Karol Espinoza.13 enero
Limón estuvo a dos minutos de llevarse una victoria de La Cueva. John Durán
Limón estuvo a dos minutos de llevarse una victoria de La Cueva. John Durán

Marvin Solano, entrenador de Limón, señaló que los frutos por el trabajo realizado les permitió estar a punto de ganar este domingo en Tibás al Saprissa.

Reconoció que querían los tres puntos, pero al frente tenían a un rival con mucha casta e historia.

Limón estuvo a dos minutos de llevarse los tres puntos, pero la Saprihora jugó en su contra.

“Hubo cosas muy buenas que hicimos y hay otras que mejorar. Intentamos algo que no nos salió (en el segundo tiempo), que era tener más la bola en nuestro poder para salir de la presión, pero nos costó. Hubo desgaste por lo que hicimos en el primer tiempo, nuestros goles fueron buenos y se debe recordar que en este campo es difícil venir a ganar un punto.

"Sin ser conformistas, un punto tampoco es malo acá”, añadió.

Solano cree que antes del juego nadie daba nada por Limón y que también los afectó no contar con los jugadores extranjeros del equipo ni con Johnny Gordon.

“De los últimos cinco partidos que jugamos afuera, solo perdimos uno. En casa no hemos perdido puntos desde que llegué y ahora debemos preocuparnos por ganar el próximo partido”, indicó.

Este empate, unido a la victoria de la Universidad de Costa Rica 4-1 ante Guadalupe, hizo que los universitarios recortaran distancia con los caribeños en la tabla acumulada por el no descenso.

Los estudiantiles ahora estén a ocho puntos atrás de los de la Tromba.

El técnico comentó que sueñan con clasificar y ser campeones. Además reconoce que la meta es convencer a los muchachos de todo lo que se puede conseguir si se mentalizan.

“Salimos con un sabor amargo al final porque nosotros queríamos ganar”, sentenció el profe limonense.