Karol Espinoza.26 marzo, 2019

Para lesionarse un futbolista no solo tiene que golpearse con un rival o poner mal el pie en la cancha, hay causas como el estrés y hasta una carie que se pueden convertir en una verdadera tortura la vida de un futbolista.

En el actual torneo hemos visto a Alajuelense tener hasta trece futbolista lesionados, entre defensas, volantes y delanteros, la única zona a la que no le ha llegado la mala suerte es la portería.

Llama la atención que la mayoría de casos no fueron por golpes con el rival si no tirones, como el caso de Marco Ureña y Róger Rojas.

Salvatierra tenía 10 meses sin jugar, lo hizo por 45 minutos y jaló lesionado del Tendón de Aquiles izquierdo. Ahora estará casi medio año fuera. Mayela López
Salvatierra tenía 10 meses sin jugar, lo hizo por 45 minutos y jaló lesionado del Tendón de Aquiles izquierdo. Ahora estará casi medio año fuera. Mayela López

Lesiones como la dolencia en la rodilla de José Miguel Cubero; un salto de Jonathan Moya y un esguince en el tobillo en la caída; desgarro e inflamación en el muslo de Daniel Villegas; lesión de meniscos de Esteban Marín y la más reciente, la ruptura del tendón de Aquiles izquierdo de José Salvatierra, cuando apenas había jugado 45 minutos tras casi un año fuera de las canchas, son ejemplo de lo mal que la han pasado los rojinegros.

Hay quienes creen que esto puede ser por una mala preparación física, pero no hay pruebas de eso, lo que sí es real es que el equipo trabajó durante nueve meses al mando del técnico Luis Diego Arnáez y el preparador físico Johan Salas, con el que hicieron pretemporada en playa, en junio del 2018, algo que los equipos ya no acostumbran.

Luego, con el despido del Flaco, llegó Hernán Torres en febrero y trajo al preparador Carlos Salazar.

Torres reconoció después de perder 1-0, ante San Carlos, el 23 de febrero, que el equipo resintió el trabajo físico fuerte que hicieron días antes cuando tuvieron su primera semana larga de trabajo.

Aunque no existe claridad en el tema, para Alejandro Villegas, preparador físico durante los ocho meses que Benito Floro dirigió a los liguistas, los malos resultados, la presión y el estrés que viven, pueden ser causa de tanta lesión.

“Los estudios dicen que el estrés produce lesiones, igual hay que ver factores externos como las malas canchas. Que tal vez (los futbolistas) estén trabajando en un gimnasio que no es el más adecuado; todo eso ayuda a la lesión”, indicó.

Villegas explicó que si el jugador trae un antecedente de lesión, arrastra secuelas de una molestia vieja o son futbolistas que siempre pasan lesionados, todo eso puede provocar constantes resentimientos físicos.

Ante eso, Alejandro dice que hay que determinar si no hicieron una buena pretemporada, así como revisar la alimentación y el descanso para saber si por ahí vienen tantos dolores de cabeza.

Villegas (primero a la derecha) fue preparador físico de Benito Floro y de Wilmer López entre el 2016- 2017 / John Durán
Villegas (primero a la derecha) fue preparador físico de Benito Floro y de Wilmer López entre el 2016- 2017 / John Durán
¿Por qué el estrés?

Cuando le pedimos a Villegas que nos explicara cómo el estrés faulea a un futbolista, nos puso como ejemplo cuando a una persona le piden un trabajo, pero no cuenta con el tiempo ni la información suficiente para hacerlo, se estresa y puede ser que esa presión le impida dormir bien.

Pues lo mismo le pasa a un futbolista que está presionado, en este caso, por ser campeón en un equipo que no celebra un título desde el 2013.

Para peores, hay que añadirle el famoso tema del centenario manudo.

"El jugador con estrés se fatiga mentalmente. El cerebro le da la orden al músculo de moverse, si no la da no se puede mover. Cuando tenemos una situación de estrés, ansiedad, mi cerebro no está tranquilo ni enfocado en lo que quiere.

“A parte de eso, (en Alajuelense) se ven lesiones, cambios de técnicos, partidos que pierden, están casi fuera de la clasificación y eso afecta”, dijo.

Para Villegas, preparador físico de la Sele en los tiempos de Alexandre Guimaraes, el mecanismo de defensa del cuerpo cuando algo no anda bien es lesionarse.

“Otro punto es el papel que está jugando la afición que va al estadio muy irritada, algo placentero se convirtió en enfermizo, van a gritarle al futbolista y todo eso usted lo echa en un saco y suma”, Alejandro Villegas.

“Nuestro cuerpo tiene como una caja de breques que nos lleva al límite o se lesiona, se desmaya y no puede seguir. El estrés provoca sobrecarga y, por ende, una descompensación” , insistió.

¿Cómo atacar eso?

Alejandro explicó que la forma de ganarle la batalla al estrés y las lesiones es con buen descanso, alimentación, hidratación y muy importante, cuidar el tipo de entrenamiento que se está haciendo.

De hecho, mencionó que en los meses suyos en la Liga, casi ningún jugador se lesionó , algo que el médico manudo Alfredo Gómez destacó.

Esta imagen pinta para ser la foto del centenario, por tanto jugador manudo que se ha lesionado en este Clausura. Rafael Pacheco.
Esta imagen pinta para ser la foto del centenario, por tanto jugador manudo que se ha lesionado en este Clausura. Rafael Pacheco.

Por lo anterior, le preguntamos cómo era la preparación física en ese momento y respondió que dosificaban cargas, es decir, trabajaban de acuerdo a la necesidad y capacidad física de cada jugador.

"Con eso se tiene mejor control del organismo del jugador a nivel fisiológico y muscular. Al jugador si le dan y le dan llega un punto donde no aguanta. Yo siempre he dicho que el futbolista cuando llega a la cancha debe estar fresco, si llega con fatiga, sobrecargado, es más probable que el rendimiento no sea el adecuado”, explicó.

Aunque desconoce cuál ha sido el trabajo hecho por los rojinegros desde su salida, piensa que a los manudos se les han juntado muchas cosas, no solo lo físico, sino lo emocional y psicológico, incluso la relación con la afición.

Alejandro Guzmán es el preparador físico manudo desde la llegada de Hernán Torres en febrero. Alejandro Gamboa
Alejandro Guzmán es el preparador físico manudo desde la llegada de Hernán Torres en febrero. Alejandro Gamboa
“A los carajillos de 19 años no les cuesta (jugar miércoles, domingo, miércoles) pero los pasaditos (de edad) no es lo mismo , hay que saber dosificar las cargas”, Alejandro Villegas, preparador físico.

“A veces pueden haber problemas familiares , económicos, hay muchas cosas y no podemos hablar solo de sobrecargas físicas", mencionó.

El especialista cree que posiblemente los futbolistas de la Liga ahora pasan aislados en su casa porque si salen, la gente los irrespeta, los ofende y entonces la tensión y estrés es mayor.

Johan Salas( izquierda) llegó a la preparación física manuda hace casi tres años. En algunos momentos ha sido asistente del preparador y en los tiempos de Luis Diego Arnáez era el encargado principal de la parte física de los muchachos. Rafael Pacheco.
Johan Salas( izquierda) llegó a la preparación física manuda hace casi tres años. En algunos momentos ha sido asistente del preparador y en los tiempos de Luis Diego Arnáez era el encargado principal de la parte física de los muchachos. Rafael Pacheco.

Para concluir, Villegas piensa que otro factor que puede afectar es si el jugador no estaba listo para jugar y lo hizo, mencionó que hay futbolistas a los que les cuesta más recuperarse que otros y no pueden jugar miércoles, domingo, miércoles.

Con tantas preguntas en el aire solicitamos al departamento de prensa manudo una entrevista con los preparadores físicos para ampliar el tema, pero nos ofrecieron a Javier Delgado, gerente deportivo, y quien no prepara a los jugadores ni realiza la pretemporada, por lo que descartamos la entrevista.