Luis Quirós.23 febrero

Inspirado en las grandes actuaciones de Keylor Navas, el niño Matías Obando Díaz, nacido y criado en Los Ángeles de Pital, en San Carlos, sueña con llegar tan alto en el fútbol como el titular del PSG francés.

Para lograrlo, Matías le pidió a su mamá, Victoria Díaz, que lo inscribiera en la academia de porteros Blanco, la cual trabaja todos los sábados en Pital y Aguas Zarcas.

La Teja habló con este pequeño quien nos demostró que los sueños son el motor de la vida.

Matías Obando (izquierda) junto a Claudio Blanco, propietario de la academia de porteros Blanco en Aguas Zarcas y Pital. Foto Claudio Blanco.
Matías Obando (izquierda) junto a Claudio Blanco, propietario de la academia de porteros Blanco en Aguas Zarcas y Pital. Foto Claudio Blanco.

-¿Por qué quiere ser portero?

Porque siempre me ha gustado ese puesto y espero aprender mucho en la academia para llegar a jugar algún día con San Carlos.

-¿A qué porteros admira?

He visto a varios cuando tengo tiempo, pero sobre todo a Keylor Navas, quiero ser tan bueno como él y para conseguir eso, mi mamá me ha dicho que primero debo estudiar fuerte todos los días para ser una buena persona y luego ser disciplinado a la hora de entrenar.

-¿Algún otro portero ?

También admiro a Ter Stegen del Barcelona porque le da mucha seguridad a los defensas.

-¿Ha pensado en algún momento jugar otra posición?

Sí, pero cuando ya estoy entrenando me gusta estar como portero y quiero seguir ahí.

Matías Obando junto a su madre Victoría Díaz en la oficina donde trabaja su madre. Foto Claudio Blanco.
Matías Obando junto a su madre Victoría Díaz en la oficina donde trabaja su madre. Foto Claudio Blanco.

-¿A dónde estudia?

En la escuela de Los Ángeles de Pital, voy para sexto grado.

-¿Cuál materia te gusta más y por qué?

Matemáticas. Y me gusta porque le ayudan a uno a pensar mucho.

-¿Además de portero que le gustaría ser?

Le he dicho a mi mamá que me gustaría ser policía.

-¿Y por qué?

Porque siempre ayudan a la gente y yo quiero hacer lo mismo cuando tenga más edad.

-¿A qué hora te levantas para ir a la escuela y para ir a la academia?

Tengo que hacerlo a las cinco de la mañana para ir la escuela y a las seis cuando voy los sábados a entrenar, porque mi casa está un poco largo de Pital centro.

-¿Ya te han dicho que ese puesto es muy arriesgado?

Sí, Claudio Blanco, mi profesor, me contó eso, pero a mí me gusta mucho y espero aprender bastante.

Matías Obando, junto al resto de sus compañeros en la Academia de Porteros Blanco. Foto Claudio Blanco.
Matías Obando, junto al resto de sus compañeros en la Academia de Porteros Blanco. Foto Claudio Blanco.

-¿Qué es lo que más te gusta de esa posición ?

Que uno tiene que esforzarse un poco más para que el equipo no pierda y en la academia me indican que siempre tengo que estar concentrado para no cometer errores.

-¿Es cierto lo que dice Claudio Blanco, que te gusta que rematen de cerca ?

Sí, porque eso ayuda a tener buenos reflejos y cuando vengan remates de largo, me va a costar menos detenerlos.

-¿Ya aprendió a salir cuando vienen centros desde los costados?

Eso también me gusta mucho, sé que ahora soy pequeño, pero cuando crezca más lo voy a hacer mejor.

-¿En algún momento te han regañado cuando estás entrenando ?

Sí, porque me despisto jugando con mis compañeros y Claudio Blanco me indica que si llego así a ser portero me van anotar muchos goles y mi equipo siempre va a perder, por eso debo estar concentrado totalmente en las prácticas.