Farándula

A Johanna Villalobos no le importa perder amistades con tal de defender mujeres

Johanna Villalobos se ha convertido en una ferviente luchadora por los derechos de las mujeres y no aguanta nada

Escuchar este artículo

A Johanna Villalobos no le importa perder amistades o que algunas personas le hagan la cruz por la firmeza con la que defiende a las mujeres.

La joven locutora se convirtió, en los últimos años, en una ferviente luchadora por los derechos de ellas y por eso no le aguanta nada a nadie, por más cercano que sea.

Ejemplo de ello es que hace unas semanas su entonces compañero en Vox F.M, Darío Durán, fue despedido porque lo agarraron grabándole el trasero a una mujer sin su consentimiento.

“Es lamentable lo que sucedió, la radio tomó una decisión y creo que esa decisión es importante para que todos aprendamos como sociedad que hay ciertas actitudes que no está bien normalizarlas”, dijo Johana cuando echaron a Durán.

La amistad entre Joha y Durán murió y ella se siente satisfecha, porque dio el ejemplo de que entre las mujeres se deben apoyar y no serrucharse el piso.

Joha es parte de una campaña llamada “Juntas somos más”, de la marca de calzado brasileña Vizzano, la cual va en pro de la unión de este género, de la igualdad y de la eliminación de la violencia contra las mujeres, quienes este 8 de marzo celebran su día. Estos zapatos se venden en las principales zapaterías del país y en Tiendas Mix.

-¿Cuánto tardó en llegar a esas convicciones feministas?

Creo que a la gente le molestan las mujeres que hablan de temas que incomodan a la sociedad, a los hombres y a las mismas mujeres. Ha sido un crecimiento personal y que me he identificado con una causa con mi género, al igual que con muchas otras iniciativas, pero yo siempre he tratado de promover el cero machismo, que nosotras tenemos un papel muy importante en la sociedad y no debemos permitir ciertas actitudes por parte de parejas, familiares y compañeros de trabajo que no se pueden tolerar actualmente.

-¿Siempre fue así o la vida la fue llevando a eso?

Creo que siempre fue así, me salí del margen de ser una chiquita callada, si algo me molestaba, siempre lo decía, desde el kínder me pasaba que había chiquitos que me jalaban el pelo y yo siempre lo decía, eso lo he tenido toda mi vida y conforme fui creciendo he sido testigo de que hay muchas actitudes que están mal y que se han normalizado.

Un ejemplo es que cuando estaba en el programa anterior (Desperta Vox) y llegaban audios de hombres denigrando o hasta de los mismos compañeros, y yo pensaba que era algo machista y ellos no se daban cuenta, muchas veces levanté la mano para decir que eso no estaba bien y ellos seguían pensando en que era algo normal.

-¿Nunca se queda callada o depende de la situación?

Yo diría que nunca me quedo callada, pero hubo situaciones que como es tan repetitiva la actitud, que a veces uno toma la actitud de ignorar, porque se ve que a esa persona le falta mucho por vivir para darse cuenta que eso está mal.

-Usted opinó cuando un excompañero grabó el trasero de una mujer sin su consentimiento, eso es algo que una figura pública no suele hacer, ¿por qué lo hizo y qué le generó esa opinión?

Desde que vi la situación vi que estaba mal, fui de las primeras en hablar con Darío y le dije que no sabía qué consejo darle, porque es un tema muy delicado, que él sabía cuáles eran mis ideales y nunca estuve de acuerdo, a mí me parece muy triste que acusaron a la muchacha por cómo se ve o cómo se viste y ya esos comportamientos antiguos que uno no se explica cómo suceden.

Yo tuve que esperarme una semana para hablar del tema por pedido de la emisora y fue la semana más difícil porque todo mundo me lo pedía, que por qué si tengo la bandera feminista no decía nada y yo quería hacerlo. Cuando lo expresé hubo mucha gente cercana a él que hicieron malos comentarios de mí, decían que yo era una feminista, como si serlo fuera un insulto.

Sé que él se enojó, gente cercana también, pero hay cosas que uno no puede apoyar, así fuera una pareja, amigos o familiares, que de hecho yo paso diciéndolo. Es la única forma de decir que las cosas no están bien, con los oyentes de Vox me pasaba mucho y nunca me callé, por eso es que caigo mal.

También hay otros que crean un resentimiento hacia mí, por ejemplo lo que pasó con Gustavo Peláez y la gente a su alrededor, que sé que existe ese resentimiento, pero no se dan cuenta que la lucha no es contra ellos en específico.

-¿Qué significa que la hayan incluido en esta campaña de mujeres?

Superlindo, a muchas chicas no las conocía, porque están empezando en su carrera de modelaje, tampoco a Nancy Dobles y eso me hace sentir honrada ya que solo así podremos hacer un cambio, algo que trato de hacer en mi podcast cada vez que puedo.

-¿Cree que ser feminista es sinónimo de odio a los hombres?

No y es algo que mucha gente cree, piensan que uno está siendo muy radical y no, cuando el hombre sea criticado por cómo se viste o cuando sea acosado, es ahí cuando se van a dar cuenta por qué somos así.

-¿Qué es para usted el Día Internacional de la Mujer?

Es sentir un gran vacío por todos los femicidios, es una fecha que me hace reflexionar sobre el cambio que hay que hacer en la sociedad y si tengo que ser odiada por un grupo de hombres y por criticar actitudes, lo voy a seguir haciendo.

Erick Quirós

Periodista de espectáculos con experiencia en coberturas deportivas. Trabaja en Grupo Nación desde el 2013.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.