Andrés Mora.4 junio

El amor por Saprissa es tan grande que no son suficientes los 51.100 mil kilómetros cuadrados del territorio costarricense y decidió expandirse por el mundo.

La pasión por la chema morada es tan grande que en Argentina, El Salvador y Estados Unidos se crearon unas filiales (no oficiales) muy particulares que lucen con mucho orgullo los colores del club tibaseño.

“En la gente ha tenido un gran impacto, todos dicen que muy bonito, que estaba fuera de lo común”, David Serrano, saprissita salvadoreño.
Fabián con el número cuatro jugó como los grandes con la morada. Foto: Cortesía
Fabián con el número cuatro jugó como los grandes con la morada. Foto: Cortesía

Son equipos de mejengueros que se autodenominaron “Saprissa” por puro amor. En suelo gringo lo lideran aficionados costarricenses que radican en este país, pero en suelo argentino y salvadoreño, son ches y cuscatlecos los que lucen esa chema con el pecho hinchado.

Confirmadas las nuevas fichas de la S
El Monstruo hizo oficial este lunes las llegadas de José Rodolfo Alfaro y Yael López al primer equipo en condición de préstamo por parte de Carmelita. Alfaro juega como volante y López como lateral derecho.
Cusclatlecos son saprissistas por los cuatro costados

En la colonia (barrio) Costa Rica en San Salvador (capital de El Salvador) tienen su propio Monstruo. Además los que visitan ese país podrían transitar por ejemplo, por el pasaje Puntarenas o por la avenida Irazú, todo tiene mucha relación con nuestro país.

En esa colonia, David Serrano es uno de los líderes del Saprissa salvadoreño.

Se armaron bonito en El Salvador, uniforme completo del Monstruo. Foto: Cortesía
Se armaron bonito en El Salvador, uniforme completo del Monstruo. Foto: Cortesía

“Todo ha sido porque el creador del equipo Saprissa (Ricardo Saprissa Aymá) habitaba aquí, tenía su empresa entre los años 70 y 80 que se llamaba Martínez y Saprissa, de hecho todavía existe en esta colonia y ahí venden cosas de canopy y de lona”, contó David, quien comentó que un tío suyo trabaja allí.

“Nosotros le llamamos Saprissa, el equipo tiene ya tres años de estar, pero hasta ahora usamos el uniforme de los morados, esta es la primera vez”, agregó.

El cuadro de fútbol sala está conformado por compas del barrio, juegan en un torneo aficionado en la cancha La Zona. David tiene una empresa de zapatos de payasos de nombre Canopelis y también es patrocinador del cuadro.

Salvadoreños orgullosos en la Cueva viendo al Sapri de sus amores. Foto: Cortesía
Salvadoreños orgullosos en la Cueva viendo al Sapri de sus amores. Foto: Cortesía

Con los resultados andan igual que al Sapri tico, porque en el primer torneo llegaron a la final y perdieron, en el segundo también llegaron a la final y salieron campeones. Están en el tercer torneo, donde les toca defender el título.

Decidieron usar el uniforme del Monstruo porque David vino con su hermano a Tiquicia para vender zapatos y fueron a la Cueva a ver a la "S" en acción y se llevaron un par de chemas originales.

“Todos los amigos nos dijeron que la camiseta estaba muy chiva y de ahí sacamos la iniciativa. Uno de nuestros amigos trabaja donde subliman ropa deportiva y como queríamos que quedara bonita, le dijimos que se apegara a la original y quedó muy bonita. Todos pusimos un poco de dinero y mandamos a hacerlas”, señaló Serrano.

David (izquierda) vino con su hermano y se llevaron hasta un monstrito. Foto: Cortesía
David (izquierda) vino con su hermano y se llevaron hasta un monstrito. Foto: Cortesía

Ellos la hicieron redonda, ya que mandaron a hacer el chaine completo, pues hasta las medias son iguales a las del Sapri.

“Cuando todos vieron el uniforme dijeron: “puya (significa admiración) el Saprissa” y todos pidieron que nos tomáramos fotos. Les dijimos que las habíamos traído de Costa Rica y en la gente ha tenido un gran impacto, porque todos dicen que es muy bonito y es fuera de lo común. Es algo que solo nosotros tenemos”, rajó el salvadoreño.

Eso sí, David fue sincero, ya que solo el 80% del equipo se declara saprissista, porque al resto ni fu ni fa. Aunque él tiene colgada una bandera del Sapri en su taller de zapatería, incluso recordó que su papá estuvo viviendo en nuestro país.

“Mi papá vivió en Costa Rica cuando se dio la guerra aquí, porque allá le dieron asilo, por lo que también es un sentimiento muy fuerte. Él es seguidor del Saprissa, vemos los partidos que pasan en ESPN y estamos muy pendientes del equipo”, comentó.

La provincia de Neuquén es morada

De El Salvador brincamos a Argentina, donde en la provincia de Neuquén brilla un grupo de ches, que son moradísimos.

En suelo argentino al grupo lo lideran los hermanos, Milton y Matías Garro, quienes se hicieron seguidores del Monstruo porque se casaron con dos hermanas costarricenses. Marilyn (pareja de Milton) y Yariela (pareja de Matías) ambas de apellido Bermúdez y oriundas de la provincia de Alajuela.

Los hermanos Milton y Matías Garro han armado su Saprissa argentino. Foto: Cortesía
Los hermanos Milton y Matías Garro han armado su Saprissa argentino. Foto: Cortesía

Yariela y Mati se conocieron por medio de Facebook y estuvieron varios meses escribiéndose y a punta de videollamadas, hasta que decidieron verse en suelo argentino. Después sus hermanos se conocieron y también hicieron buena química.

Los hermanos argentinos hicieron un trato, ellos se convertían en fiebres morados y ellas de Boca Juniors.

Los ches vinieron hace un año a Costa Rica y por supuesto que fueron a apoyar al equipo morado al estadio y de paso se llevaron un cargamento de camisetas, porque están usando las originales de la "S" originales en Argentina.

“Trajimos una equipación de diez camisetas y ya nosotros teníamos una cada uno porque ellas nos trajeron, entonces completaron el juego. El equipo tiene una mezcla porque jugamos tres hermanos y otros amigos del barrio Don Bosco Tercero”, contó Milton.

Están jugando en dos torneos de fútbol ocho, uno en la cancha de La Macía y otro en un sitio conocido como CAZ.

Los argentinos tienen uniforme del morado y del blanco. Foto: Cortesía
Los argentinos tienen uniforme del morado y del blanco. Foto: Cortesía

“La camiseta les gusta a todos, los que se la ponen y los que la han visto, por los colores y todas la marcas. Todos se sorprenden cuando les contamos nuestra historia”, confesó Matías.

Aunque confesaron que es muy complicado tirarse los juegos del Sapri, tienen la aplicación de la Unafut en sus celulares por lo que están actualizados con los resultados del Monstruo y la tabla de posiciones.

Lincolnton vibra con el Sapri

En la ciudad de Lincolnton, Carolina del Norte, Estados Unidos, hay un grupo de costarricenses que asusta a sus rivales con la camiseta del Sapri.

Juan Carlos Villalobos es el responsable del equipo, tiene once años en Gringolandia y es oriundo de El INVU Las Cañas. Allá trabaja como operador de máquinas de torno de precisión.

Morados sacan caja por el Saprissa en Carolina del Norte. Foto: Cortesía
Morados sacan caja por el Saprissa en Carolina del Norte. Foto: Cortesía

“Somos todos puros ticos, todos del mismo pueblo, jugamos fútbol nueve en una cancha que es de una escuela, la Lincoln Charter School”, contó Villalobos.

El cuadro se armó desde hace más o menos nueve años y se llamaron “21” porque son un grupo de amigos que jugaban cartas y eso era lo que los unía. Por supuesto que también les dicen “Los Ticos”.

La razón por la que empezaron a usar el uniforme de la "S" es chistosa.

“La persona que tenía los uniformes que nosotros usamos decidió no volver al equipo y como todos somos saprissitas juntamos las camisetas que cada uno tenía. Estuve en Costa Rica hace un mes y estamos pensando comprar uniformes de los nuevos”, confesó don Juan Carlos.

Ellos juegan en un torneo de la ciudad contra cuadros conformados por hondureños, mexicanos e incluso otros ticos.

Los morados en América pasan siempre bien informados porque son muy compitas de la gente de Saprimomentos, quienes en sus redes sociales informan sobre toda la actualidad del Monstruo.

Sin duda, la chema morada se pasea por mucho campos de juego del mundo y la mayoría de los que la portan también llevan al equipo en el corazón.