Erick Quirós.1 octubre, 2018

Lo único que le impide a Allen Guevara teñirse el pelo de color amarillo chillón es el ejemplo que le quiere dar a su hijo Ignacio, de otra manera, el futbolista manudo andaría por todas las canchas de primera división luciendo un peinado estilo “Súper Saiyayín”.

El habilidoso volante liguista es fiel seguidor y coleccionista de todo tipo de artículos de la serie japonesa Dragon Ball, al punto que ha contagiado a varios de sus compas a seguir el programa.

Incluso, para esta temporada, Allen incluyó en su repertorio de celebraciones de gol una “fusión”, con el hondureño Álex López, en la que juntan ambas manos formando una especie de círculo. Los que conocen la serie saben que esa es la manera en que Goten (hijo de Gokú) y Trunks (hijo de Vegetta) unen sus fuerzas para convertirse en Gotenks, un luchador muy poderoso.

En su colección, el Cusuco tiene desde pantuflas hasta almohadones del manga. Según contó, esa fiebre le ha traído alguna que otra bronquilla con su esposa, pero como buen matrimonio todo lo solucionan conversando.

– ¿Desde cuándo le gusta Dragon Ball?

Recuerdo que desde que era carajillo me gustaba mucho, mis primos eran muy fiebres y crecimos viendo la serie. Últimamente volvió a ser popular cuando sacaron la serie de Dragon ball Súper. Primero la vi en Internet y ahora la estoy viendo en tele con mi hijo Ignacio porque la dan, creo que es en Cartoon Network.

– ¿A su pequeño también le gusta el programa?

Sí, a la mamá es a la que no le gusta que lo veamos, pero ya se dio por vencida, entonces igual siempre nos ponemos a verlo. A Ignacio le gusta mucho Gokú y el personaje favorito mío es Vegeta.

– ¿Qué les dice su esposa?

Lo que decían siempre las mamás, que eso es diabólico. Antes no le gustaban las cosas que tenía pegadas en el cuarto, pero poco a poco ha ido cediendo; para el cumpleaños hasta me regaló un queque de Dragon Ball.

– ¿Cree que a un niño lo puede afectar ver ese tipo de series?

La verdad no, yo soy muy tranquilo y crecí viéndolas, me parece que es algo que no tiene nada que ver.

– ¿Ha pensado en teñirse el pelo de macho?

Sí, pero no lo hago por mi hijo, porque me gusta dar el ejemplo, por eso tampoco me hago tatuajes, aunque la gente sí relaciona mi peinado con el que usan en la serie.

Allen y su hijo ya recolectaron las 7 esferas del dragón. Cortesía.
Allen y su hijo ya recolectaron las 7 esferas del dragón. Cortesía.

– ¿Qué cosas tiene de la serie?

Ahí poco a poco me he ido haciendo de cosillas, pero tengo pósteres, camisetas, suéteres, pantuflas, muñecos, las esferas del dragón, gorras, llaveros, medias, almohadas y estuches de celular, ahí va creciendo la colección.

– ¿De dónde las saca?

Antes era más difícil conseguir y por eso solo tenía pósteres o tarjetillas, pero ahora han salido muchas cosas. La gente se ha ido dando cuenta que me gusta la serie y me van regalando cosas, a veces me dicen que tienen algo me quieren dar y llegan al estadio a dejármelas.

– Vemos que a algunos de sus compañeros también les gusta Dragon Ball, ¿ya eran fiebres o fue que usted los contagió?

A (Luis) Garrido y a Alex (López) les gusta, pero es más que todo por mí. Cuando había algún viaje yo me ponía a ver la serie y ellos se acercaban a verla y me preguntaban, ahí les fue gustando, pero más que todo los nuevos capítulos.

– ¿Cómo se dio lo de la celebración del gol contra Herediano, haciendo la fusión con Alex López?

Ya teníamos ratillo de haberla planeado, pero ninguno había anotado, Alex hizo uno contra Cartago, pero no hubo tiempo para festejar y se dio contra Heredia, por dicha nos salió bien.

Algo así es la celebración que haría el Cusuco con su hijo la próxima vez que anote. Foto: Youtube
Algo así es la celebración que haría el Cusuco con su hijo la próxima vez que anote. Foto: Youtube

– ¿Tiene alguna otra más en mente?

Sí, yo tengo una, es un saludo con Nacho, me pongo tres dedos en la frente y con la mano abierta hago como la ‘teletransportación’ que hacía Gokú, ya esa la tengo listo para cuando vuelva a anotar.