Deportes

Ryan Bolaños, el surfista que llegó al fútbol

Ryan Bolaños pasó la infancia entre las olas y las canchas de fútbol

Escuchar este artículo

El lateral izquierdo del Deportivo Saprissa, Ryan Bolaños, es un apasionado del surfing, deporte que practicó con seriedad en su niñez y adolescencia, pero al final se inclinó por el fútbol.

Ryan anotó el miércoles el gol del triunfo del equipo morado ante el Santos de Guápiles, con un certero cabezazo y festejó con todo su primer gol del torneo y de forma especial, pues sus padres estaban en el Ebal Rodríguez.

Bolaños sorprendió en la formación de Jeaustin Campos no solo porque no venía jugando y por el gol, sino porque lo hizo de defensa central y lució bien.

A Ryan le gusta rematar de media distancia, pero el jueves demostró que también va bien por las alturas.

La Teja contactó a doña Yokonda David, mamá del futbolista y nos contó detalles poco conocidos del origen de Bryan.

“Nosotros somos de Cahuita y tenemos un negocio, un restaurante y unas cabinas que se llaman Reggae Bar Cahuita y con el que hemos dado sustento a la familia”.

Nos contó que de niño, a Ryan le gustaba el surfing, y que se iba al mar a sacar piruetas en las olas.

“A él le gustaba mucho, él lo practicó por un tiempo hasta que se decidió por el futbol, pero en el surfing lo invitaban a torneos”.

413 minutos jugados lleva Ryan Bolaños en el torneo, con 5 partidos de titular y 4 de suplente.

Según nos contó su mamá, Ryan siempre fue tímido, pero le encantaba el mar y las olas y cada vez que visita a la familia, papá y tres hermanas, lo pasa bien bonito con las cosas que le gustan.

Familia del defensor del Saprissa, Ryan Bolaños. Cortesía.

“Nunca perdió la humildad, él ya es conocido en el barrio, pero ahora más y siempre saluda a todos”, expresó la señora.

Otra faceta que poco se conoce de Bolaños es que se la juega de lo bonito en la cocina.

“Nosotros le enseñamos a cocinar y él está educado para vivir solo porque sabíamos en lo que se iba a meter”, expresó doña Yokonda.

Sin embargo, la felicidad de la familia por el gol de Ryan ante el Santos contrasta un poco con la dura realidad que viven los empresarios del turismo.

“Este es uno de los momentos más difíciles, por el alto costo de la vida. Mayo y setiembre de cada año siempre son duros, pero en los últimos tiempos se ha puesto bien difícil la situación”, comentó doña Yokonda.

Ryan tiene tres hermanas, Jennell, Nyar y Naya. También tiene un sobrino llamado Jahtey, que está feliz con su tío futbolista.

Doña Yokonda dice que en el estadio ella estuvo muy tranquila, pero el papá, el fan número uno de Ryan, según contó, sí estaba como loco.

“Yo soy más reservada, le doy un abrazo cuando nos vemos, no me gusta llamar la atención, soy de bajo perfil”, añadió la mamá.

Apoyo familiar

Recordemos que Bolaños inició su andar en el fútbol cuando tenía 10 años y era la hermana mayor quien se lo llevaba en bus a entrenar al centro de Limón. Iba dos veces por semana, después de la escuela, porque no podía dejar el estudio.

En Limón hizo su debut en primera división y luego lo contrató el Cartaginés, donde mostró gran nivel para después dar el salto al Saprissa.

Ese paso al cuadro morado fue fundamental en la vida familiar, pues hizo volcado al papá, que era seguidor de Alajuelense.

“Nosotros le hemos ayudado, pero el esfuerzo lo pone él día a día, con su responsabilidad, con el hecho de concentrarse, el hecho de levantarse temprano y poco a poco se fue adaptando para aprender a valerse por sí mismo”, dijo la orgullosa madre.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.