Andrés Mora.8 septiembre

Los morados regresaron flojitos y no de la panza para golear, muy fácilmente, 6-0 al Municipal Grecia.

El querido chamaco morado, no mordió a nadie, solo al rival pero con sus goles. Foto de jorge Castillo
El querido chamaco morado, no mordió a nadie, solo al rival pero con sus goles. Foto de jorge Castillo

Fueron once días de angustia para los futbolistas morados, no jugaban desde el pasado 28 de agosto tras el ataque de la bacteria Salmonela en 16 personas del equipo, incluidos algunos miembros del cuerpo técnico. Se enfermaron después del viaje a El Salvador para jugar los octavos de final de la Liga Concacaf contra Santa Tecla.

Los que terminaron con dolor de estómago, pero del colerón, son los griegos porque no les salió ni la llorona en el Estadio Nacional.

El equipo de Luis Diego Arnáez fue casa en la Joya de La Sabana y estaba pelada, no parece haber sido gran negocio disputar la mejenga ahí.

Y en lo futbolístico menos, porque se fueron al descanso con cuatro en el saco y les salió barato.

Monstruo resolvió rápido

En los primeros segundos la defensa del Sapri pegó un sustillo porque casi fallan en salida, pero no pasó a más.

Más bien, el cuadro morado se fue para arriba y al minuto dos encontró el primer gol. Johan Venegas dominó con espacio en la media cancha, corrió un poco y se la sirvió a Manfred Ugalde que enfrentó al portero de Grecia y con buen toque lo venció para el 1-0.

Manfred volvió al gol y como le cuadra, por partida doble. Foto de jorge Castillo
Manfred volvió al gol y como le cuadra, por partida doble. Foto de jorge Castillo

Arnáez no había asimilado el primero cuando cayó el segundo.

Fue al minuto cuatro, en un tiro de esquina que cobró Marvin Angulo, Christian Bolaños y Venegas se estorbaron para cabecear, pero la pecosa les quedó ahí a la par al Cachetón que de zurda la mandó al ángulo.

El guardameta, Keilor Díaz, tuvo muchísimo trabajo. Marvin Angulo lo probó de larga distancia y voló bien. La goleada no fue culpa suya.

Después era una tapada tras otra porque lo tenían bombardeado de todos lados.

Pero lamentablemente para él, Keilor tuvo que ir a sacar otra bola del fondo al minuto 36. Kevin Arrieta vendió al equipo perdiéndola en salida, Suhander Zúñiga se la quitó, se la pasó a Manfred que vio a Marvin Angulo solo, y este ni lerdo ni perezo, sacó un derechazo cruzado para el 3-0.

Ya eso no era fiesta, era un carnaval del Monstruo que redondeó al 39 gracias a una defensa que era un coladero.

Bola y Johan se marcaron solos, pero al final siempre Venegas terminó anotando golcito. Foto de jorge Castillo
Bola y Johan se marcaron solos, pero al final siempre Venegas terminó anotando golcito. Foto de jorge Castillo

Bolaños entró por derecha, una vez más le ganó el duelo a Yeremy Araya y centró a Manfred que se barrió para definir su segundo personal del día y cuarto en la cuenta morada.

Para suerte de los griegos, Juan Gabriel Calderón pitó para ir al descanso y paró la masacre.

A los griegos les pasó exactamente lo mismo que a Jicaral en la fecha seis. Salieron al descanso con el saco lleno, también con cuatro pepinos.

Kevin Briceño apenas y se vio en algunas jugadas, que no lo comprometieron. Foto de jorge Castillo
Kevin Briceño apenas y se vio en algunas jugadas, que no lo comprometieron. Foto de jorge Castillo
¿Ya para qué?

En la segunda parte Grecia mostró, por lo menos en los primeros minutos, una cara muy diferente, pero ¿ya para qué? Si tenían cuatro goles guardados y era muy complicado que recuperaran por lo menos un punto.

Al minuto 51, Harry Rojas pudo hacer el de la honra, pero el remate de zurda se fue ligeramente desviado.

Después fue Mauricio Castillo, al 61, que se tuvo confianza, sacó un zurdazo desde fuera del área que iba para adentro, pero Kevin Briceño se tiró con todo y la sacó.

Bolaños se jugó un partidazo en la joya de La Sabana. Foto de jorge Castillo
Bolaños se jugó un partidazo en la joya de La Sabana. Foto de jorge Castillo

Los griegos no contaban con la astucia de Bolaños, que como premio al gran partido que se jaló, al minuto 64 recibió solo por derecha, corrió hasta entrar al área y definió como los grandes para el 5-0.

Regresa con gol

Ya en el juego había debutado de titular, Roy Miller. Su primer juego en esta nueva etapa como morado, pero con la flojera de goles, Wálter Centeno se animó y mandó a debutar también al delantero David Ramírez y hasta con golcito salió.

David entró al minuto 65 y doce minutos después, gracias a un centro de Rándall Leal, puso el sexto con un gran cebezazo.

Pudieron haber sido más, pero la misma tranquilidad morada los traicionaba y sino ahí estaba Keilor que tapó un montón.