Adaptado de www.abc.es.2 octubre, 2018

En los campos de fútbol se han visto lanzamientos de prácticamente cualquier cosa, desde cabezas de cerdo, cáscaras de plátano, orines y hasta asientos del estadio.

Pero el partido entre el Hammarby y el IFK Gotemburgo de la liga sueca dejó una situación nunca antes vista en un terreno de juego.

Kennedy Bakircioglu anotó el tercer pepino en la goleada de su club ante el IFK. Fue de ltiro ibre directo y que colocó en el ángulo del portero rival, una verdadera joya.

Tal fue la locura que desató su gol que un aficionado de su propio equipo le lanzó un vaso con cerveza cuando el jugador se acercó a la grada a celebrarlo con la afición.

Bakircioglu, lejos de apartarse, cogió en el aire el recipiente y de inmediato se tomó un trago.

“Conseguí atraparlo y beber un poco. Creo que fue algo increíble y divertido”, aseguró el centrocampista tras el encuentro, a quien consideran un ídolo en el país nórdico.

Kennedy tuvo chance de tomar el vaso con su mano y echarse un trago. Tomado de www.ole.com.ar
Kennedy tuvo chance de tomar el vaso con su mano y echarse un trago. Tomado de www.ole.com.ar

En esa mejenga, Kennedy ingresó de cambio y fue al minuto 79 cuando logró el golazo que lo hizo festejar saboreando la cerveza y dejando con la boca abierta a muchos que esperaban que no pudiera tomar el vaso con la mano o que regara la bebida espirituosa.

El jugador, de 37 años, se retirará del fútbol en enero próximo y hay quienes dicen que con esa celebración tan particular, empezó la fiesta por su adiós al deporte más famoso del mundo.

“Creo que es mi tercer gol de tiro libre contra el Gotemburgo. Funciona bien contra el Gotemburgo”, señaló Kennedy en declaraciones reproducidas por el diario inglés The Sun.

Hay que aclarar que el futbolista aprovechó muy bien el regalo del aficionado en la grada y se tomó todo el líquido que quedaba en el vaso plástico.