Luis Quirós.20 junio

Los tres asistentes que tuvo Henry Duarte en su etapa como técnico de la selección de Nicaragua afirman que el tico les dejó grandes enseñanzas.

Mario Alfaro, quien breteó con Duarte entre el 2015 y el 2018, asegura que el entrenador nacional le dio otra perspectiva del fútbol.

Henry Duarte señala que si alguno de sus exasistentes en Nicaragua lo dejan trabajar, saldrán adelante. Foto diario La Prensa de Nicaragua.
Henry Duarte señala que si alguno de sus exasistentes en Nicaragua lo dejan trabajar, saldrán adelante. Foto diario La Prensa de Nicaragua.

“Con el tiempo entendí que el fútbol era la vida porque nos decía ‘muchachos, ustedes tienen que prepararse porque quiero profesionales, no quiero futbolistas”, cuenta Alfaro.

El otro asistente, Jaime Ruiz, estuvo al lado de Henry del año 2016 al 2020 y considera que el costarricense les cambió la mentalidad con respecto a su equipo pinolero.

“Cuando estábamos en la selección la disciplina era lo primero y que Nicaragua estaba encima de todo eso, nos hizo darnos cuenta y ser conscientes de que representabamos a un país, no solo a nosotros mismos, y que teníamos esa responsabilidad”, dice Ruiz.

También le alabó al costarricense cómo los enseñó a querer lo que tenían.

“Nos ayudó mucho a tener un sentido de pertenencia, a poner al país de primero en todo”, explicó.

Henry Duarte en un entrenamiento de la selección de Nicaragua previo a los partidos de setiembre del año anterior. Fotografía: FENIFUT
Henry Duarte en un entrenamiento de la selección de Nicaragua previo a los partidos de setiembre del año anterior. Fotografía: FENIFUT

Tyron Acevedo afirma que gracias a Henry Duarte hoy todos ven de una diferente a la escuadra de su tierra natal.

“El mejor legado que dejó es el valor que le dio a Nicaragua como selección. Ahora ya no nos ven como antes. En Costa Rica, durante la Copa Oro del 2019, estaban preocupados porque nos iban a enfrentar.

“Nos subieron tanto el ego que quizás eso nos pasó factura, pero ya no nos ven como la Cenicienta, nos ven con respeto y enfrentarnos con selecciones como la de Argentina y la Bolivia nos da una imagen y un gran aprendizaje”, dijo.

Por su parte, Henry Duarte asegura que su primer punto al firmar con la federación pinolera fue entregarles asistentes con un gran deseo de crecimiento.

“Al principio costaba porque al salir de trabajar seguían metidos en su diario vivir y eso no los acercaba a mi idea, pero poco a poco entendieron, se mostraron leales y ya cuando iban a las selecciones menores trabajaban con la misma idea de la mayor y siendo leales con mi persona”, dijo el tico.

Duarte no quiso dejar fuera el comportamiento de sus dirigidos.

“Así como respeto el esfuerzo por crecer de mis asistentes, jamás voy a dejar por fuera señalar que a mis jugadores al principio les costaba creer que podían ofrecer mucho.

“Pero se pusieron las pilas y cuando tuvieron la oportunidad de jugar frente a grandes selecciones lo hicieron con valentía y jamás sintiéndose menos, como cuando enfrentamos a Costa Rica en San José. Ellos se entregaron de lleno”.