Andrés Mora.23 octubre, 2018
Paulo no se quedará de brazos cruzados, asegura que está tomando fuerza para su regreso. Foto: Albert Marín.
Paulo no se quedará de brazos cruzados, asegura que está tomando fuerza para su regreso. Foto: Albert Marín.

Nada más misterioso en el fútbol nacional que el caso de Paulo Cesar Wanchope, quien este sábado por la noche fue despedido de su cargo como técnico del Herediano tras acumular cuatro derrotas consecutivas y sacar al equipo de zona de clasificación.

Pasó lo mismo con Cartaginés, inició muy pura vida armando el cuadro, pero decidió dejar el cuadro de la Vieja Metrópoli tras una complicada situación administrativa que se unió a malos resultados y a una gran oferta del Team para que sustituyera a Jaime de la Pava.

El detalle es que, en teoría, sería uno de los mejores técnicos de Costa Rica, pero le falta suerte, buena vibra, ayuda divina o como quieran llamarle.

El ahora extécnico del Team jugó mundiales mayores, hizo carrera en la Premier League, siendo figura ahí, también pasó por la liga española y el fútbol argentino; además se roza con la crema y nata del fútbol mundial, FIFA lo pasa invitando a seminarios, Copas del Mundo, sorteos, etc; tiene licencia A de Inglaterra y la Pro (lo más alto) de Costa Rica.

Además, buen porte, está bien económicamente y es bilingüe. O sea, el hombre es un partidazo... pero sin puntos.

Y es que es algo que se sale de lo normal porque en la Vieja Metrópoli y en la Ciudad de las Flores nadie habla mal de Chope.

Chope armó el cuadro de Cartaginés, a ver si celebra algo con ellos al final del torneo. Foto: Rafael Pacheco
Chope armó el cuadro de Cartaginés, a ver si celebra algo con ellos al final del torneo. Foto: Rafael Pacheco

“Es un tema raro, Chope es un gran profesional y trabaja como tal, con herramientas modernas, está actualizado, de esos pocos que tiene títulos de centro de formación de verdad, como el inglés, es una persona buena nota, sus equipos hasta juegan bien, respetuoso, groserías jamás”, confesó a La Teja una persona que compartió con él en el camerino rojiamarillo.

En el camerino azul tampoco hablan mal, por supuesto quitando el hecho que abandonó el barco a medio camino.

“Realmente trabajaba muy bien, los trabajos siempre iban pensando en mejorar deportivamente, en enseñarle a jugar a uno, el equipo se plantaba muy bien en las canchas, siempre jugábamos ofensivamente, siempre nos daba soluciones para los partidos, en los entrenamientos se trabajaba mucho cómo salir jugando, costaba mucho que el equipo peloteara, todo era mucho trabajo, todos los entrenamientos eran planificados”, comentó alguien que vivió esta experiencia dentro del camerino brumoso.

“Siempre nos decía que quería traer la filosofía del Manchester City, en esa parte fue muy enriquecedor aprendimos bastante, fue muy profesional. Es más, se preocupó mucho por lo que era el descanso y la alimentación de nosotros, él nos consiguió almuerzos, hicieron una comisión de ayudas para darnos los almuerzos y por lo general siempre tratábamos cuando era doble sesión tener comidas que nos ayudarán a recuperar”, agregó.

Mentalidad de corto plazo lo afecta

La Teja conversó con Chope dos días después de su salida de Heredia, aseguró que está tranquilo, manteniendo su posición de que quería seguir liderando ese camerino.

“Yo sé en el ambiente que estoy, sé que la mentalidad en el país es cortoplacista, y algunos no saben convivir con esa presión, algunas dirigencias saben manejarlo, otras no, pero yo entiendo, sé que reciben presión de todas partes, de afición, de prensa, patrocinadores y etc, entonces, uno entiende y nada más”, comentó Wanchope.

“Todo se quiere a corto plazo, ahora no sabemos qué hubiera pasado porque la gente puede decir lo que sea, pero no sabemos qué hubiese pasado si yo me hubiera quedado, por ejemplo, en Cartaginés”, agregó.

Wanchope no considera que le faltó suerte, ayuda divina o algo más, solamente dice que era tiempo lo que faltaba en ambos casos para que los resultados se empezaran a dar.

“Algunos pueden decir que el equipo no ganaba y yo puedo debatir que era cuestión de tiempo, pero eso nadie lo va a saber, si íbamos a cortar esa racha o seguir bien”, dijo el DT.

“Lo cierto es que (en Cartaginés) sí había una base más sólida, sí había más equipo en Cartago, tenían dos meses de absorber la idea y esos muchachos iban a sacar los resultados como los están sacando; puede que se hubiera enderezado el barco, pero lo importante es que aquí en el país a nadie le gusta el proceso”, señaló.

Paulo le deseó suerte al Team en la final del jueves y en el torneo, cree que sí hay mucha capacidad para levantarse. Fotos: Mayela López
Paulo le deseó suerte al Team en la final del jueves y en el torneo, cree que sí hay mucha capacidad para levantarse. Fotos: Mayela López

Igual de claro lo tiene Paulo en cuestión del Herediano, pero no podía hacer mucho porque agarró al equipo en medio torneo, tenía que jugársela con lo que tenía.

También dice que salió de la Ciudad de las Brumas porque la administración no era la adecuada y aprovechó que le salió la oportunidad de irse a un club estable, de gran estructura, aunque acepta que darle el sí a los florenses fue un riesgo que corrió porque podía pasar justamente lo que pasó.

“Cada quien maneja el club como quiere, se dio lo que se dio y si yo me hubiera quedado ahí iba a hacer cambios que no le iban a gustar a muchos, pero no se dio, yo sé que tenía la capacidad y sé quienes tenían que seguir y quienes no, no lo podía decir y hacer, tenía que esperar que terminara el campeonato”, indicó Paulo.

“Estaba muy claro, y desde antes de llegar yo sabía todo eso, y sí esperaba seguir para tomar esas decisiones en pro del club”, dice.

Wanchope sacó caja con sus conocimientos, de los cuales ha sacado provecho Cartaginés y Saprissa.

Los brumosos por los goles del cubano Marcel Hernández y el portero Darryl Parker; y el Monstruo porque consolidó a Joseph Mora como lateral y ahora está en la MLS con el DC United.

“Se ha hablado que no hay laterales y nadie se atreve hablar de Joseph, ya hicieron selección y nadie habló de él por dar un ejemplo, yo me fijo en el perfil del futbolista, no nombres, historia ni nada. Tomé decisiones muy duras, impopulares en Cartago, la gente no lo entendía, pero ya me están entendiendo”, confesó.

Ahora con todo esto, Paulo dice que descansará, reflexionará y tomará fuerza para regresar.

“No me arrepiento de nada, en su momento tomé decisiones que había que tomar, y lo que sí pude aprender de todo esto es que tal vez sí es importante por lo que uno quiere y el estilo iniciar procesos desde pretemporada”, indicó.