Deportes

Una mamá verá el Mundial para amputados con mucha más emoción que Rusia 2018

Este jueves la delegación de 15 jugadores y cuerpo técnico fueron juramentados para salir la próxima semana a México

A doña Ileana Vindas no le cabe la menor duda de que su hijo Jonathan es todo un luchador por lo que cuando juró la mañana de este jueves defender los colores de Costa Rica en la Copa Mundial de Amputados, que arranca la próxima semana en México, lo hizo de todo corazón.

Hace dos años, el hijo menor y único varón de esta mamá brumosa sufrió un cáncer que lo hizo perder su pierna izquierda, pero a pesar de todo, a sus 21 años salió adelante, ese mismo carácter es el que le da confianza a la señora de que tanto su muchacho como sus compañeros se partirán el pecho por el país.

Llegar al Mundial no fue nada fácil, así como tampoco fue la recuperación para ninguno de los integrantes de este equipo, enfermedades, accidentes, males de nacimiento los pusieron en un momento contra las cuerdas, pero mediante la ayuda de muchas personas viajarán desde el martes a Guadalajara para el torneo.

“Me siento muy emocionada de ver adónde está Jonathan y como ha salido adelante para llegar a este evento tan importante, nosotros no podemos acompañarlo por el costo, pero estamos seguros que le irá muy bien”, comentó doña Ileana.

Jonathan es una ficha importante para el equipo dirigido por los exfutbolistas de primera división Harold Villalobos y Jhanny Flores, juega como volante y en un amistoso reciente disputado ante Honduras hasta se fue de doblete.

“Él sufrió de un sarcoma y cáncer en la tibia, entonces tuvieron que amputarlo, no sabíamos cómo se formó, fue un golpe que se le formó jugando bola, una pelota que le fue creciendo y creciendo, le hicieron una resonancia y nos dimos cuenta que tenía un tumor maligno”, indicó Vindas.

A la señora se le llena de orgullo el corazón al ver que su hijo saldrá el próximo martes a la 1 p. m. rumbo a México para el Mundial donde la selección jugará ante Japón el 28 de octubre, Polonia el 29 y Colombia el 30, partidos que verá con un nerviosismo mayor que el de cualquier mejenga de Costa Rica en Rusia 2018. El torneo arranca el 24 de octubre y finaliza el 4 de noviembre.

“Para ellos ha sido difícil, primero que nada dejarme ir porque soy el menor de la casa, voy con toda la convicción de dejar el país en alto y representar todos los sacrificios que han hecho mis papás por mí, todo lo que me han dado, obviamente están nerviosos, esperan lo mejor para nosotros”, dijo por su parte Jonathan.

La Sele de amputados realizará este sábado y domingo sus últimos dos entrenamientos y el martes viajarán a la que será la primera copa del mundo de amputados en la historia de Costa Rica.

Sergio Alvarado

Sergio Alvarado

Periodista de La Teja, especializado en deportes. Graduado de la Universidad Internacional de las Américas.