Luis Quirós.17 abril

A sus casi 19 años, los cuales cumplirá el 7 de junio de este año, Isabel del Socorro Sánchez Díaz no pierde la esperanza de cumplir su sueño de poder jugar en la primera división femenina con Dimas Escazú.

Un debut que está frenado por culpa del coronavirus.

- ¿Qué sintió cuando tenía todo listo para jugar y se suspendió el torneo?

De lógica uno siente tristeza, pero también siempre tengo presente que Dios sabe por qué pasa todo en el mundo. No me desespero y sigo teniendo las mismas ganas de jugar con mis compañeras, porque es algo que soñé y sé que tarde o temprano se dará.

Así se estaba preparando Isabel de cara a su debut. Foto Isabel Sánchez Díaz
Así se estaba preparando Isabel de cara a su debut. Foto Isabel Sánchez Díaz

- ¿Con quién ha hablado para animarse?

Con mi familia que siempre me respalda y con mis compañeras, pero yo sigo trabajando fuerte, es nuestro deber mantenernos fuertes, hacer caso con la cuarentena, sin perder la idea de que pronto volveremos a jugar.

- ¿Dónde está entrenando?

Aquí en mi casa, en Sardinal de Carrillo, Guanacaste, que es donde vivo desde los cinco años.

- ¿Usted nació en esa provincia?

No, nací en Lomas del Río en Pavas, pero desde los cinco años me trasladé con mi mamá, María Elena Díaz, y mis hermanos a Guanacaste.

- ¿Cuánto tiempo dedica a mantenerse en forma?

Entreno todos los días de 3 a 5 de la tarde, porque debo ayudar en la casa.

- ¿Cómo están haciendo en su casa para hacerle frente al día a día?

Mi mamá trabaja en el hotel El Río en Matapalo y mi hermano mayor, Jeremy Acosta Díaz, también tiene su trabajo, gracias a Dios.

- ¿Tiene más hermanos?

Sí, dos. David y Yondry Sánchez, el primero es el menor de la casa.

Isabel Sánchez Díaz (segunda de izquierda a derecha) junto a su hermano mayor Jeremy (con gorra), su mamá María Elena Díaz y su hermano menor David Sánchez (de blanco) en Sardinal de Carrillo. Foto cortesía de Isabel Sánchez
Isabel Sánchez Díaz (segunda de izquierda a derecha) junto a su hermano mayor Jeremy (con gorra), su mamá María Elena Díaz y su hermano menor David Sánchez (de blanco) en Sardinal de Carrillo. Foto cortesía de Isabel Sánchez

- ¿Hace cuánto llegó a Dimas Escazú?

El pasado 6 de enero. Días antes me avisaron que sí me habían aceptado como portera del equipo, con lo que cumplía mi sueño de poder jugar en la primera división. De lógica no he podido hacerlo, pero hay que tener paciencia.

- ¿Quién la llevó a ese equipo?

El técnico Giovanni Vargas de Dimas, me dio entrenando con la (selección) sub-20 y consideró que podía jugar con ellos.

- ¿Estuvo con otra selección menor?

Sí, con la sub-17.

- ¿Le toca viajar mucho para jugar?

No, ese 6 de enero llegué a Escazú y me quedé a vivir en el club. Solo que ahora por la virus estoy en Guanacaste.

- ¿Con quién jugaba antes de integrarse a Dimas?

Solo había jugado con el equipo de Carrillo en la segunda división, gracias a una oportunidad que me dio el técnico Rolando Chavarría.

- ¿Por qué juega fútbol?

Eso creo que lo traigo de herencia porque mi papá era portero.

Este fue un amistoso ante Carmelita antes del parón. Foto Isabel Sánchez Díaz.
Este fue un amistoso ante Carmelita antes del parón. Foto Isabel Sánchez Díaz.

- ¿Con quién vive en Chepe?

En la casa club de Dimas, junto a seis compañeras más.

- ¿Y los estudios?

Bueno, pude terminar la escuela en la Bernardo Gutiérrez y el año pasado saqué el bachillerato en Sardinal. Por ahora estoy estudiando inglés y más adelante veremos qué más puedo hacer.

Todas las muchachas están deseando volver a la acción cuando todo se normalice. Foto Dimas Escazú
Todas las muchachas están deseando volver a la acción cuando todo se normalice. Foto Dimas Escazú

- ¿Qué hace en su tiempo libre?

Me gusta estar en la casa, estar entrenando sobre todo, porque quiero llegar lo mejor preparada a cada partido. Además me gusta mucho jugar voleibol y también ir a la playa con mis amigas.

- ¿A cuál jugadora admira a nivel nacional?

A Dinia Díaz, es una de la mejores y pongo mucha atención a lo que hace, para superarme cada día.

- ¿A quién sigue en el campo internacional?

A la portera de Estados Unidos, Hope Solo. Es a la que más atención le pongo.

- ¿Cuál es su comida favorita?

El espagueti con salsa blanca, sobre todo cuando me lo prepara mi mamá María Elena.