Sergio Alvarado.22 mayo
Jeaustin Campos espera celebrar en quince días un ascenso con Jicaral y espantarles el fantasma que ahí merodea. Foto: John Durán.
Jeaustin Campos espera celebrar en quince días un ascenso con Jicaral y espantarles el fantasma que ahí merodea. Foto: John Durán.

El domingo pasado cuando arrancó el partido entre Jicaral y Palmares, por la final del torneo Clausura 2019 de la Liga de Ascenso, en las gradas del estadio Palmareño Solís volvió a aparecer “el fantasma jicaraleño”, pero lograron espantarlo.

Según algunos, este es el espíritu que ha frenado, en dos ocasiones, al equipo porteño de subir la primera división.

Cuando se habla de Jicaral la gente siempre lo relaciona con el equipo que a estado a punto de ascender y no lo hace, tanto así que algunos comparan esa mala suerte con la del “muñeco brumoso” que ha mantenido al Cartaginés sin el campeonato nacional por décadas.

Jeaustin Campos, entrenador de Jicaral, también dirigió a los paperos, así que afirma estar curado de fantasmas, espantos o muñecos, porque según él, en el fútbol no existen “las maldiciones”.

Para Campos lo que existe es la confianza en el brete y no pensar más de la cuenta en que las cosas van a salir mal.

"Es la ley de atracción, si vos querés algo y lo sueñas de verdad, lo conseguís, pero el no estar convencido te aleja de la meta.

“A los muchachos les pongo siempre el ejemplo, si vos vas en bicicleta y ves un árbol en medio camino, te quedás viéndolo y decís: ‘a la puchica, voy a pegar en el árbol, voy a pegar en el árbol’. Y vas a pegar en el árbol, eso téngalo por seguro. Hay que ver el sendero que te lleva al objetivo y no el árbol”, comentó.

Durante su paso por la Vieja Metrópoli, hubo aficionados que hasta afirmaron que Jeaustin llegó con el traje de cazafantasmas puesto para alejar las malas vibras y los muñecos, pero el final no fue feliz.

En su etapa en Cartaginés, Jeaustin Campos se la cuadró contra los fantasmas y muñecos brumosos. Foto: Archivo
En su etapa en Cartaginés, Jeaustin Campos se la cuadró contra los fantasmas y muñecos brumosos. Foto: Archivo
Jeaustin Campos le devolvió la esperanza a los cartagineses pero solo por un ratito. Foto: Rafael Pacheco
Jeaustin Campos le devolvió la esperanza a los cartagineses pero solo por un ratito. Foto: Rafael Pacheco

“Lo de Cartago era más mediático y con una presión mucho más grande que acá. Pero la gente empezó a creer en mi discurso y se buscó cambiar de mentalidad, pero siempre quedaba esa idea del no se va a poder que es difícil de cambiar”, indicó Campos.

Para la final de Ascenso que arranca este domingo en el estadio Chorotega de Nicoya a las 11 a. m., ante la Asociación Deportiva Guanasteca, los jicaraleños esperan que su técnico ahora sí llegue con todas las trampas listas y capture de una vez por todas al fantasma que les ha hecho la vida imposible.