Deportes

Rebeldía morada: Saprissa sigue sin recibir el fútbol en su corazón y ahora cayó ante el Herediano

Monstruo no ha ganado en los últimos cinco partidos al mando de Paté Centeno

Saprissa volvió a demostrar que el discipulado de su rey Paté pinta para ser muy corto y que aquella frase del exvolante donde dice que hay que recibir el fútbol en el corazón no se la compra o, de momento, no se la entiende nadie del equipo.

Los morados cayeron 2-0 ante el Herediano con una defensa que se vio superada por la velocidad de los laterales rojiamarilllos y sumaron así cinco juegos sin ganar.

Saprissa se mantiene en zona de clasificación, sin embargo, con lo visto en los últimos partidos, el domingo podría salir de los cuatro primeros puestos, siempre y cuando pierda el clásico el sábado y Cartaginés y Herediano ganen sus respectivos juegos.

Todo esto pasaría a falta de dos fechas para el cierre de la primera fase y para poner la cosa peor, si los morados caen en Alajuela y Pérez Zeledón gana ese día al Santos, los tibaseños no podrían aspirar ya a ser primeros de la tabla, privilegio que le asegura jugar la gran final.

Unido a eso, se quedaron sin Mariano Torres para visitar a los manudos, después de ganarse la quinta amarilla, al 59′, por reclamar.

Pero bueno, bastante sufrimiento cargan los fiebres que querían a Paté en su equipo como para pintarles el panorama tan oscuro con tanta anticipación.

Los fallos de siempre

Para empezar, este miércoles Wálter Centeno mejoró su chaine, llegó en jeans y suéter rosado, e hizo cinco cambios en la alineación con respecto al equipo que cayó el domingo anterior 5-3 ante el Santos de Guápiles, con la esperanza de que, así como él, su equipo también se viera mejor en la cancha.

Para eso utilizó como titulares a Kevin Briceño, Rubilio Castillo, John Jairo Ruiz, Ricardo Blanco y Alejandro Cabral, en una clara señal de que no quería improvisar, pero bueno, la historia fue la misma y en el primer tiempo perdían 2-0.

El juego empezó enredado y con mucha falta, ahí incluido un reclamo de penal de los florenses, a los 20 segundos, por una mano de Ricardo Blanco que el central Adrián Chinchilla no vio así.

Saprissa tuvo la primera clara de gol al minuto 15 cuando Michael Brrantes envió un centro al área por la banda izquierda, cabeceó Rubilio y desvió con la mano derecha el portero Daniel Cambronero.

Esa jugada y un tiro libre de Johan Venegas desviado con las manos por Cambronero, serían las únicas opciones de los morados en la primera parte.

Del lado rojiamarillo, al 23′, Berny Burke le puso un pase perfecto a Jimmy Marín, quien le robó la espalda a la defensa e intentó bañar a Briceño, sin embargo, le dio mal a la bola y la envió encima del horizontal.

El Team insistió y en un pase desde su propia área, la bola la ganó Luis Díaz por la banda derecha, dejó botado a Barrantes por velocidad, sirvió al área a Maynor Escoe y el exmorado tocó atrás para que un solitario Marín tocara abajo para el 1-0, al minuto 30.

Nueve minutos después cayó el 2-0, esta vez fue Burke el encargado de quebrarle la espalda a Blanco por la izquierda, envió el balón a Tejeda y éste la sirvió atrás para que Rándall Azofeifa se acomodara y rematara directo al marco, con la complicidad de un desvío de Alejandro Cabral.

Con este panorama, Paté reunió a sus jugadores al final del primer tiempo en medio de la cancha, probablemente para ver cómo arreglaban la bronca, aunque por las caras, no se les veía nada positivos y así pasó en ese segundo tiempo.

Reiniciado el choque, a los tres minutos, hubo un tiro libre de Marín, la pecosa le quedó a Salazar solo frente a Briceño, pero no se acomodó nunca y el arquero tibaseño se dejó la bola.

Al 56′, Blanco cometió penal contra Díaz al sujetarlo de la camiseta en el área, no obstante, de nuevo el central no lo vio o no lo quiso ver y se quedó sin pitarlo.

Ante este panorama, Paté sacó a un John Jairo Ruiz que pasó sin pena ni gloria y mandó a la cancha a Juan Bustos Golobio, intentando tener mejor dominio de balón y evitar los ataques florenses.

A estas alturas de la mejenga, la desesperación se adueñó de los morados y eso quedó evidenciado en los reclamos de Torres, los cuales le costaron una amarilla que lo alejará del clásico ante Alajuelense el sábado, o a un Rándall Leal golpeando a Díaz en la lucha por una bola.

El único destello claro de los morados se dio al minuto 68 tras un servicio de Golobio a Torres, el che remató entrando al área, Cambronero desvió y antes de que la bola se fuera rebotando directo al marco, Tejeda metió la pata y la desvió.

En la última jugada del partido fue Leal el que se comió el gol al no cerrar frente al marco, aunque ya la crisis morada estaba más que creada.