Karol Espinoza.2 agosto, 2018

Desde que Jonathan Moya fue presentado como jugador de Alajuelense, el pasado 23 de mayo, el papá del delantero puede gritar a los cuatro vientos que es un manudo hasta la muerte.

Don Juan Luis con su nieto Julián, hijo de Jonathan Moya. Cortesía Jonathan Moya.
Don Juan Luis con su nieto Julián, hijo de Jonathan Moya. Cortesía Jonathan Moya.

Don Juan Luis Moya, conocido en Santa Elena de Monteverde como “Moya", le pidió al rojinegro que por favor le regalara la camiseta de la Liga que usó el día de la presentación, por lo que Jonathan tuvo que decirle a Fernando Ocampo, presidente del equipo, que si se la podía dar y así hacer feliz a su progenitor.

"La quería porque casi siempre, cuando usa una camiseta (Jonathan), de una vez la trae y se la pido, más que iba a vestir los colores de la Liga. Cuando me la trajo, me la puse de una vez, me tomaron una foto y me quedó bien porque hacemos la misma talla, solo que él es más grande“, cuenta “Moya” papá, fiebre que guarda hasta la chema morada que usó su hijo cuando estuvo con los tibaseños.

De hecho, en Monteverde le han dicho que ahora sí está más que feliz con la presencia de su hijo en la casa manuda, después de haber jugado las últimas temporadas con el archirrival.

“Desde carajillo siempre fui liguista. Siempre veía los juegos de la Liga y de Saprissa. En mi casa, mi papá era herediano, mi mamá liguista. Mis hermanos algunos van con Cartago, otros son heredianos, saprissistas; hay de todo”, Juan Luis Moya, papá de Jonathan Moya, jugador de Alajuelense.
Le costó ver a Jonathan vestido de morado

Don Juan Luis recuerda que cuando Jonathan jugaba con el Saprissa, al principio le costó aceptarlo por lo rojinegro que es; sin embargo, sabía que era el trabajo del tercero de sus cuatro hijos y por supuesto lo apoyó.

El orgulloso
El orgulloso "Moya" con Jonathan siendo un bebé. Cortesía Jonathan Moya.

“Siempre le dije que decidiera él, que jugara donde quisiera, porque a como tenía que tomar decisiones en la cancha, también debía hacerlo afuera", contó el señor de 56 años, quien cuenta que si por él hubiera dependido, su chamaco hubiese jugado siempre con la Liga.

El hecho de que Jonathan fuera ficha del Saprissa, provocó que don Juan Luis tuviera que verlo anotándole un gol a su querida Liga, el 25 de marzo de este año, en un clásico empatado a tres en el estadio Alejandro Morera Soto, por la fecha 18 del Torneo de Clausura, algo que le generó sentimientos encontrados.

“Yo lo apoyaba y entonces por ahí lo tenía que celebrar y por otro lado, siendo liguista, uno se siente peor, aunque sabía lo profesional que es él”, añadió Moya.

Claro, cuando don Juan Luis se enteró de que Jonathan tenía chance de irse a jugar a la Liga, sintió que su sueño de ver a su hijo vistiendo la rojinegra por fin se haría realidad.

Pese a los rumores, Jonathan nunca confirmó su llegada a la Liga hasta el día en que fue presentado en el Morera Soto, algo que no le sorprendió a don Juan Luis, porque su hijo es muy reservado con sus cosas.

Moya se estrenó con la Liga anotando dos goles, ante Grecia, el pasado domingo 22 de julio. Foto: Rafael Pacheco
Moya se estrenó con la Liga anotando dos goles, ante Grecia, el pasado domingo 22 de julio. Foto: Rafael Pacheco

"Uno estaba en suspenso con eso, Jonathan ha sido muy reservado, uno decía: '¿será cierto o mentira? (que iba para la Liga). A mí no me contó porque sabía que yo ando contando.

“Yo me pongo feliz de todo lo que nos cuenta, hay cosas que se reserva. Nos dimos cuenta (que firmaría con la Liga) cuando estaba terminando el campeonato y solo entre la familia lo conté, ni a mi mamá (Carmen Ramírez) le había contado porque ella es liguista hasta la muerte, entonces hasta que no fuera cierto, no dije nada”, añadió este maestro de obras, fiebre de ir al estadio cada vez que puede a echarle porras al delantero.

“En Monteverde la gente goza, me dicen pansista molestando, saben que yo tengo que apoyarlo (a Jonathan). Me dicen que ahora sí estoy feliz y les digo que sí”, Juan Luis Moya, papá del manudo Jonathan Moya.

Don Juan Luis también tocó la pecosa en sus tiempos, fue portero por 18 años con el equipo Lourdes de Abangares, después pasó a ser delantero y acabó como goleador, un hecho que también vivió su hijo porque Jonathan inició en el fútbol como arquero.

El gusto por el fútbol hizo que don Juan Luis le enseñara a patear con la pierna izquierda a Moya, pese a ser derecho, algo que también le está enseñando a sus nietos.

El sábado pasado, don Juan Luis vino desde Santa Elena de Monteverde a ver el partido que la Liga perdió 2-1, contra el Municipal de Pérez Zeledón, en el Morera Soto, y como es habitual, le dio varios consejos al rojinegro después de la mejenga, donde cree que a los manudos les faltó ganas.

“Yo lo regaño, en el primer partido (que la Liga le ganó 4-1 a Grecia, el domingo 22 de julio), lo regañé porque hizo algo ahí que le sacaron tarjeta amarilla, se la ganó a puro gusto. Le dije que no hiciera eso nunca y menos que era (una jugada) lejos del área”, señaló Moya, vecino de Monteverde desde hace 25 años.

La camiseta que usó el día de la presentación con la Liga, terminó en manos de don Juan Luis, papá del delantero manudo. Archivo/ Shirley Vásquez, corresponsal
La camiseta que usó el día de la presentación con la Liga, terminó en manos de don Juan Luis, papá del delantero manudo. Archivo/ Shirley Vásquez, corresponsal

Al preguntarle a “Moya" cómo es su único hijo varón (tiene 3 hijas más), los elogios son muchos y por eso lo describe como un muchacho obediente, excelente, al que recibieron en la casa durante dos meses después de un frustrado paso por el fútbol de Ucrania en el año 2016.

“Aquí estuvo de panadero, se unía conmigo a batir mezcla (de cemento para la construcción), a jalar carretillos; él es feliz estando conmigo. Somos felices, lo vemos poco”, indica el manudo.

Sobra decir que como fiebre liguista, don Juan Luis cree que en este torneo por fin ganarán el campeonato que se les niega desde diciembre del 2013 y considera que su hijo será el goleador del equipo, calculando que anotará 18 o 20 goles, de los cuales le encantaría que le dedique alguno.

“De los dos primeros goles (ante Grecia) no nos dedicó ninguno, esos fueron para Dios. Me gustaría que cuando haga alguno, me lo dedique a mí, a la mamá o al hermano. Me gustan los goles que hace de cabeza o con la pierna izquierda”, reveló el popular “Moya”.

Jugando con Saprissa, Jonathan le anotó a la Liga en un clásico. Foto: Rafael Pacheco
Jugando con Saprissa, Jonathan le anotó a la Liga en un clásico. Foto: Rafael Pacheco