Farándula

Calle 8 jaló para Nicaragua: “Necesitamos trabajar y aquí parece que no hay pandemia”

Llegaron a Managua y el domingo tuvieron su primer chivo y aquello fue un llenazo completo

El grupo Calle 8 se cansó de esperar que la situación laboral para los artistas se normalice en el país y aplicó el dicho: “aquí corrió, que aquí murió”, porque jaló para Nicaragua a ganarse unos cinquitos.

A pesar de que la banda, comandada por Henry Moya, sabe que está arriesgando su salud debido a que en el país vecino hay muy pocos controles sanitarios contra el coronavirus, prefirió jugársela y desde hace unos días se está presentando el norte, con muy buen suceso.

El grupo llegó a Managua y el domingo tuvo su primer chivo y aquello fue un llenazo completo.

Henry nos contó, desde tierras pinoleras, que no pudo decir que no a semejante oportunidad de ganarse una platita después de tantos meses sin tocar.

“Después de nueve meses de estar parados se nos dio la oportunidad de venir a trabajar a Nicaragua durante todo diciembre y parte de enero. Calle 8 tiene mucho mercado en todo Centroamérica, pero solo aquí (Nicaragua) hay permiso para eventos, ya era mucho tiempo de estar detenidos, yo hablé con los integrantes y se tomó la decisión de venir”, dijo el líder de la banda.

“Aquí (Nicaragua) no hay restricciones, se pueden realizar eventos masivos sin ningún problema. Obviamente hay gente que se cuida, pero eso es de cada uno, pareciera que no existe ninguna pandemia porque llegan en muchísima cantidad a los conciertos, sin mascarilla, bailan pegados, pero no hay ningún control”, agregó.

El empresario aseguró que su grupo se cuida a su manera, además cuenta con la ventaja que las tarimas son bastante altas y separadas de la gente, para así mantener buena distancia.

“Estamos aislados, una tarima puede medir metro ochenta de alto, lo que hacemos es subir y presentarnos y de una vez para el hotel. Notamos que a los conciertos va mucha gente joven, entre los 18 y 40 años, no vemos personas mayores y como son como bailes, no hay dónde sentarse, se pueden tomar algo y bailar, pero hasta ahí, por eso no va gente de alto riesgo”, comentó.

Moya dijo que cuando le hizo la propuesta a sus músicos, ninguno puso peros.

“La música es una pasión, un vicio y una necesidad que tenemos, entonces fue muy placentero para todos sentirnos en una tarima de nuevo, sé que muchos otros colegas aceptarían venir a trabajar. Nosotros sabemos que no podemos hacer que nadie se cuide, no es algo que podamos manejar y por eso nos cuidamos nosotros, pero no vamos a dejar de trabajar”, explicó.

“Creo que allá en Costa Rica se podría intentar reactivar lo de la música, con todos los protocolos que se han presentado, pero lastimosamente el mundo de la cultura y del entretenimiento está muy olvidado, comenzando por el Ministerio de Cultura que no ayuda en absolutamente nada”.

La banda realizará unas 15 presentaciones, pero si le salieran más, no dudaría en aceptar.

“Son la misma cantidad que hubiéramos hecho en Costa Rica para diciembre. Aquí nos sentimos muy bien, el ambiente es muy bonito y volvimos a los que nos gusta. El público quiere mucho a los ticos y por eso nos sentimos muy motivados, más que Calle 8 es uno de los grupos más consentidos en este país”.

Le consultamos si sabe si una vez que regrese tendrán que hacer cuarentena y aseguró que todavía no saben, pues las reglas van cambiando, pero no tendrían problema en hacerla, incluso asegura que ellos la harían sin que se las pidan, por si las moscas.

Intentamos hacer esa misma consulta a la Caja, sin embargo, no recibimos respuesta.