Karol Espinoza.20 enero

Wílmer Azofeifa jugará por los próximos tres años con el Sarpsborg 08 de Noruega y vivirá así su primera experiencia internacional.

Una de las metas de Azofeifa este año es jugar y ser tomado en cuenta en la Sele. Rafael Pacheco
Una de las metas de Azofeifa este año es jugar y ser tomado en cuenta en la Sele. Rafael Pacheco

La adaptación a otra cultura, comida, idioma y hasta clima formarán parte de la aventura donde espera destacar.

Conversamos con el jugador, quien es de pocas palabras, pero siempre amable y nos reveló que la ha tocado estar con una temperatura de un grado o bajo cero, muy diferente al calor y la húmeda de Guápiles.

Mucho camino por delante
24 años tiene Wilmer Azofeifa.

–¿Cómo han sido estos primeros días en Noruega?

–La ciudad se llama Sarpsborg (igual que el equipo), está muy frío por acá. Los primeros días he estado con mi representante José Luis Rodríguez.

–¿En cuánto está la temperatura? ¿Ha tenido que comprar ropa para el frío o la llevaron desde aquí?

–Ahorita está a un grado. Yo traía alguna ropa de mi marca patrocinadora, pero el club me consiguió abrigos especiales para el frío, zapatos, guantes, gorro y con eso es más que suficiente para el frío.

–¿Cómo estuvo el viaje desde Costa Rica?

–Viajamos de Costa Rica a Dallas, Texas, luego a Londres y de ahí a Oslo.

Azofeifa y sus nuevos compañeros en su primer entrenamiento. Tomado de Instagram
Azofeifa y sus nuevos compañeros en su primer entrenamiento. Tomado de Instagram

–¿Ya está buscando apartamento?

–Estoy en un hotel que me lo paga el club y en estos días me consiguen un apartamento.

–¿Cómo le ha ido con el cambio de hora, el frío, la adaptación en estos poquitos días?

–Gracias a Dios no me afectó mucho, he tenido varios días para intentar adaptarme rápidamente. Ya he entrenado, me he sentido bien y el frío ya lo veo como algo normal, no tengo problema con él.

–¿Está nevando o simplemente está muy frío?

–Ha estado nevando, la temperatura ha llegado a estar a menos cinco grados. Yo ya conocía la nieve.

–¿En algún momento pensó que la opción de jugar en el extranjero no se le iba a dar, especialmente porque hace varios años se venía hablando de que usted iba a dejar el fútbol tico y nada que se daba?

–No, para nada, nunca, nunca he perdido la fe. Sabía que tarde o temprano Dios me iba a recompensar por mi trabajo, sabía que lo estaba haciendo bien, pero no es cuando uno lo quiere, si no en el tiempo de Él.

Gracias a Dios se dio en un muy buen momento.

Azofeifa fue uno de los mejores jugadores del torneo antepasado. Archivo
Azofeifa fue uno de los mejores jugadores del torneo antepasado. Archivo

–¿Qué le ha dicho el técnico? ¿Hay algún compañero que hable español o todos hablan inglés y noruego?

–En el club todos hablan noruego y algunos inglés. Me recibieron muy bien, me dieron una bonita bienvenida y ahora solo queda trabajar fuerte.

–¿Cómo va a hacer para comunicarse con sus compañeros?

–Hay que mejorar muchísimo más el inglés y aprender noruego. Para eso estamos acá, para aprender muchas cosas.

–¿Cómo le ha ido con la comida estos días, extraña el gallo pinto, los frijoles?

–Me ha ido muy bien, el club me da todas las comidas. No extraño el gallo pinto, ya llegará su momento de irlo a comer (a Costa Rica).

¿Cómo es la ciudad?
 Sarpsborg  es una ciudad  y  municipio de la provincia de  Østfold , destaca por tener inviernos muy fuertes, además de ser una de las  más antiguas de Noruega. Se ubica a 101,5 kilómetros del aeropuerto de Oslo.

–¿Ya ha probado ballena, foca? Comidas tradicionales por allá...

–No, he comido lo normal, salmón, camarones, ensaladas.

–¿Cuáles son sus metas y objetivos para este 2019?

–Jugar, adaptarme lo más rápido posible para jugar, ser muy importante en el club, que me reconozcan en Europa y que me den una oportunidad en la selección mayor.

–¿Su pareja se va a ir a vivir con usted allá?

–Sí, ella (Dariela Ureña) llegará en los próximos días para estar aquí conmigo.