Erick Quirós.20 junio
El doctor entró directo al corazón de la presentadora. Cortesía.
El doctor entró directo al corazón de la presentadora. Cortesía.

La presentadora Natalia Rodríguez ya tiene lugar y fecha para su boda, y para sorpresa de muchos celebrará su aniversario cada cuatro años.

Naty escogió como ese día especial nada más y nada menos que el 29 de febrero del 2020, es decir, se casará en año bisiesto, algo a lo que la mayoría de gente le huiría, incluso su futuro esposo estuvo a punto de quitarse el tiro, pero ella encontró la manera perfecta de festejarlo.

Le propuso a su novio Emilio Garro viajar a lugares diferentes ya sea en el país o fuera de Tiquicia, cada vez que se cumpla ese lapso de tiempo y casarse una y otra vez. Naty se la jugó bonito, porque la propuesta convenció a su pareja de una.

Para la conductora de “Sábado Feliz” llegar al altar tiene un sabor bastante dulce, pues si bien muchas mujeres añoran con casarse, para ella es la oportunidad de pasar el resto de su vida con la persona que la salvó tras sufrir un accidente casero en el que casi muere desangrada a finales del año anterior.

–¿Por qué escogió casarse en esa fecha tan particular?

–Andábamos viendo lugares porque queríamos que la boda fuera cerca del 4 de febrero, que fue la primera vez que salimos. Nos ofrecieron el 5 (febrero), pero también el 29 y pensé que sería vacilón, aunque Emilio no quería. Me quedé con esa fecha en la mente por ser diferente y tuve que convencerlo diciéndole que cada cuatro años podíamos celebrar casándonos en diferentes partes del mundo y eso sí le gustó.

–¿Dónde será la boda?

–Va a ser en el salón La Colina, en Grecia. Fue de lo más fácil que he hecho porque hace un tiempo fui a la boda de una amiga y supe que quería que fuera ahí. Emilio quiso ver más opciones en la playa, pero eran muy caros y la verdad es que este lugar en Grecia nos encantó a los dos porque tiene de todo y ahora solo tengo que preocuparme por el vestido.

Naty y Emilio ya tienen casi lista su boda soñada. Cortesía.
Naty y Emilio ya tienen casi lista su boda soñada. Cortesía.

–¿Se le está haciendo muy larga la espera?

–Casi no ha pensado en la boda por lo de la terapia, pero por dicha una muchacha se encarga de todo. Además, al tener ya reservado el lugar nos quitamos un peso de encima y solo hay que preocuparse por los detalles. Van a ser 80 invitados, pero hay que pensar en todo. Todavía nos falta buscar al padre, hacer el curso prematrimonial y Emilio tiene que hacer la confirma.

–¿Qué tanto ha podido opinar Emilio en la boda?

–Al principio él me decía que yo escogiera todo, pero cuando vino el tema de la decoración ya empezó a meterse más, yo soy muy sencilla en esos temas, pero él sí ha estado muy pendiente de todo.

Naty volvió a nacer el año pasado Foto: Tomada de Instagram
Naty volvió a nacer el año pasado Foto: Tomada de Instagram

–En sus redes los comentarios son muy positivos para esta unión, ¿por qué cree que se da?

–Creo que él ha sido muy aceptado por la gente cercana a mí y por los seguidores de mis redes. Por dicha a mí me sigue gente muy linda y siempre los comentarios han sido muy buenos para los dos y para él. Todo eso nos motiva a seguir adelante.

Él fue el salvador de mi vida, pero no solo por eso sino porque de verdad se ha ganado mi cariño, es muy fácil de querer y de amar por la manera en cómo lo criaron, es una persona digna de admirar por cómo es con sus pacientes y con las demás personas.

El poder organizar la boda después de morir y vivir de nuevo son otros cien pesos para mí", Natalia Rodríguez, presentadora.

–¿Siente que por lo que vivió organizar una boda sabe más rico?

–Es diferente mi manera de pensar ahora, soy consciente de que puedo morir en cualquier momento y por eso disfruto cada segundo como si fuera el último. Organizar una boda tiene un sabor de victoria porque lo logramos juntos mi novio y yo. En algún momento llegué a pensar que Emilio me podía dejar si me amputaban el pie, pero él me dio mucha seguridad y me dijo que él entraba conmigo a la iglesia alzada o en silla de ruedas y eso me hizo sentir muy bien porque yo le pedía a Dios a alguien así. Él anhela casarse igual que yo.

–¿Cómo sigue con el pie?

–Voy evolucionando, aunque el dedo gordo del pie no quiere reaccionar, no camino tan bien, por dicha los zapatos de cuña me han ayudado bastante porque con los demás me cuesta. Ahora he tenido algunos dolores en la otra pierna porque está un poco recargada. También me molesta la cadera, yo lo que hago es tener buena actitud, ya que tengo mi pierna y eso es ganancia porque estuve a punto de perderla.