Silvia Núñez.4 agosto
Felipe Leiva se vistió como “Porcio Nieves” y eso le ayudó a ganar. Cortesía
Felipe Leiva se vistió como “Porcio Nieves” y eso le ayudó a ganar. Cortesía

Felipe Leiva está más que convencido de que Dios siempre escucha el corazón de las personas, pues aunque toda su vida se dedicó a manejar un tráiler para llevar sustento a su familia, muy en el fondo lo que siempre quiso ser era humorista.

El sueño de este vecino de Guácimo de Limón se terminó de hacer realidad la noche del sábado anterior, cuando ganó el primer lugar del programa La dulce vida de canal 6.

Este hombre de 28 años y padre de un niño de 9 años y de unos gemelos de 4, se ganó no solo un carro del año sino además un contrato para ser el nuevo imitador del programa humorístico Pelando el ojo, de Norval Calvo.

El ahora vecino de Desamparados se llevó este carro nuevo de paquete. Cortesía
El ahora vecino de Desamparados se llevó este carro nuevo de paquete. Cortesía

También se ganó un beca completa para estudiar una carrera en la Universidad Hispanoamericana, pero todavía ni ha pensado cuál elegirá.

“Hace más de 10 años que empecé a imitar voces, pero fue hasta hace como dos años que empecé a enseñarle a la gente mis imitaciones. Nadie en mi casa sabía que yo hacía voces, cuando le enseñé a mis padres no me creyeron que era yo, siempre les ponía audios, pero no les decía que era yo porque me daba vergüenza”, recordó el ahora campeón.

Miguel Mora, Maikol Yordan y Misael Ramírez fueron el jurado en la final. Aquí acompañados de Norval Calvo. Cortesía
Miguel Mora, Maikol Yordan y Misael Ramírez fueron el jurado en la final. Aquí acompañados de Norval Calvo. Cortesía

Su gran idea de vestirse como “Porcio Nieves” para hacer su imitación del Porcionzón, así como sus chistes, hicieron que el jurado lo declarara ganador.

Renunció a todo por el programa

Felipe contó que cuando se animó a inscribirse en el programa de humor jamás imaginó que llegaría tan lejos, por eso tuvo que tomar la difícil decisión de renunciar a su trabajo como trailero hace dos meses para poder dedicarle tiempo a sus presentaciones y así tratar de sorprender al jurado.

Además, tuvo que dejar su pueblo en Guácimo y mudarse con su esposa e hijos a Desamparados, en San José, para poder ir a las grabaciones del programa y empezar a hacer presentaciones humorísticas tras ir ganando fama.

En la final se presentaron los cuatro mejores de cada categoría. Cortesía
En la final se presentaron los cuatro mejores de cada categoría. Cortesía

“Mi papá y mi esposa me aconsejaron y me dijeron que era lo mejor (renunciar) y yo la verdad pensé que el que no toma ese riesgo no puede llegar a saber qué podía pasar, entonces decidí renunciar, nos vinimos para San José y me monté una barbería para pulsearla en algo”, relató.

Leiva confesó que, aunque la ha visto fea con el cambio de brete, el haber ganado esta primera temporada del programa de Repretel le da más fuerzas para seguir firme en su deseo de hacer reír a la gente.

¿Qué te pareció el zarpe de Felipe? Nosotros le damos un 💯

¿Qué te pareció el zarpe de Felipe? Nosotros le damos un 💯

Posted by La Dulce Vida on Tuesday, July 30, 2019

“Toda las gracias se las doy a Dios, a Repretel y a Norval Calvo que revivió el programa, porque estoy muy contento con el resultado. Desde que empecé a ganar los programas, la gente me llama para que anime sus eventos, aunque nunca había hecho un show, ahora me dedico a esto, ya ni me da tiempo de trabajar en la barbería”, contó.

De los 40 participantes iniciales, llegaron a la gran final la ganadora de la categoría de stand up comedy, Fedra “Fedralú” Rodríguez; el ganador de los cuentachistes, Óscar “Kiko” Estrada; el personaje Pepe del humorista interpretado por Fabián Murillo y el imitador Felipe Leiva.

Frederick Fallas, productor del programa (al centro), contó que ya están pensando en hacer una segunda temporada del espacio de humor. Cortesía
Frederick Fallas, productor del programa (al centro), contó que ya están pensando en hacer una segunda temporada del espacio de humor. Cortesía