Erick Quirós.4 enero
Su rostro ya no muestra secuelas de lo que le pasó. Cortesía.
Su rostro ya no muestra secuelas de lo que le pasó. Cortesía.

La cantante de Taboga, Carolina Paniagua, espera que el 2021 le depare una fe igual o más inquebrantable que la que tuvo el año anterior.

Si el 2020 fue duro para muchísimas personas, para ella fue el doble.

De un pronto a otro se quedó sin trabajo, cuando cancelaron todos los eventos desde abril y como si eso no fuera poco, meses después sufrió un preinfarto, que le acarreó un derrame cerebrovascular a principios de setiembre.

Esto le generó la imposibilidad de mover la boca, así como el brazo y la pierna derechos.

A pesar de esas pruebas tan duras, las veces que conversamos con Caro, de 33 años, siempre nos dejó la sensación de ser una mujer muy fuerte, que nada la detiene y con una forma de ver la vida ejemplar.

Por eso la buscamos, primero para conocer su estado de salud y a la vez para que nos motive para enfrentar un año nuevo lleno de incertidumbre en muchísimos temas.

De hecho, nos llevamos la linda sorpresa de que habla muy bien, pareciera que no quedaran secuelas, al menos a la hora de comunicarse, a diferencia de cuando la oímos en octubre del año anterior cuando nos contó su historia y fue bastante complicado entenderle, por las dificultades que tenía para hablar.

Caro tiene fe de que pronto volverá a los escenarios. Cortesía.
Caro tiene fe de que pronto volverá a los escenarios. Cortesía.

-¿Cómo ha seguido?

Bien, mucho mejor después de esa crisis tan terrible, pero me siento muy tranquila porque dentro de la adversidad pude tener paz, de hecho ya escribí una canción llamada Ave Fénix, que habla un poco de lo que he vivido, también quiero hacer un concierto para dar esperanza a los demás y sacar algún disco, con colegas para dar testimonio y fe a la gente que no cree que los milagros existen.

Ya regresé a mi programa “Tips al aire” (en redes sociales) y ahí he hablado de hacer posible lo imposible, que la diferencia está en ver lo que para otros es invisible y sentir lo que los demás no sienten y esa ha sido mi clave, creerle a Dios aunque muchos no creyeran.

“Mi clave ha sido creerle a Dios, aunque muchos no creyeran”, Carolina Paniagua, Taboga band.

-¿Desde cuándo es una persona con tanta fe?

Siempre he sido así, nací con espina bífida y no fue desarrollada, a las dos semanas de nacida solo respiraba y no podía despertar, algo que se repitió a los ocho años. En ese momento, yo asistía a una iglesia y puedo decir que conocí a Jesús, lo acepté en mi corazón y a pesar de todo lo que ha pasado le sigo creyendo, sé que esas cosas han pasado para hacerme más fuerte y saber enfrentar todas esas pruebas.

-¿Cómo las logra superar?

Solo de la mano de Él, porque he confiado en personas que no debía, he tomado malas decisiones, pero siempre he estado acompañada.

-¿En algún momento ha llegado a dudar o se ha enojado con Él?

Sí, una vez me enojé mucho con Dios de tal forma que yo sentía que dentro de mí estaba el espíritu de Él, pero no quería ni que me abrazara, como cuando se siente rencor y cólera, aunque eso no duró mucho porque más bien pasa algo que me comprueba de su existencia. Eso me ha hecho valorar que no solo hay que buscarlo en los momentos feos, también en los bonitos. Creo que hay que creer en los procesos que Él tiene.

No es cualquiera el que vive tan aferrado a una fe...

Sí, yo lo sé, porque me han pasado muchas cosas, se murieron mis papás, se me metió una bacteria, me operaron de la columna, he tenido muchos duelos que si bien es cierto los sicólogos y siquiatras ayudan, solamente la convicción de creer que Él puede hacer las cosas posibles, en medio de lo que los demás no ven, es lo que me aferra más. No todo es felicidad, he llorado mucho, me he deprimido y me he empastillado, pero yo pido que me abrace y Él actúa.

Yo en este momento siento que Él me pide que vuelva a casa y que dé testimonio a las demás personas. Sé que mucha gente dice que cree, pero a la mínima cosa ya se quebrantan y la clave es experimentar ese amor que nos da sin condición.

-¿Qué le pide a Dios para este 2021?

Tener salud, ya con eso puedo lograr todo lo que me proponga y sobre todo, que no me quite la fe porque para mí es lo primordial.

-¿Se hace la idea de cuándo volverá a cantar?

No, trato de que no, pero ya escribí la canción, la tarareé y se la presenté al pastor Rigo Montero, que es un gran músico y arreglista y apenas pueda cantar la voy a grabar. También quiero sacar un libro con los poemas de mi papá y dedicárselo a él.

-¿Qué mensaje le manda a la gente que está temerosa por lo que traiga el año nuevo?

Lo primero es no dejar de creerle a Dios los procesos, tener un corazón que confíe y que esté dispuesto a servir. Hay que intentar ver con positivismo las cosas negativas, siempre hay algo bueno qué resaltar.