Erick Quirós.14 octubre, 2018
Yoka ahora se concentrará en el baile y luego se preparará para ir por el título mundial. Fotografía: Jose Díaz/Agencia Ojo por Ojo
Yoka ahora se concentrará en el baile y luego se preparará para ir por el título mundial. Fotografía: Jose Díaz/Agencia Ojo por Ojo

Yokasta Valle demostró que si se trata de bailar en el ring, no hay nadie que la supere y que cada uno de sus golpes merece una calificación perfecta, sin duda cuando esta boxeadora se sube al cuadrilátero está en su salsa.

La peleadora tica tuvo una noche de ensueño, el sábado anterior, durante la pelea ante la pugilista venezolana Luisana Bolívar, como parte de la eliminatoria para el título mundial en la categoría minimosca, de 105 libras (47,6 kilos).

A la fuerza de sus golpes, técnica y gran condición física ahora se le deben agregar los finos y delicados movimientos que ha aprendido en Dancing with the stars y que le sirvieron de mucho, pues hicieron que la contrincante se cansara y no supiera dónde pegar.

Sus compañeros no pararon de apoyarla y darle consejos durante la pelea. Facebook DWTS
Sus compañeros no pararon de apoyarla y darle consejos durante la pelea. Facebook DWTS

La boxeadora contó con el apoyo de unas 4.500 personas, incluidos sus compañeros del programa y equipo de producción de Dancing, que llegaron al BN Arena, en Hatillo 2, para verla lucirse.

En media pelea se escucharon los gritos de sus compañeros que le decían que soltara más la cintura, que subiera los hombros y que le diera con todo a la venezolana pensando en los jueces David Martínez y Flor Urbina, quienes en las últimas galas del programa de baile le dieron calificaciones bastante bajas a la boxeadora.

“Pensé en hacer mi trabajo, al inicio me costó meterme, pero ya después hice caso a mi entrenador de usar mucho la cintura y eso me ayudó para ganar”, dijo.

Yokasta ganó por todo lado pues con esta victoria pasó a ser de nuevo la retadora número uno de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en ese peso, por lo que ahora tiene la mente puesta en destronar a la mexicana Monserrat Aragón. Además, se ganó el cariño de la gente que quizá solo la había visto en la pista de baile o en ring.

“Aquí estoy en mi charco, esto es lo mío y aquí es donde me siento más cómoda, en el baile estoy en algo que no estoy tan acostumbrada, pero aún así trato de que a la gente le guste todo lo que hacemos, estuve hasta pensando en decirles que les cambiaba una foto por un voto", señaló.

Como si fuera poco, la deportista se llevó un certificado, por un año, de comida gratis de una pizzería (Pizza Hut), pues Valle le contó a La Teja, días atrás, que estaba sufriendo mucho desde hace un tiempo por no comer un buen pedazo de su platillo preferido y la empresa decidió premiarla y de paso, quitarle el antojo.

Apenas terminó de pelear, Yoka fue a quitarse el antojo que tenía desde hace tiempo. Erick Quirós.
Apenas terminó de pelear, Yoka fue a quitarse el antojo que tenía desde hace tiempo. Erick Quirós.

Yoka agradeció al montón de gente que llegó y señaló que todos fueron el impulso para salir adelante, pues la chama le dio pelea en todo momento.

“Sentí muy bonito que viniera tanta gente a apoyarme, los que no me conocían como boxeadora ya pudieron verme pelear, sé que les gustó bastante porque me lo hicieron ver y espero que me sigan apoyando tanto en el ring como en la pista.”, comentó.

La boxeadora quedó un poco mareada después de tanto golpe, por lo que este domingo se dedicó a descansar antes de presentarse con un sabroso pasodoble en la pista de Dancing with the stars.