Luis Quirós.24 mayo

Por tercera ocasión, el futbolista Erick Marín deberá batallar contra el cáncer.

La última vez que la enfermedad se me atravesó en el camino, el futbolista tuvo que alejarse de las canchas durante todo el torneo de Clausura 2019.

“Sí, le volvió (cáncer). Le están haciendo exámenes en el hospital para ver cómo está el cuerpo y la situación de la enfermedad para luego someterlo a tratamiento, que ahora será más fuerte", informó su hermano Miguel Marín.

El domingo anterior Erick Marín a la izquierda, disfrutó del título de Barrio México contra San Luis de Puntarenas por Linafa, junto a su hermano Miguel, ambos exjugadores del cuadro canela. Foto Alonso Tenorio
El domingo anterior Erick Marín a la izquierda, disfrutó del título de Barrio México contra San Luis de Puntarenas por Linafa, junto a su hermano Miguel, ambos exjugadores del cuadro canela. Foto Alonso Tenorio

La primera vez que Erick se enfrentó a esta enfermedad fue en el 2017, pero tomó la decisión de no hacerlo público.

“Él está bien, solo se encuentra a la espera de tener conocimiento de lo que determinen los exámenes, que hasta el momento se le han realizado", dijo Miguel.

Para el Clausura 2019, Marín comunicó a los medios que abandonaba el fútbol, porque en ese momento las células malignas aparecieron otra vez en su estómago, así como en los ganglios linfáticos. Ahora la dolencia reaparece en su zona abdominal.

“A él lo llamaron el lunes para indicarle que este mal había regresado y por ello desde el martes pasado está internado en el Hospital México, donde toda la familia lo ha acompañada. Sé que Erick va a luchar igual que lo hizo anteriormente”, expresó Miguel con mucha seguridad.

Erick Marín durante su anterior proceso de recuperación, en una mejenga entre Guadalupe y el Monstruo. Fotografía José Cordero
Erick Marín durante su anterior proceso de recuperación, en una mejenga entre Guadalupe y el Monstruo. Fotografía José Cordero

Según se informó, el excapitán de Guadalupe estará tres meses hospitalizado para aplicarle quimioterapia.

“Ahora el tratamiento será más fuerte y en un determinado momento él estará solo en su cuarto, por lo que tal vez se le pueda visitar durante unos veinte minutos”, explicó Miguel.

En estos días el jugador ha estado acompañado la mayor parte del tiempo por su madre, su novia o su hermano Miguel.