Yenci Aguilar Arroyo.14 abril

Saprissa hizo un monstruoso ridículo en el partido de vuelta de los octavos de final de la Concacaf contra el Philadelphia Union, en el estadio Subaru Park, y se trajo una goleada de 4-0 que le salió barata, barata.

A Ricardo Blanco lo chiflaron los aficionados gringos cuantas veces tocó la bola. Twitter Concacaf
A Ricardo Blanco lo chiflaron los aficionados gringos cuantas veces tocó la bola. Twitter Concacaf

Los morados poco hicieron para evitar la tandeada que les propinaron en Gringolandia. Al final el marcador global quedó 5-0 ya que también habían perdido 1-0 en la Cueva el miércoles pasado.

La “S” fue un equipo sin alma, que propuso poco y que no pudo hacer un solo remate a marco en los 90 minutos.

El Union no se guardó nada y entró con todo desde la inicial, etapa en la que el Monstruo se salvó de unos tres golcitos fácilmente.

Sin goles. Desde los primeros minutos, el Philadelphia provocó jugadas peligrosas y al minuto 5 el volante Jamiro Monteiro cobró un tiro de esquina que recibió Alejandro Bedoya, quien se la sirvió al defensor Jakob Glesnes en el área para rematar, pero la bola pegó en el palo. Se salvó el Sapri del primero de la noche.

El cuadro dirigido por Jim Curtin le dio tanto trabajo a la defensa morada que los tibaseños no lograban pasar de la media cancha. Monteiro, Bedoya y el polaco Kapcer Przybylko fueron de los más constantes en el área rival.

Al minuto 18, el cuadro local volvió a poner en aprietos a los tibaseños. Przybylko se acercó solo al marco del meta Aarón Cruz y disparó al área, pero el portero tico detuvo la pelota.

A Aarón hay que hacerle un campito aparte, porque fue el único que sacó la cara por el equipo y evitó que la goleada fuera aún más escandalosa.

A otro morado que hay que mencionar es a Ricardo Blanco, pero por un aspecto negativo.

El lateral fue abucheado por la afición del Union cada vez que tocó la pelota. Los aficionados estaban con sangre en el ojo por la fuerte entrada que le pegó el tibaseño al defensor Kai Wagner en la Cueva.

La jugada fue tan artera que se hizo viral en muchas partes del mundo y en Tiquicia sirvió para que muchos hicieran memes comparando el levantín con los que se ven en las corridas de toros en Zapote.

Volviendo al duelo, una de las pocas jugadas del Sapri en la incial fue al 20′ cuando Christian Bolaños cobró un tiro libre, Esteban Espíndola se acercó al área para rematar, pero la bola pasó cerca del marco del jamaiquino Andre Blake.

Dos minutos después, el mediocampista Jedwin Lester inició una buena jugada colectiva y le envió la pelota a Bola, quien la envió al centro y le cayó a Espíndola. El defensa remató de cabeza, pero el globo salió desviado.

En los últimos minutos de la primera parte, al 39′, el germano Przybylko dejó ir la oportunidad de abrir el marcador, cuando remató con la derecha a quemarropa, pero la bola se desvió al costado derecho.

Nada que hacer. Apenas arrancó la inicial se cayó el Saprissa y feo.

Los chamacos del Sapri, como Jordy Evans, poco pudieron hacer ante el poderío del equipo gringo. Twitter Concacaf
Los chamacos del Sapri, como Jordy Evans, poco pudieron hacer ante el poderío del equipo gringo. Twitter Concacaf

Al 45, Michael Barrantes cometió una falta sobre el mediocampista Anthony Fontana que el árbitro Fernando Guerrero consideró penal pese a que ni en las repeticiones quedaba claro si la infracción había sido dentro o fuera del área.

Dos minutos después Monteiro hizo el primero para el Philadelphia y ahí, como dicen popularmente, se abrió la lata.

Al 51′ Przybylko anotó de cabeza tras un excelente cobro de tiro de esquina.

El Monstruo no terminaba de digerir el segundo cuando llegó Anthony Fontana para hacer el tercero. Fontana recibió la bola de Jamiro Monteiro y anotó con la derecha.

Roy Myers intentó espabilar a sus muchachos con el ingreso de Jimmy Marín al 65 y 10 minutos después tuvo la opción de marcar el de la honra tras un excelente pase de Daniel Colindres, pero al volante, que estaba solo frente al portero, se le torció la jupa.

El Monstruo se trajo un global de 5-0 para la casa. foto Twitter Concacaf
El Monstruo se trajo un global de 5-0 para la casa. foto Twitter Concacaf

Y como en el fútbol el que no las hace, las ve hacer, Monteiro cerró la goleada al 89′, aprovechando un fallonazo del joven defensor Jordy Evan, quien le hizo un excelente pase y le recetó el cuarto al Sapri.

Para suerte de los morados, el árbitro tuvo piedad y no repuso más minutos.