Andrés Mora, Sergio Alvarado.19 mayo
La cancha no aguantó el baldazo, pareció la Cueva. Foto: John Durán
La cancha no aguantó el baldazo, pareció la Cueva. Foto: John Durán

Los aficionados a Palmares y Jicaral deberán esperarse hasta este lunes a la 11 a.m. para saber cual de los dos jugará la gran final de la Segunda División ante Guanacasteca, esto porque el partido no pudo terminarse por el aguacero que cayó sobre territorio palmareño.

La mejenga estaba buena, ganaban los locales 1-0, (2-2 en el global pero con ventaja Palmares por el gol visita) y pintaba para una segunda parte reñida, pero no se pudo porque la cancha estaba empozada y por las condiciones del estadio Jorge “Palmareño” Solís era imposible que el agua drenara en dos horas para poder reanudar el partido.

Además, el estuche no cuenta con una iluminación aprobada por Unafut, por lo que no se podía jugar después de las 5 de la tarde, esto porque había posibilidad de ir a tiempos extra y penales, algo que no se iba a poder por falta de luz.

El delegado de Liga de Ascenso, los árbitros y los equipos no le dieron muchas vueltas al asunto, en dos toques tomaron la decisión de jugar lunes por la mañana, aunque algunos aficionados jicaraleños estaban haciendo malas caras y reclamaban que les devolvieran la platica de la entrada.

La afición tuvo que huir porque fue demasiada el agua que cayó. foto: John Durán
La afición tuvo que huir porque fue demasiada el agua que cayó. foto: John Durán

“Ni modo, se hace lo que por reglamento está, hace quince días no estaba lloviendo y yo lo programé hace quince días, había que hacerlo así. Yo esperaba que a como había pronosticado el meteorológico que el verano se iba a prolongar, íbamos a tener clima agradable”, comentó el presidente de Palmares, Mario Ávila.

Mario lamentó que se jugará con poca gente, algo que quita emoción y además podrían resentir los futbolistas, pues los aficionados son un empuje motivacional.

En cuando a los visitantes, su presidente Roy Barrantes señaló que suponían que algo así iba a pasar y ya tenían reservado campo en el hotel del Proyecto Fedefutbol - Plycem para quedarse este domingo.

"Si en el transcurso de la semana usted ve lunes, martes, miércoles, jueves, viernes el comportamiento de estas lluvias son de la 1 en adelante, cuando llegamos se veían las nubes amenazadores”, reconoció Barrantes.

Era imposible que la bola corriera en esas condiciones. Foto: John Durán
Era imposible que la bola corriera en esas condiciones. Foto: John Durán

Hay que recordar que el ganador de esta final se enfrentará a Guanacasteca para saber cual será el nuevo inquilino de la primera división, tomando el campo que dejó vacío Carmelita esta temporada.

Bien jugado

Era un partido típico de la segunda, los futbolistas se entregaban por completo y peleaban cada balón.

Lamentablemente fue suspendido el juego porque había un gran ambiente en el Palmereño Solís. Foto John Durán
Lamentablemente fue suspendido el juego porque había un gran ambiente en el Palmereño Solís. Foto John Durán

El cuadro obligado era el local, estaba un gol abajo después de que los porteños le habían dado vuelta al marcador en el primer partido la semana pasada.

Su presión dio frutos muy rápido, apenas se jugaba el minuto ocho cuando cayó la anotación que hizo brincar al cantón de Palmares.

Fue una jugada de táctica fija por la banda izquierda, cobró Bryan Solorzano un tiro libre, lo tiró a la olla, Leonardo Adams intentó despejarla pero terminó chispeándola hacia atrás y más bien se acomodó a Nelson Chaves, quien aprovechó para marcar el tanto palmareño.

Se espera que este lunes no haya lluvia, pero tampoco habrá afición. Foto: John Durán
Se espera que este lunes no haya lluvia, pero tampoco habrá afición. Foto: John Durán

La visita no se quedó de manos cruzadas y empezó a bombardear a Cesar Segura, que le hizo honor a su apellido y le dio completa seguridad a sus compañeros, cuerpo técnico y afición.

Primero Cesar voló para taparle un remate a Wálter Chévez, después Adams también lo intentó, pero se topó con el portero que estaba hecho un completo muro.

El fútbol da revanchas y Segura se reivindicó después de los dos errores que cometió en el partido de ida y que le dieron el triunfo a los jicaraleños.

Un golcito levantó la ilusión de los palmareños y los tiene a un paso de la final. Foto: John Durán
Un golcito levantó la ilusión de los palmareños y los tiene a un paso de la final. Foto: John Durán

La jugada polémica llegó cuando el jicaraleño Jeffry Valverde iba entrando al área y fue zancadillado por Chaves.

“Desde ahí (la banca), desde Júpiter y Saturno me pareció que era penal, pero no hay que lamentarse, tuvimos algunas opciones y perfectamente pudimos haber salido en este medio tiempo con otro marcador ”, comentó Jeaustin Campos, técnico de Jicaral.

Campos estuvo de acuerdo con la suspensión, a pesar de que su equipo cerró mejor el primer tiempo.

Jeaustin y sus muchachos cerraron mejor el primer tiempo pero la lluvia los frenó. foto: John Durán
Jeaustin y sus muchachos cerraron mejor el primer tiempo pero la lluvia los frenó. foto: John Durán

“Hay que salvaguardar la integridad de los muchachos, yo siempre lo he dicho, estoy aprendiendo como se juega la liga de ascenso, hay mucho roce y es más permisivo.

"Este primer tiempo fue muy intenso, de jugadas muy divididas y tal vez con la cancha más complicada pueda pasarse la pierna un poquito, un resbalón y puede pasar una lesión en alguno de los jugadores y de eso no se trata, me parece que es prudente la medida”, comentó el técnico de jicaraleño.

La lluvia arrancó desde el minuto 35 del primer tiempo y no dio tregua.