www.bbc.com.16 diciembre, 2018
Las parejas se casaron con ayuda de una organización que colabora con la comunidad LGTB. BBC.com
Las parejas se casaron con ayuda de una organización que colabora con la comunidad LGTB. BBC.com

Unas 40 parejas gais se casaron en una boda colectiva en la ciudad brasileña de Sao Pablo, esto porque tienen temor que la llegada a la presidencia del ultraderechista Jair Bolsonaro traiga consecuencias negativas a sus derechos.

Las parejas dijeron el “sí, acepto” en una ceremonia civil organizada por Casa 1, una organización que ayuda a personas del colectivo LGTB en situación de riesgo. Durante la celebración no faltaron las lágrimas, los ramos de flores y demás expresiones de afecto de amigos y allegados.

“Cuando salió el resultado de la elección mucha gente se preocupó pensando: ‘¿Será que el año que viene vamos a poder casarnos?, ¿vamos a tener nuestros derechos garantizados?’. Por eso resolvimos organizar la boda colectiva”, explicó Laís Rissato, vocera de Casa 1.

Dicha organización ayudó a las parejas, en su mayoría de bajos recursos, a casarse a través de una campaña de financiación popular que recaudó cerca de 50.000 reales (unos 13.000 dólares, cerca de ¢8 millones). La ceremonia fue oficiada por la actriz travesti Renata Carvalho, quien afirmó ante los presentes que “hoy el amor venció una vez más”.

En Brasil no existe ninguna legislación sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero se permite en los registros civiles en función de una decisión judicial adoptada en 2013. Bolsonaro, criticado por sus polémicas declaraciones de tinte machistas, racistas y homofóbicas, asumirá como presidente de Brasil el 1° de enero próximo, y no son pocos los que temen que introduzca leyes que limiten los derechos de los gais en Brasil.

En un acto, en el que recibió un diploma que lo reconoce como presidente electo, Bolsonaro se comprometió a gobernar para “todos los brasileños, sin prejuicios de sexo, raza o religión”.

Pero el mandatario electo afirmó en 2011, durante una entrevista con la revista Playboy, que “sería incapaz de amar a un hijo homosexual” y que, de ser así, lo preferiría muerto “en un accidente” antes que verlo con otro hombre. Además ha expresado que unos “sopapos” pueden “enseñar a ser hombres” a los gais, y asoció la adopción por parte de matrimonios homosexuales con la pedofilia.