Diario Olé.22 noviembre, 2019

Gabriel Barbosa Almeida tiene una carrera extensa, repleta de logros y particularidades que le permiten robarse la atención en la final de la Copa Libertadores que se juega este sábado (2 p. m., hora tica) en Lima entre Flamengo y River Plate.

Gabriel es bastante matón dentro y fuera de la cancha. Foto: TNTSports.com
Gabriel es bastante matón dentro y fuera de la cancha. Foto: TNTSports.com

El popular Gabigol apenas tiene 23 años. El contraste entre su edad y todo lo que ha vivido en el fútbol profesional se combina con el enorme nivel que muestra en el Flamengo y que vuelve a posicionarlo como una de las máximas promesas del fútbol en el planeta.

Sí, una joven promesa que ya jugó en equipos poderosos de Europa, logró títulos hasta con su seleccionado y fue máximo artillero de distintas competencias.

El muchacho que se crió entre disparos y muchas necesidades en la favela de Montanhão (un barrio humilde de Sao Paulo).

“Vivimos en la favela. Pedimos prestado dinero para que Gabriel entrenara. Hemos visto gente morir delante de nosotros. Eran asesinos, tipos malos que mataban a otros tipos malos. Al principio fue difícil, pero luego hicimos muchos amigos y el vecindario se convirtió en un lugar agradable", reveló Valdemir Silva, padre del futbolista en una antigua entrevista a UOL.

“Afortunadamente no pasó nada con mis amigos, pero teníamos tiroteos cerca. Creo que asusté a mis padres. Era bastante pequeño, pero me mantuve tranquilo, no había mucho que pudiera hacer. Nos metíamos debajo del sofá o la mesa”, así describió su infancia el atacante ante el sitio oficial de la Libertadores.

El Santos fue el salvoconducto para escapar a estas complejidades. A los ocho años se cargó la mochila de ayudar a su familia y ocho años más tarde lo logró.

Sucedió lo lógico: Barcelona, Chelsea, Juventus, Manchester United, Arsenal y hasta el sorpresivo campeón de la Premier League, Leicester, aceleraron las gestiones por él.

Inter de Milán se adelantó a todos y a mediados de junio del 2016 desembolsó más de 30 millones de euros por su pase.

Problemático

En Italia comenzaron a evidenciarse sus problemas de conducta. Peleó el puesto con Mauro Icardi, pero nunca pudo ganarse la confianza de los técnicos Frank De Boer, de Stefano Pioli o de Stefano Vecchi.

El tic tac de la bomba se oía cada vez con más fuerza y explotó durante un partido contra Lazio por la Serie A en mayo del 2017, cuando Vecchi lo mandó a calentar y parecía que Gabigol por fin sumaría minutos.

Sin embargo, Barbosa no entró, tomó sus cosas y se marchó al vestuario mientras el encuentro aún estaba en juego.

Rafaella y Gabriel regresaron en noviembre. Foto: Marca.com
Rafaella y Gabriel regresaron en noviembre. Foto: Marca.com

“Tiene una gran calidad, pero debe estar al servicio del grupo. Estoy seguro que el club tomará una actitud y que servirá de ejemplo para el cambio de comportamiento necesario”, advirtió el técnico en aquel momento.

El joven, de 20 años en ese momento, ofreció disculpas rápidamente: “Tuve una actitud impensada e inadecuada. Reconozco mi error y me gustaría ofrecer mis mas sinceras disculpas”.

Para entonces, su nombre estaba más emparentado a los problemas y a su relación con Rafaella Santos –la hermana de Neymar– que por su buen fútbol.

A punto de ser reconocido con el Bidone de Oro al peor jugador extranjero de la Serie A en la temporada 2017/2018 que cada año selecciona la Rai (recibió el 53% de los votos), Barbosa buscó refugio en Portugal con el Benfica, durante seis meses.

El clima fue más espeso todavía: tuvo un confuso episodio de empujones con su compañero Jardel a días de haber arribado y su entrenador Rui Vitória prohibió que lo llamaran Gabigol porque eso era algo para “artistas”. Aunque también le dio un consejo clave: “Fui uno de los primeros en pensar que sería bueno para él regresar a Brasil”, declaró el técnico.

Con 106 minutos de acción y sin gritos, el delantero corrió de vuelta hacia su lugar en el mundo: Santos invirtió cerca de 2 millones de euros para sacarlo a préstamo del Inter y lo fichó a comienzos del 2018.

El rendimiento en este club lo transformó en un apellido de interés nuevamente. Finalmente, el Neroazurro decidió darle una ficha más para no descartar tan rápido su gran potencial: le extendió el contrato hasta 2022 y lo cedió por un año al Flamengo.

Hicieron loco dentro de la cancha este par, que además parece que van a quedar en familia. Foto: OkDiario.com
Hicieron loco dentro de la cancha este par, que además parece que van a quedar en familia. Foto: OkDiario.com

Pero siguieron los problemas. en marzo tuvo un confuso episodio con Neymar Sr., padre de su por entonces exnovia, que casi termina con agresión física, según relataron medios brasileños.

Semanas más tarde, los rumores de un nuevo romance con Rafaella invadieron los medios y en noviembre confirmaron el regreso amoroso por las redes sociales.

Mientras tanto, tomó la determinación de transformar su físico y acudió a un famoso nutricionista brasileño que le dio una dieta estricta: por la mañana ingiere dos huevos y papaya con avena.

En el almuerzo y la cena las claves están en las proteínas (pollo o pescado) y las verduras con aceite de oliva, limón y sal, además de arroz marrón.

“Tuvo que renunciar a los dulces en general”, le dijo el doctor Eduardo Rauen al Folha de Sao Paulo.

El goleador mantuvo los 77 kg, pero su porcentaje de grasa disminuyó del 13.9% al 9%. Al mismo tiempo, sumó a un fisiatra que le hace tratamientos con máquinas de drenaje linfático, electromigorafía y electroestimulación muscular. Todos los especialistas que conforman su equipo de trabajo los paga él mismo de su bolsillo.