Karol Espinoza.5 agosto
Andrés Carevic llegó al país el 23 de mayo y fue recogido en el aeropuerto por Agustín Lleida, gerente deportivo manudo, y encargado de contratarlo. Jeffrey Zamora.
Andrés Carevic llegó al país el 23 de mayo y fue recogido en el aeropuerto por Agustín Lleida, gerente deportivo manudo, y encargado de contratarlo. Jeffrey Zamora.

Andrés Carevic no tiene ni tres meses en el país y en cuatro partidos le cambió la cara a un equipo alajuelense que llevó palo en los últimos años.

Aún es muy pronto para saber si la historia del entrenador tendrá final feliz con la ansiada 30, que se le niega a los manudos desde hace casi seis años, pero lo que sí es un hecho es que, con su propio librillo y a punta de disciplina, tiene a los manudos esperando al Saprissa el próximo sábado desde lo más alto de la tabla.

El ánimo entre la afición es bueno y con los jugadores también, pero, ¿cuál es la receta del técnico para traer, de momento, la paz al club?

Para empezar, el argentino-mexicano armó una base, algo fundamental en cualquier equipo y los retoques que le hace a la alineación en cada juego son mínimos.

Por ejemplo, en un partido usó como titular a Jonathan McDonald y en otros ni siquiera lo metió en convocatoria, sin que eso implique que el equipo se derrumbe.

Nadie tiene segura la titularidad, porque lo mismo que hizo con el Bigmac lo hizo con Róger Rojas y Jonathan Moya.

Lo que sí está claro en su alineación es que Alex López, Ariel Lassiter y Anthony López están entre sus piezas claves y desde ahí arma la alineación.

Disciplina y respeto ante todo

Fuera de la cancha, Carevic también aplica otras estrategias que pueden explicar ese primer lugar manudo en el Apertura 2019.

Una de esas es que puso al departamento de prensa rojinegro a grabarle todos los entrenamientos y los partidos de los rivales, porque su idea es ver con los jugadores qué se hizo bien, qué mal y cómo mejorarlo.

 A Carevic no le ha temblado el pulso para dejar en banca a futbolistas como Roger Rojas o Jonathan McDonald. Rafael Pacheco.
A Carevic no le ha temblado el pulso para dejar en banca a futbolistas como Roger Rojas o Jonathan McDonald. Rafael Pacheco.
“Así es, a nadie (le promete la titularidad). Se sabe que en el día a día el jugador se tiene que ganar un lugar. A veces el equipo funciona bien y no hay que tocarlo”, Andrés Carevic, técnico de Alajuelense.

“No usamos drones, pero vemos los detalles del día a día gracias a la filmación. Los jugadores hoy ven poco fútbol, no están pendientes de su trabajo como era antes y se distraen, así que con la parte visual uno les puede hacer ver los detalles que quiere en cada posición, en cómo ganar sectores en la cancha, cómo marcar o perfilarse en ataque o defensa”, dijo el técnico en una entrevista con La Teja el 26 de junio.

Otro aspecto llamativo es que no habla mucho, aunque sí es de hacerle ver al jugador qué está haciendo bien y qué mal, pero sin la necesidad de regañarlo o corregirlo en público.

Carevic asegura que sus charlas técnicas son cortas antes de los juegos porque para eso se habló, entrenó y trabajó durante la semana.

Unido a eso, hay aspectos que cuida como el uso del celular, el cual no pueden utilizar los futbolistas una hora antes de los juegos y le da mucha importancia al hecho de que los jugadores compartan tiempo de calidad entre ellos y para eso acostumbran desayunar juntos.

Y si a alguno no entiende las prioridades, hay un reglamento por cumplir.

Como no sucedía en muchos años, la afición liguista no la está pasando tan mal estos días. Rafael Pacheco
Como no sucedía en muchos años, la afición liguista no la está pasando tan mal estos días. Rafael Pacheco
“Las pautas internas que establezco las hablo con los jugadores porque el respeto es primordial”, Andrés Carevic, técnico alajuelense.

"Siempre hay momentos para todo, algunos para disfrutar y otros en los que tengo que trabajar con seriedad. El reglamento habla de faltar al entrenamiento, así como todo lo que pase fuera de la institución.

40 años tiene el técnico, está casado y es padre de dos hijos.

“Nosotros tenemos pautas que cumplir, detalles como llegar tarde al desayuno, por ejemplo. A lo mejor usar una camiseta que no es la adecuada en la concentración, chancletas, gorras, aros (aretes) en los entrenamientos, son detalles mínimos que se deben cuidar", explicó Carevic.

Y como, aparentemente, practica lo que predica, el rojinegro no pierde tiempo en redes sociales porque sus prioridades son su familia y el trabajo.