Erick Quirós.11 marzo
Los exfutbolistas son ejemplo para los aficionados. Cortesía.
Los exfutbolistas son ejemplo para los aficionados. Cortesía.

Pablo Gabas y Alonso Solís fueron ídolos en la cancha cuando defendieron los colores de la Liga y de Saprissa respectivamente y, además, son el claro ejemplo de que manudos y morados pueden trabajar y estar juntos sin necesidad de llevarse como perros y gatos.

Los dos exfutbolistas son piezas clave del programa Conexión fútbol, de canal 11, que este martes celebra su primer añito.

Si bien el espacio inició únicamente con el Mariachi y Diego País como exjugadores, a los meses el argentino se incorporó y rapidito equilibró la balanza para el lado manudo.

En la mayoría de las ocasiones en las que les toca hablar de sus equipos lo hacen con todo autoridad y cuando es el turno de comentar sobre el rival lo hacen con mucho respeto y es por eso que hasta la fecha solo cosas buenas pueden decir el uno del otro.

“A Pablo le tengo mucho respeto y cariño. Tengo años de conocerlo como rival, pero siempre hubo respeto, él es una caballero y eso hace que sea fácil llevarse bien con él”, dijo Solís.

“Siempre hemos sido muy respetuoso con las aficiones, en mi caso con la morada y él con la de la Liga. Hemos sido sinceros y prácticos y eso la gente lo ve y lo distingue. Ya aquí en el canal nos venimos a divertir porque pasamos todo el día muy ocupados y entonces en el programa reímos como nunca, eso ayuda a que compartamos mucho más”, agregó por su parte Gabas.

Los dos panelistas han sabido imponer su estilo en el programa. Foto: Albert Marín.
Los dos panelistas han sabido imponer su estilo en el programa. Foto: Albert Marín.
“A mí los morados me dicen que no me perdonan cuando me tiré a celebrar en el estadio Ricardo Saprissa, pero luego me dicen que les gusta lo que hacemos en el programa”, Pablo Gabas, exjugador de Alajuelense.

Aunque se conocían con antelación, Solís asegura que ha logrado ver una parte que no conocía del argentino, pues en la cancha era más serio.

“Ya estando aquí me he dado cuenta que tiene una parte vacilona, jocosa y muy competitiva, por eso hemos hecho una química muy bonita. Una parte que me llama la atención es que es muy querido por los morados”, dijo el saprissista.

No se lo imaginan

Ese cariño se ha convertido también en admiración, pues ninguno de los dos se imagina cómo sería el programa sin el otro. Tampoco pueden llegarle a una figura que sea tan emblemática y querida en los dos equipos más populares del país.

“No es porque sea mi compañero, pero es una realidad, sería muy difícil ver a alguien tan emblemático como lo es Pablo para la Liga”, comentó Alonso.

“Lo hemos pensado, ahora que sonaba que Alonso se podía ir yo me ponía a pensar en quién podía venir y me costaba, Alonso es muy contemporáneo, vos hablás con chiquitos de cinco años y capaz que no lo vieron jugar, pero lo conocen porque es el ídolo del papá. Eso nos ayuda a que nos mantengamos vigentes y, además, que todavía no haya aparecido una especie de competidor para un programa como este nos da valor a lo que hacemos, porque no es solo venir sino que hay que hablarle a la gente y darle un mensaje”, agregó Gabas.

Para ambas figuras, ser parte del elenco de Conexión fútbol significa una oportunidad de llevar alegría a la gente que los ve cada noche.

“Es un programa familiar por todo lado, desde hace mucho no había algo así. No es algo extraordinario lo que hacemos, en realidad solo llevamos una sonrisa a las casas, unimos a los papás que trabajaron todo el día, a los chicos que los esperaron y fueron a la escuela, hasta a los abuelitos. Hemos llevado alegría siendo transparentes y hoy escasean los programas que logren unir a todos los miembros de la familia”, concluyó el excapitán manudo.