Andrés Mora.7 octubre, 2018

En la cima vuelve a estar el León y se abrieron las apuestas a ver cuanto tiempo tardará ahí pues la última vez que estuvo en esa posición solo duró una jornada.

Moya cerró como los grandes, ni el defensor ni el portero pudieron detenerlo y solo lo vieron anotar. Fotografía José Cordero
Moya cerró como los grandes, ni el defensor ni el portero pudieron detenerlo y solo lo vieron anotar. Fotografía José Cordero

La victoria de Alajuelense ante Carmelita hizo bajado a Saprissa del liderato del Apertura por diferencia de dos puntos. Los erizos llegaron a 33 unidades mientras que el Monstruo, con la derrota del sábado 2-0 ante Herediano, se quedó pegado en 30.

Fue una dura escalada de los erizos hasta esa posición, el cuadro verdolaga puso mucha resistencia y hasta daba la impresión de que ninguno de los dos iba a hacer goles por la desperdiciadera de oportunidades que tenían.

Eso sí, los que más se daban gusto botando posibilidades eran los liguistas. Roger Rojas desde el primer minuto de juego la tuvo pero su remate de zurda cayó directo a las manos del guardameta Kevin Chamorro.

Después le iba a tocar el turno a Jonathan Moya, Allen “Cusuco” Guevara se la sirvió en bandeja de oro pero cuando se cuadró la bola iba muy rápido y la pifió, incluso en esa misma jugada le quedó a Barlon Sequeira pero la defensa carmela reaccionó rápido y le bloqueó el tiro. La ansiedad era la peor enemiga de los rojinegros.

RoRo lo intentó por todos los medios pero no pudo meterla, además fue el sacrificado cuando expulsaron a Allan Miranda y lo sacaron. Fotografía José Cordero
RoRo lo intentó por todos los medios pero no pudo meterla, además fue el sacrificado cuando expulsaron a Allan Miranda y lo sacaron. Fotografía José Cordero

Antes del descanso RoRo volvió a desperdiciar un gran pase de Alex López, porque cruzó demasiado su remate y no le quedó de otra que alzar la mirada al cielo y lamentarse, hicieron los mismo sus compañeros.

Erizos lo logran con diez

En la segunda parte la Liga siguió teniendo el control del juego, pero Carmelita estaba muy cerca de concertar algún contragolpe. El mínimo despiste rojinegro podría significar salir con las manos vacías del estadio Rafael Bolaños en Barrio La Plywood.

Justamente al minuto 51 Jorge Gutiérrez la tuvo para tocar la gloria después de un intento fallido de despeje del manudo Porfirio López, pero mientras se acomodó el mismo defensor erizo se fue con todo y se barrió para tapar un remate que llevaba sello de gol.

Miranda más bien ayudó a que la Liga mejorara porque las variantes por su expulsión dieron resultado. Fotografía José Cordero
Miranda más bien ayudó a que la Liga mejorara porque las variantes por su expulsión dieron resultado. Fotografía José Cordero

Para colmo de males la Liga se quedó con diez al 57. Allan Miranda, quien ya tenía amarilla desde el primer tiempo, sin querer queriendo le metió una patada a un rival y se ganó sin discusión la segunda, no titubeó Benjamín Pineda para mandarlo a bañar temprano.

Pero por esas cosas del fútbol, Alajuelense se vio mejor con uno menos y al 70 encontró la llave del gol en los pies de su goleador Moya.

La anotación nació en los pies del catracho Alex López, que le puso un pase perfecto a José Miguel Cubero que cabeceó al centro del área y como buen goleador a boca de jarro Jonathan la metió ganándole el viaje al defensor de la barriada que intentó taparlo pero por más que se estiró le fue imposible.

Moya celebró con su gente en el Estadio Rafael Bolaños. Fotografía José Cordero
Moya celebró con su gente en el Estadio Rafael Bolaños. Fotografía José Cordero

Ahora los rojinegros tendrán una semana para disfrutar y ver a todos los demás para abajo detrás suyo, pero el reto vendrá el próximo domingo cuando reciba a Limón en el Morera Soto, no tiene chance ni de empatar porque se le puede volver ir arriba el Sapri o hasta Herediano que viene calladito apretando.