.23 diciembre, 2018

Ver al luchador Andrew Johnson forzado a cortarse el cabello para permitirle competir en una competencia escolar de lucha grecorromana dejó al mundo con la boca abierta, ya que muchos califican el hecho como racista.

Jonhson estaba compitiendo en una escuela secundaria de Nueva Jersey, Estados Unidos, cuando la jueza principal del evento, Alan Maloney, obligó al competidor a cortarse parte de su cabello, para permitirle continuar en la competencia.

Johnson, que accedió al corte de pelo, acabó llevándose la victoria ante su contrincante. A pesar de ello, el luchador terminó sumamente afectado y con lágrimas. Luego de salir como ganador, se marchó cabizbajo entre las muestras de solidaridad de sus compañeros.

La decisión de Maloney fue considerada de inmediato como racista y discriminatoria hacia el combatiente.

Las acciones del juez causaron indignación total durante el torneo de lucha grecoromana, el cual se realizó el pasado viernes.

La Asociación de Atletismo Interescolar del estado recomendó suspender de sus funciones a la árbitra Alan Maloney, criticada en el 2016 por dirigir un insulto racial contra un árbitro negro, hasta que se aclare el asunto. La División de Derechos Civiles abrió la investigación sobre el caso.

Una mujer que contestó el teléfono a un número que aparece bajo el nombre de Maloney, afirmó que la reacción del público fue exagerada, ya que la árbitra simplemente cumplió con las normas.

Momento en que Andrew Johnson, sufría el corte de su cabello, tipo rasta, para poder seguir compitiendo en un certámen ce lucha grecoromana en New Jersey, Estados Unidos. Foto Facebook / Atlanta Black Star
Momento en que Andrew Johnson, sufría el corte de su cabello, tipo rasta, para poder seguir compitiendo en un certámen ce lucha grecoromana en New Jersey, Estados Unidos. Foto Facebook / Atlanta Black Star

Los luchadores pueden usar fundas reglamentarias para el cabello durante los combates, según las reglas de lucha establecidas por la Federación Nacional de Asociaciones Estatales de Escuelas Secundarias de EE. UU., reporta NJ.com. Si el pelo de un luchador en su estado natural se extiende por debajo del lóbulo de la oreja o toca la parte superior de una camisa normal, se requiere que se lo cubra con una funda para el cabello.

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) de Nueva Jersey escribió vía Twitter que lo sucedido no tiene que ver con el cabello, sino con la raza. “¿De cuántas maneras diferentes se intentará excluir a las personas negras de la vida pública sin tener que declarar su intolerancia?”, se indignó la ACLU. “Lamentamos que te haya pasado esto, Andrew. Esto fue discriminación, y no está bien”, se leyó en el mensaje.

El video de los hechos fue compartido en las redes sociales, y los internautas calificaron el incidente de “racista”. Una usuaria comentó en Twitter que Johnson “persistió y ganó”. “¡Pero fue humillado! ¡Muy mal!”, agregó.