver la sección nuevamente y tomé la decisión de contactarlos. Además, me motivó que en Costa Rica hay gran cantidad de simpatizantes de este tipo de carros, incluso tienen clubes.

El vecino de Alajuela quiere heredarle el carro a sus hijos. Foto: Albert Marín.
El vecino de Alajuela quiere heredarle el carro a sus hijos. Foto: Albert Marín.

–¿Qué cuidados se deben tener al manejar un carro así?

–Uno sería que son autos muy livianos, en especial en el cajón, por lo que puede quedar atorado. Además, el manejo en la noche se complica un poco, porque como es pequeño, las luces de los otros carros tienden a encandilar con más intensidad.