Sergio Alvarado.10 noviembre
Paulo Wanchope ha sido un desafortunado protagonista de los dos peores torneos del Team en la última década. Fotografía José Cordero
Paulo Wanchope ha sido un desafortunado protagonista de los dos peores torneos del Team en la última década. Fotografía José Cordero

La última década en el fútbol nacional siempre ha tenido como protagonista al Herediano, un equipo que se acostumbró a ser protagonista, pelear por títulos y finales, pero en este Apertura 2018 está al borde de quedar eliminado de la fiesta grande.

Para recordar la última vez que el Team quedó fuera de una segunda ronda hay que echar el casete diez años para atrás, al torneo de invierno 2008, desde entonces, se volvió un infaltable a las rondas finales del torneo tico, por lo que llama tanto la atención la posibilidad del tempranero descalabro rojiamarilla.

Entre aquel aquel torneo y el actual hay varias y curiosas similitudes, su técnico era Paulo César Wanchope, quien también dirigió algunas fechas esta vez, hace diez años cosechó seis derrotas, las mismas que lleva en esta ocasión y perdió la lucha por el boleto con Pérez Zeledón y San Carlos en un torneo en el que Saprissa cerró como líder de la primera ronda. Aquel torneo parece una copia de este.

La diferencia estaba en el formato del campeonato se jugaba en dos hexagonales (grupos de seis equipos), en los que los primeros tres de cada grupo clasificaban a una segunda ronda. Los líderes de grupo quedaban sembrados para semifinales y el resto se veían en unos cuartos de final.

San Carlos desplazó al Herediano de la opción de clasificación en el 2008 con un empate a dos en el Rosabal Cordero. Foto: Archivo GN
San Carlos desplazó al Herediano de la opción de clasificación en el 2008 con un empate a dos en el Rosabal Cordero. Foto: Archivo GN

En 16 partidos, los rojiamarillos sumaron seis triunfos, cuatro empates y seis derrotas, el fracaso no solo le costó el puesto a Chope, sino a varios jugadores como Kenneth Vargas, Alberto Jiménez, Luis Daniel Vallejos, Franklin Chacón, César Mena, Edgar Greaves y el argentino Luciano Rodríguez.

Aquel equipo presidido por la señora Roxy Blen, ya fallecida, no se anduvo con muchas vueltas para asentar responsabilidades sobre el plantel, lo que bien bien, podría suceder ahora en caso que el equipo tenga el mismo destino.

El Herediano se ubica actualmente en el quinto puesto del Apertura 2018, tiene 35 puntos, los mismos que San Carlos y uno menos que el tercero, Pérez Zeledón, por lo que deberá estar atento al juego de números que lo podría salvar o condenar este domingo, cuando reciben a Limón FC.

Un duro golpe

Robert Arias, uno de los jugadores más emblemáticos del Team durante este siglo, recuerda aquella amarga experiencia.

“Fue un golpe muy fuerte porque estás en un equipo acostumbrado a estar peleando o quedando campeón y cuando se queda fuera por diferentes circunstancias es un fracaso, a mí no me gusta usar esa palabra, pero la tengo que utilizar, es un fracaso para la institución”, comentó Arias.

Para el excapitán florense en aquel momento se asumió la responsabilidad de lo sucedido y se renovó un poco el equipo, el cual en comparación al que actualmente dirige su amigo Jafet Soto, era un poco más limitado.

“Yo hubiera deseado tener en el 2008 la planilla que tiene ahora Heredia”.

Robert Arias jugó para el Team hasta el 2011 y recuerda al trago amargo de aquella eliminación del 2008. Foto: Archivo
Robert Arias jugó para el Team hasta el 2011 y recuerda al trago amargo de aquella eliminación del 2008. Foto: Archivo

“Aprendimos mucho, a no cometer los mismos errores y a cuidar pequeños detalles que son los más importantes que al final son los que te van a dar la clasificación, este partido de Heredia contra San Carlos (miércoles) lo supieron resolver porque los jugadores están acostumbrados a jugar esas instancias, partidos que se juegan diferente”, indicó.

Robert, quien actualmente trabaja como asistente de Minor Díaz en la UCR, enfrentará casualmente a los norteños en el cierre del torneo, pero más allá de eso, cree que los rojiamarillos son capaces de clasificar por su propia cuenta, sin ayuda de nadie.

Otro jugador que vivió aquel momento fue Félix Montoya, quien actualmente juega para el Carmelita, pero estuvo en el Team entre el 2004 y el 2011, por lo que conoce muy bien la mística de la institución.

“Fue un golpe duro porque veníamos de jugar la final en el 2007 con el equipo de Javier Delgado, se analizó y supimos que no era lo correcto, que estábamos para mucho más, nos levantamos de esa y llegamos a la final en el torneo siguiente, fuimos serios con el tema sin volvernos locos”, explicó el Tractor.

El volante de contención está de acuerdo con su excompañero y reafirma que cuando un equipo grande no clasifican a la ronda final es un fracaso porque es el objetivo mínimo que siempre se traza.

“Desde la pretemporada la visión es llegar a la final, se trabaja y refuerza para eso, para siempre competir y cuando no se da, siempre es un golpe difícil para el equipo, tanto en lo deportivo como en lo económico, son equipos que invierten mucho y si no se es campeón o se llega a una final se refleja en ese aspecto también”, comentó.

Esperando no repetir una historia dolorosa, el Herediano esperará este domingo que los astros se le alineen y se meta en semifinales, algo que de no conseguirse lo reclamará la afición y tal vez ni el título de la Liga Concacaf pueda tapar el fracaso.