Luis Quirós.22 marzo

Sin duda, el cuarto día sin fútbol estuvo rudo de similar, ya que los miles de ticos esperan con ansías este día porque usualmente comienza la jornada futbolera y desean ir a ver al equipo de sus amores al estuche, pero esta vez tuvieron que quedarse con las ganas de sacar sus chemas del ropero.

Esta es la chema que siempre usa el florense Carlos Salas Ruiz, para apoyar los sábados al Team en el Rosabal, por ahora la deja guardada en el ropero. Foto cortesía
Esta es la chema que siempre usa el florense Carlos Salas Ruiz, para apoyar los sábados al Team en el Rosabal, por ahora la deja guardada en el ropero. Foto cortesía

“A mis 73 años lo primero que hago es levantarme, bañarme y de seguido me pongo la camisa del Team, que casi siempre juega los sábados. Luego salgo a comerme un gallito. Además soy feliz viendo los juegos de España, Italia e Inglaterra. En las tardes me reúno con mis amigos y familiares en un restaurante cercano a la casa de don Eladio para calentar motores, como decimos los ticos. Y ojo que si el Herediano gana, el domingo también saco otra camisita y juega de nuevo", le contó Carlos Salas Ruiz a La Teja.

Ahora este florense de hueso colorado, comentó que debido al coronavirus, no sale de la choza y solo la abandona para ir a la farmacia. Además pasa viendo mejengas viejas para entretenerse.

“Quiero cumplir con todos los requisitos que ha explicado el ministerio de Salud, porque a mi edad corro más riesgos que otros”, dijo.

Pero pasar otro día sin fútbol no solo altera la rutina de don Carlos, sino a miles, como es el caso del periodista y narrador colombiano Eduardo Luis López Taveras, quien extraña mucho su trabajito.

Eduardo Luis López Tavera y su inigualable estilo de narración en la cadena colombiana de televisión Win Sports, por ahora guardado en casa por la cuarentena total en ese bello país. Foto twitter.
Eduardo Luis López Tavera y su inigualable estilo de narración en la cadena colombiana de televisión Win Sports, por ahora guardado en casa por la cuarentena total en ese bello país. Foto twitter.

“Me hace falta, porque lo llevo en la sangre y me gustaría poder cantar muchos goles, pero bueno por ahora aquí en Colombia, la cuarentena es total y debemos estar en nuestras casas, entendiendo que es por nuestro bien y el de nuestras familias,”, explicó López.

Para otros, la pérdida es doble, como sucede con el manudazo Esteban Murillo, quien espera los fines de semana para ponerse su chema rojinegra.

Sentado en la sala de su choza en Alajuela, Esteban Murillo, espera que pronto puede volver a usar un sábado la casaca de la Liga para ir al estadio. Foto cortesía.
Sentado en la sala de su choza en Alajuela, Esteban Murillo, espera que pronto puede volver a usar un sábado la casaca de la Liga para ir al estadio. Foto cortesía.

“Estoy perdiendo doble, porque tuve que cerrar mi negocio, el Centro Internacional de Idiomas en San José y ahora no puedo ir a ver mi Liga en la Catedral, así que lo único que me queda es ver partidos viejos que están repitiendo. Espero que todos los ticos nos unamos en esta cruzada para recuperar nuestra vida normal”, comentó el rojinegro.

Lamentablemente algunos no entienden o creen que son superhéroes a los que nada les va a pasar, como ocurre en Bielorrusia o Australia, donde este sábado se realizaron mejengas en sus respectivos campeonatos.

Además los cubes suecos Haecken y Joenkoepings Soedra, se mandaron un amistoso este sábado.

La UEFA ha intentado detener todo tipo de acción, pero existen ciertos sectores que no quieren unirse a esta lucha por la salud mundial.

“Es agüevado estar así, sin las mejenguitas, pero es por nuestro bien y sobre todo para los que ya pasamos de los 70 años”, Carlos Salas

A miles de kilómetros de Tiquicia la lucha no solo es para detener el fútbol o vivir un día más sin el deporte más querido del planeta, ya que este sábado la Federación Estadounidense de Atletismo presionó al Comité Olímpico Internacional para que de una vez por todas cancele los Juegos Olímpicos, programados para este año en Tokio.