Sergio Alvarado.9 marzo
El discurso del aficionado liguista ha sido muy claro, a pesar de todas peladas erizas este torneo espera que los jugadores les respondan pronto. Foto: Mayela López
El discurso del aficionado liguista ha sido muy claro, a pesar de todas peladas erizas este torneo espera que los jugadores les respondan pronto. Foto: Mayela López

Llámele fidelidad, amor o masoquismo, pero en un torneo en el que Alajuelense no ha parado de sufrir en el campo por diversos factores, el aficionado manudo ha dado un paso enfrente y no ha dejado de apoyar.

Tanto en el Morera Soto, estadio en el que la Liga apenas ha ganado cuatro puntos en todo el torneo (es el peor equipo de local en el Clausura 2019), como en los estadios visitantes, los fiebres rojinegros se hacen presentes en manada, situación que se nota tanto a simple vista como en números.

Los pobres resultados deportivos rojinegros contrastan con ser el segundo equipo que más aficionados ha llevado a su estadio y el segundo que más platica recaudó.

La Liga arrastró a 35.562 fiebres y se embolsó ¢72 millones en taquillas, según los datos que ofrece la Unafut.

El líder de asistencia y recaudación es el Saprissa con 94.759 personas e ingresos por 163 melones.

A favor de los morados está el clásico nacional en el que recibió más de 18 mil personas y recaudó ¢82 millones, y el partido ante el Santos, en el que debutó el técnico Wálter Centeno, mejenga en la que recibió 16 mil y sumó casi ¢20 millones.

En la jornada once los manudos llenaron el estadio Colleya Fonseca en Guadalupe, su comportamiento va más allá del Morera Soto. Foto: Rafael Pacheco
En la jornada once los manudos llenaron el estadio Colleya Fonseca en Guadalupe, su comportamiento va más allá del Morera Soto. Foto: Rafael Pacheco

En el caso de la Liga, un importante porcentaje de sus fiebres son los socios, quienes representan el 44% de los que han ido al Morera, los que significaron más de 15 mil personas este torneo.

Cuando a la Liga le tocó ser visita, el dueño de casa fue el beneficiado porque les llegó gente que no están acostumbrados a recibir. Por ejemplo, en Guápiles y Limón se registraron casi 2000 personas y sus estadios tienen capacidad para 2500 fiebres.

En los partidos en el Colleya Fonseca ante Grecia, en el Fello Meza ante Cartaginés y en el Rosabal Cordero ante la UCR también se vieron buenas asistencias, aunque la Unafut aún no refleja esos datos en su sitio web.

La gente se merecería que el equipo esté en otra posición en el torneo por cómo se ha comportado", Pablo Gabas
En la primera jornada del torneo en el Ebal Rodríguez en Guápiles los manudos arrancaron un torneo en el que han sufrido y medio. Fotografía José Cordero
En la primera jornada del torneo en el Ebal Rodríguez en Guápiles los manudos arrancaron un torneo en el que han sufrido y medio. Fotografía José Cordero
Reconocimientos

Periodistas y comentaristas que van constantemente a los estadios en Tiquicia comentaron que les parece curioso, pero al mismo tiempo muy destacable esa fidelidad de la afición eriza, a pesar de los resultados.

“La afición de la Liga se ha comportado a la altura, pese a los últimos fracasos siempre han estado ahí, creo que los jugadores sin duda le han quedado debiendo a ellos, que los siguen a todo lado, no solo en el Morera Soto, sino que la Liga es un equipo que llena estadios a los rivales”, destacó Maynor Solano, periodista de Repretel y panelista del programa Conexión Fútbol.

Compañeros de Solano en el espacio, que el próximo martes cumplirá un año, consideran que la afición eriza sí entendió con mucha claridad lo que se está jugando su club este año.

“La gente va mucho por la historia, el sentimiento que tiene impregnado en la piel, ese sentido de pertenencia en estos casi cien años, han entendido que en momentos como estos es cuando más necesitan estar ahí al lado del club. No sé si el equipo le ha quedado debiendo a la afición, ese es un tema delicado que depende de varias cosas, pero claro que la gente merece que el equipo esté en otra posición”, opinó Pablo Gabas.

Los miembros del programa Conexión Fútbol son claros que los jugadores de la Liga no han respondido al apuntado aficionado. Foto: Albert Marín.
Los miembros del programa Conexión Fútbol son claros que los jugadores de la Liga no han respondido al apuntado aficionado. Foto: Albert Marín.

“La que ha respondido más que todos en Alajuelense sin duda es la afición, a veces uno no entiende el amor que tienen por ese equipo, en condiciones como las que uno está viendo siguen yendo, yo creo que es muy destacable y se llevan la mención del centenario”, destacó por su parte Pablo Guzmán, director de deportes del canal de La Uruca.

Para Rodolfo Mora es curioso ver cómo en la Liga pasa el fenómeno inverso de clubes como el Herediano, que a pesar de sus títulos y éxitos deportivos recientes, les cuesta mucho llenar el Rosabal, situación de la que se han quejado su técnico y directivos.

“A mí que me toca estar en los estadios y he visto la respuesta que tienen en las victorias, que han sido pocas, pero principalmente en las derrotas, creo que es ejemplar cómo se han comportado, generalmente con los malos resultados los aficionados se resienten y dejan de ir. Para mí ha quedado claro que los liguistas apoyan a la institución, al equipo en sí y no tanto al jugador o al que ahora se pone el uniforme”, dijo Mora.

La tendencia marca que la afición eriza seguirá yendo detrás de su equipo, esperando el momento en que a los jugadores que apoyan les caiga el veinte de lo que significa un centenario, concepto que la gente tiene muy claro en las gradas.