Karol Espinoza.29 febrero

La revolución ocasionada por las redes sociales ha afectado los campos más diversos del mundo.

Ha acercado a la gente, permite conocer personas, estar informado, compartir fotos, videos, de todo...

Y resulta que ahora sirvieron para que una futbolista nacida en la capital de Honduras pudiera mostrar sus videos en los que salía jugando fútbol, un equipo la viera y terminara siendo contratada, pero muy lejos de casa.

Eso es precisamente lo que le pasó a Diosara García Rivera, una delantera de 18 años y de quien su mamá subía videos a Facebook y ahora forma parte de la planilla del conjunto femenino de Carmelita, en la segunda división.

“Desde niña juego fútbol, empecé a entrenar formalmente a los doce años. En Honduras estuve con Motagua dos años y antes estuve en la Academia Montaña Rush, desde los doce y hasta los catorce años”, contó la futbolista.

“No sé cómo ellos se dieron cuenta de mis videos”, Diosara García, jugadora de Carmelita

Esta joven tiene en su currículum haber integrado la selección sub-17, jugó una preliminatoria en el 2014, cuando su equipo se enfrentó a Costa Rica y perdió.

La futbolista dejó su país para vivir su primera experiencia internacional. Cortesía Rafa Soto
La futbolista dejó su país para vivir su primera experiencia internacional. Cortesía Rafa Soto
Con desconfianza

Su llegada al equipo alajuelense es su primera experiencia internacional y asegura que al inicio, es decir, cuando la contactaron por medio del Facebook, no estaba muy confiada que digamos.

"Vieron mis videos jugando, se pusieron en contacto con mami (Sara Rivera) y ella me comentó, me dijo que nos viniéramos a conocer cómo era todo el ambiente.

Y dicho y hecho...

“Vinimos en diciembre como nueve o diez días y ya en enero se hizo oficial (la contratación)”, señaló Diosara, tercera de cinco hijos.

Dice que como su mamá se encargaba de subir videos a Facebook, un día vio que les había escrito un señor llamado Rodolfo Rodríguez, entrenador femenino de Alajuela. Así empezó la comunicación que llevó hasta el fichaje.

“Al principio yo estaba desconfiada, no hay que confiar tanto en las redes sociales y por eso vinimos en diciembre para saber si era verdad. Me habían ofrecido estar en otros equipos de segunda división aquí, hice la pretemporada en Arenal Coronado, pero cuando me dijeron que Carmelita había ascendido (a segunda), me quedé con ellos por agradecimiento”, cuenta.

Al preguntarle si le llama la atención haber sido contratada por medio de Facebook, algo que antes era impensable, responde que ahora es muy común.

Ella tiene su perfil deportivo en dicha red social y por ese medio le mandan mensajes, sin embargo, piensa que es necesario tener cuidado y verificar si lo que ofrecen es real antes de tomar una decisión.

La delantera catracha jugará en segunda división con Carmelita. Cortesía Rafa Soto
La delantera catracha jugará en segunda división con Carmelita. Cortesía Rafa Soto

En su caso, Carmelita le ofreció la comida, vivienda y estudio, de hecho, ahora estudia inglés en Alajuela.

Lo que sí no le dan es plata, por eso su familia debe echarle una mano para otros gastos.

“Vivo con otras jugadoras en una casa”, explica Diosara, quien une su nombre con el de Katherine Rodríguez, hondureña que milita en Dimas Escazú, como las únicas catrachas en el fútbol costarricense.

En este poco tiempo en el país, la delantera ya comprobó que Costa Rica es un país mucho más caro que Honduras y superó un paso clave: adaptarse a la comida tica.

Asegura que el clima alajuelense es muy parecido al de su país y en cuanto a metas, la principal es ayudar a Carmelita a subir a la primera división.

Del técnico carmelo, Carlos Avedissián, contó que les dijo que ha dirigido equipos en Honduras y a ella le parece un entrenador muy bueno.

“Es muy profesional y con él vamos a aprender bastante”, dice.

Diosara ha jugado con la Sele sub-17 de Honduras. Cortesía Rafa Soto
Diosara ha jugado con la Sele sub-17 de Honduras. Cortesía Rafa Soto

Carmelita debuta en el torneo de la segunda división el próximo sábado 7 de marzo contra Palmares.