Karol Espinoza.15 enero

Un golazo de chilena de Esteban Ramírez, a seis minutos del final, le dio a San Carlos la victoria de 2-1 ante Limón en el estadio Juan Gobán.

Ese tanto cuajó la primera victoria para el equipo de Luis Marín en el Clausura y la segunda derrota consecutiva de un Limón que si no se pone las pilas pronto, se podría meter muy rápido en broncas de descenso.

Hay que decir que el partido tuvo un primer tiempo aburrido por parte de ambos equipos.

Ramírez anotó un verdadero golazo. Tomado Prensa San Carlos
Ramírez anotó un verdadero golazo. Tomado Prensa San Carlos

Para que tengan una idea, lo único rescatable de la primera mitad fue al minuto 35 y fue en un tiro de esquina para Limón, Yuaicell Wright tocó y Luis Pérez no pudo cerrar en el segundo palo.

Además, el primer remate a marco llegó hasta los 41 minutos.

Al cierre de la inicial, al 45, Patrick Pemberton se convirtió en figura para los norteños al desviar con una mano en la base del palo derecho lo que parecía el gol limonense, en una jugada que arrancó luego de un tiro de esquina y que cabeceó en el área un jugador caribeño.

Bendita banca

Iniciado el segundo tiempo seguimos viendo una repetición de la primera parte: dos equipos sin claridad, por lo que vinieron las variantes. Al minuto 57 entró el limonense Andrey Francis y al 58 hizo lo mismo Juan Vicente Solís, a ver si por fin llegaba el gol. ¡Y llegaron!

Curiosamente, llegaron por intermedio de jugadores que entraron de relevo.

A esa altura el partido era otro y despertó a más de uno que con el calorcito del Caribe y lo irregular de la mejenga, estuvo a punto de quedarse dormido antes de los goles.

San Carlos fue el primero que encontró el camino al gol, por intermedio de Solís, al minuto 70, luego de un centro de Esteban Ramírez por izquierda y que cabeceó el delantero solo en el centro del área.

Este gol arrancó en un cobro rápido de tiro libre de Marco Mena, que sirvió para Randy Chirino, este asistió a Ramírez y Esteban a Solís.

Pero el festejo visitante no duró mucho porque al minuto 75 empataron los limonenses con un golazo de Jesús Chaves, quien se mandó de media vuelta con la pierna izquierda para marcar un pepino imposible para Pemberton.

Chaves recibió un centro en un saque de banda, la bola picó, el jugador brincó y se inventó una tijereta para empujar la bola. La pecosa rozó el pecho de Pablo Arboin, pero eso no le restó hermosura al tanto.

Parece que Limón no se ha enterado que el torneo ya empezó. Archivo
Parece que Limón no se ha enterado que el torneo ya empezó. Archivo

Al minuto 82, Pemberton le negó el gol a Francis, quien recibió el balón de Chaves, Andrey remató a la esquina derecha del marco y el exmanudo desvió apenas con una mano.

Pero como dicen, el que no las hace, las ve hacer porque tras esa jugada, San Carlos anotó el 2-1, al minuto 84, gracias al pepino de chilena de Ramírez.

Hubo un cobro de tiro libre rápido cerca de la media cancha, la bola llegó al área, la cabeceó Juan Vicente Solís y le quedó a Ramírez, quien elevó la pecosa con el pecho, se dejó ir de espalda y con la derecha conectó un remate que se bañó al portero local.

A Limón le anularon un gol de Francis, al minuto 94, luego de un tiro libre de Marvin Esquivel, pero hubo mano de Andrey, generando los reclamos caribeños.

Ni modo. En el duelo de golazos, el de Ramírez triunfó y su equipo también.