Erick Quirós.10 septiembre, 2018
Yoka debutó en la pista con un jive muy coqueto. Fotografía: Graciela Solís
Yoka debutó en la pista con un jive muy coqueto. Fotografía: Graciela Solís

Cada uno de los participantes de “Dancing with the stars” entró a participar al programa con un fin muy específico, aparte de la buena chochosca que se ganan.

El principal motivo de Yokasta Valle es que la gente la conozca y se quite de encima ese pensamiento de que por ser boxeadora tiene que ser muy ruda e intimidar a todo el mundo.

La joven pugilista tuvo un gran desempeño en la pista de Dancing, durante la primera gala de la quinta temporada, al lado del bailarín mexicano Erick Vásquez. A muchos les sorprendió la delicadeza de sus movimientos y lo coqueta que se veía meneándose al ritmo de jive con un vestido de vuelitos.

El presentador Rándall Vargas describió la actuación de Valle con una frase que usaba el mítico Muhammad Ali cuando hablaba de sí mismo: “Flota como una mariposa y pica como una abeja”. Vargas se mandó con esa frase antes de que la ahora bailarina pasara a ser evaluada por el jurado.

Yoka afirma que esa parte tan sensual y femenina es natural en ella y que eso es lo que verá la gente conforme pasen los programas.

“Yo siempre he tratado de mantener el glamur, aunque sea en el boxeo pero ayer (domingo) fue diferente porque nunca uso maquillaje, peinado y me comporté más sexy, pero yo soy así”, señaló.

En sus redes sociales Yoka recibió un montón de buenos comentarios y después de lo que hizo el domingo, admiradores.

“Me dijeron que me veía muy sexy y muy bonita, la verdad es que muchísima gente se sorprendió porque todos están acostumbrados a que una boxeadora se vea ruda, pero no es así”, dijo.

En el ring sí que no le niega un golpe a nadie. Foto de: Diana Méndez
En el ring sí que no le niega un golpe a nadie. Foto de: Diana Méndez

Una que la felicitó y por fin pudo ver a su hija en un evento fuera de un cuadrilátero fue doña Azucena, madre de Yokasta, quien le recomendó a su retoño que mejor se dedicara a bailar y dejara de pelear.

“Ella está muy orgullosa, le encantó lo que hice. A ella le gusta más el baile que el boxeo”, dijo Valle.

Otro que quedó muy contento con su pareja, fue el bailarín mexicano. Durante el programa el azteca pasó vacilando con que en cualquier momento la boxeadora le podía meter un derechazo, algo que Yoka no le recomienda.

“Él me vacila mucho con eso, me dice que le pegue un golpe a ver si doy duro, pero no es la primera vez que me lo hacen. Yo le recomiendo que mejor no lo hago, porque a otras personas que me lo pidieron después quedaron doliéndose”, comentó.

A ponerle.

Yoka piensa que ahora lo principal es crecer en cada gala para que la gente se vaya encariñando más con su forma de ser.

Entre los comentarios que le hicieron los jueces a la boxeadora destacan el que debe bajarle un poco a la adrenalina y bailar al ritmo que la lleva su pareja.

“Estaba un poco nerviosa por ser la primera vez, pero lo disfruté mucho. Tengo que ir mejorando porque esto es muy exigente y, además, me toca ensayar más la ejecución de los pasos y dejarme llevar por Erick, que me dijo que el baile es rápido, pero hay que hacerlo bien y escuchar la música”, contó.

Valle no ha dejado de entrenar ni un solo momento desde que entró al programa y casi que dedica la mitad de cada día a ensayar. La deportista confesó que en la producción del programa hubo cierta preocupación por lo que pudiera pasar si seguía peleando, pero eso quedó atrás al verla en acción.

“Yo sigo, por lo que entreno de mediodía a tres de la tarde y luego a las cuatro de la tarde me voy a ensayar con Erick, sigo igual que siempre. En la producción esperaban que llegara toda moreteada, pero ya vieron que no”, aseguró.