Farándula

¿Por qué Édgar Silva tuvo que vender sus aguacates en la calle?

Lo hizo este jueves en las afueras de un lavacar en San Francisco de Dos Ríos

Escuchar este artículo

Édgar Silva alborotó el panal con la improvisada venta de aguacates que hizo este jueves en las afueras de un lavacar, en San Francisco de Dos Ríos.

Sin duda llamó la atención que una figura tan conocida se tirara a la calle y, con toda la humildad, se pusiera a negociar uno de los productos estrella de su finca, ubicada en la Zona de los Santos.

La noticia ha generado muchas dudas de cientos de curiosos que se preguntan qué hacía el Flaco Silva ahí y por qué tuvo que vender los aguacaticos en la calle, todo eso y más, aquí se lo contestamos.

-¿Por qué se tiró a la calle a vender aguacates?

Si yo no los vendía se me iban a podrir, porque tuvimos que hacer una corta extraordinaria porque -por dicha-, hemos alimentado mucho a los arbolitos y están produciendo una muy buena cantidad y calidad de aguacates. ¡Están cargados! Y, cuando hay unos aguacates muy grandes, los chiquitillos y medianos no se desarrollan bien porque le quitan toda la energía al árbol, entonces hay que cortarlos.

-¿Es común que salga a la calle a venderlos?

Regularmente pido unas ocho cajas para ir a vender a unos restaurantes en Heredia, que son clientes míos y los demás (se los vendo) a vecinos, a los amigos de mi esposa y a los míos... Hay una señora que nos hace una lista de todo un condominio. Pero esta vez recibí catorce cajas que traté de colocar pero no se estaban moviendo y entonces mi ahijado -que tiene este lavacar en San Francisco de Dos Ríos- me dijo que me fuera para allá y fui muy discreto, solo metí seis cajas porque jamás pensé que fuera a vender tantos... ¡Pensé que me iba a ir bien si se me vendía la mitad!

-Vimos que la respuesta de la gente fue muy buena...

Cuando hice el anuncio, la idea era que la gente que viviera por ahí llegara y no... ¡Llegó gente de Cartago, de Grecia que andaba haciendo mandados por la zona, de San Francisco, de Desamparados y de Zapote! Lo que llevé lo vendí como en dos horas y media y si me hubiera llevado más los hubiera vendido, porque la gente seguía llegando y por eso les prometí volver.

-¿Lo seguirá haciendo?

Si fuera necesario, pero también me encantaría ayudarle a un montón de productores de la Zona de los Santos, que son mis vecinos y que están teniendo problemas para colocar el aguacate; y para que les paguen dignamente porque ese cuento de que traer aguacates de otros lugares le beneficia al consumidor yo lo pongo en tela de duda... A los que sí les han bajado los precios es a los productores.

Si lo que me pasó ayer (jueves) sirve para que el consumidor sepa que el productor no es el culpable de los altos precios del aguacate, para mí es importante. No es justo lo que está pasando, imagínese que cada vez que se va a abonar los árboles se pagan de seiscientos a ochocientos mil colones solo en eso, entonces muchas veces la gente no sale con esos precios a los que se los compran.

-En su caso, ¿le dejan plata los aguacates?

Yo tengo unos 150 árboles, soy un productor pequeño y con la venta de los aguacates yo mantengo mi finca, no es que me da de comer ni me paga la gasolina, con eso pago fertilizantes y mano de obra.

-¿Cómo está el café ahorita?

En cosecha, mientras la matita está desarrollando a su hijo grano, hay que darle de comer a la mata y hay que protegerla, de verdad que es una vara muy técnica, no es solo sembrar el árbol y ya.

-¿En qué paró el programa que se tenía entre manos, relacionado con personas ticas en el extranjero?

Va caminando, estoy en proceso de logística pero como este año es de Mundial, mejor ni me apresuro, pero está en pie.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.