Erick Quirós.13 noviembre, 2018
Óscar López y Tatiana Sánchez llegaron hasta la gala 10. Rafael Murillo.
Óscar López y Tatiana Sánchez llegaron hasta la gala 10. Rafael Murillo.

Fiel a su estilo y sin guardarse nada, Óscar López asegura que si no continúa en el reality es porque los jueces lo quisieron así y no por falta de méritos en la pista de las estrellas.

El exdiputado quedó eliminado en la última zarandeada que hicieron en Dancing with the stars antes de las semifinales del programa de baile de Teletica.

El político señaló que lo que decía el jurado, conformado por Alex Costa, David Martínez y Flor Urbina, le afectaba con el público y por eso no recibió los votos necesarios para seguir meneando el esqueleto cada domingo.

A pesar de esos reclamos, don Óscar asegura que sale satisfecho de lo que hizo y con la frente en alto porque sabe que su desempeño en el programa fue motivo de admiración para muchos, además, la gente pudo ver un lado más sensible de él. Eso sí, lo peleón nunca se le quitó.

Ni el ramo de rosas que le dio a Flor Urbina pudo hacer que lo perdonaran, según el exdiputado. Mayela López.
Ni el ramo de rosas que le dio a Flor Urbina pudo hacer que lo perdonaran, según el exdiputado. Mayela López.

–¿Sentía que podía estar en la final?

Creí que iba a estar, estaba seguro porque mis coreografías daban para ir más allá. El trabajo fue apto y desconozco que pasó, la producción es muy cerrada en su análisis, yo percibo mucho apoyo en mis redes y esas no mienten.

–¿Quiere decir que lo sacaron injustamente?

Yo lo resumo a los jueces porque por ejemplo, ¿qué tenía de malo el freestyle que bailé anoche (domingo)? Me dieron 26 puntos, pero estaba para más. Yo siento que conmigo fueron muy rigurosos, me medían con una vara distinta, yo escuchaba que regañaban a Michael y a Keyla y les daban notas altísimas después, Peláez (Gustavo) fue uno que botó a su bailarina y todo el país lo vio y les dieron un montón de puntos, en cambió yo nunca majé ni empujé a Tatiana.

–¿Por qué cree que eran más rigurosos con usted?

No sé, me decían algo y me daban nota baja . El día que bailé tango me dijeron que era mi mejor coreo y me dieron pocos puntos, el domingo el pasodoble me costó, pero con el freestyle la gente se volvió loca por todo lo que hice y no me califican como a todos.

–¿Siente que el problema con Flor en uno de los programas le afectó?

Sí, se nota que Flor nunca estuvo de acuerdo con lo que yo hacía y al resto les pasó lo mismo, sin victimizarme, pero los jueces inducen al público que no conoce de técnica, ya sea para bien o para mal y en mi caso me dieron varias aporreadas como la del domingo que me afectaron mucho. Yo digo que si ellos fueran mejores seguiría en la pista, por eso quisiera ver a los jueces con una venda en los ojos con cualquier bailarina, les costaría muchísimo, en cambio lo mío fue mucha precisión y dominio del espacio.

–¿Qué rescata de toda esta experiencia?

Fue una experiencia de vida incomparable e inigualable; pude mostrar mi faceta más humana lejos de la política y la jurídica. Creo que la gente pudo ver mi corazón y mi alma y eso me deja contento, Quedo muy agradecido con la producción porque me trataron muy bien y siento que derroté a los paradigmas que hay de que no se puede transitar por la vida con algún tipo de discapacidad.