Karol Espinoza.15 abril

Hernán Torres, técnico de Alajuelense, dio la nota el domingo al no dar la conferencia de prensa después de empatar 1-1 ante Carmelita.

El argumento de los manudos es que cuando llegaron a la sala de prensa, el guarda no los dejó pasar porque no contaba con autorización para hacerlo.

Y como parecía que Torres tampoco tenía muchas ganas de hablar, al oír que ocurría algo y darse cuenta que no los dejaban entrar, entonces se fue y, pese a que hubo periodistas que buscaron una impresión suya en otra área del estadio, el cafetero tampoco quiso dar declaraciones.

El comportamiento del técnico está a años luz del que tuvo el tenista Roger Federer el 19 de enero de este año, en el Abierto de Australia.

Ese día, el suizo iba a entrar al vestuario del Melbourne Park, pero cuando estaba en la puerta, el guarda le pidió la acreditación, la cual no portaba.

En ese instante, el ganador de 20 Grand Slam no hizo drama, berrinches, ni mucho menos dijo que se iba a ir.

Federer no hizo drama ni se fue porque no lo dejaban entrar. Se esperó a que le llevaran la acreditación y pudo pasar. AP
Federer no hizo drama ni se fue porque no lo dejaban entrar. Se esperó a que le llevaran la acreditación y pudo pasar. AP

Nada de eso, el atleta, de manera muy educada, esperó a que un compañero de su equipo de trabajo que venía atrás llegara, mostrara la acreditación y, en ese momento, lo dejaron entrar sin problemas. ¡Toda una muestra de educación y ubicación!

No debe haber multa

Consultado este lunes sobre el tema, Ferlin Fuentes, encargado de prensa liguista y quien acompañaba a Torres a la conferencia del domingo, señaló que no hay motivo para que los multen, pese a que el reglamento estipula el pago de medio millón de colones al técnico que no asista a hablar con la prensa después de las mejengas.

Torres no habló después del empate a uno contra Carmelita. José Cordero.
Torres no habló después del empate a uno contra Carmelita. José Cordero.

“Asistimos a la conferencia como siempre y nos indicaron (la seguridad privada) que no teníamos autorización para ingresar. Nos lo hicieron ver en dos ocasiones”, respondió el periodista.

Le preguntamos a Ferlin si apelarían una posible multa por lo sucedido con Torres, pero el comunicador insistió que no cabe la multa, repitió que ellos llegaron a la puerta de la sala de prensa de Carmelita y el guarda no los dejó pasar.

Fuentes agregó que el domingo le informaron a la Unafut lo sucedido porque era obligación hacerlo.

Con todo esto, el silencio de Torres impidió saber qué pensaba del empate a uno ante Carmelita, del mal juego mostrado por el equipo ese día y el hecho de haber perdido un gran chance de meterse en la pelea por clasificar a la segunda fase.

La Teja también intentó hablar este lunes con el oficial de seguridad privada para tener su versión; sin embargo, no ha sido posible localizarlo.

Con quienes sí pudimos conversar fue con la gente de la Unafut.

“No vamos a emitir ningún criterio por el momento, solo le puedo decir que el incidente está reportado por el comisario del partido y será competencia del Tribunal Disciplinario valorar la situación”, aseguró Hosé Pablo Molina, vocero de ese organismo.