Nacional

Abogado de familia dice que proyecto sobre adopciones abre la puerta a los vientres de alquiler

Pedro Beirute dice que una mujer con un embarazo no deseado podría “enamorarse” de su bebé cuando nazca

Escuchar este artículo

El abogado experto en temas de familia Pedro Beirute, piensa que el proyecto de ley que pretende cambiar la forma en la que se dan las adopciones en Costa Rica abre las puertas a los vientres de alquiler.

La iniciativa permitiría que las mujeres con embarazos no deseados tramiten la adopción de sus hijos desde que los tienen en el vientre para que los entreguen a sus papás adoptivos apenas nazcan.

“Eso es, ni más ni menos, abrir el portillo para los vientres de alquiler, para comercializar y mercantilizar a los niños no nacidos”, aseguró Beirute.

Según su análisis, la iniciativa deja abierta la posilbilidad de que una pareja que no puedan tener hijos le pague a una mujer para que los tenga por ella y luego se lo dé en adopción.

El abogado explicó que en el Código Civil costarricense dice muy claramente que el Estado tiene la obligación de proteger los derechos de los niños que están por nacer y a su criterio esto no se estaría cumpliendo si se tramita la adopción de un pequeño desde que está en el vientre materno.

“Esa madre eventualmente se puede arrepentir de dar a su hijo en adopción. Cuando lo vea nacer, cuando lo abrace, cuando le dé de mamar, podría perfectamente enamorarse de su criaturita, ya habiendo firmado cualquier documentación que para mí no tendría ningún valor”, aseguró Beirute.

El especialista asegura que siempre he sido del pensamiento que el Estado costarricense tiene que acompañar a las mujeres que tienen embarazos no deseados, darles atención sicológica, siquiátrica o lo que necesiten, para que ellas se sientan apoyadas y así puedan declinar la idea de terminar con el embarazo y se den la oportunidad de enamorarse de su hijo cuando nazca. Si una vez que nazca el pequeño la mamá siguen pensando que no puede hacerse cargo de él podría entregárselo, ojalá, a un familiar que lo adopte.

Trámite de años

La diputada Johana Obando, del Partido Liberal Progresista (PLP), fue quien propuso la iniciativa y sostiene que el proyecto de ley está delimitado para que no se den vientres de alquiler o pagos por niños porque todo el trámite sería hecho por el Patronato Nacional de la Infancia (PANI), es decir, no intervendrían terceros; sin embargo, Beirute dice que eso no es garantía de que no se comercializarán niños.

“En el PANI tienen personas, y perdón por lo que voy a decir, que a veces no están comprometidas ni casadas con el tema de la adopción.

“El primer portillo que abre esta diputada es que permite a una mujer embarazada tramitar la solicitud de dar su hijo en adopción en un hospital privado, ya veo yo el montón de centros privados de acogimiento prenatal, cuesta mucho controlar esas cosas”, aseguró el abogado.

Él especialista dijo que está más que demostrado que el PANI tarda años en tramitar la adopción de un niño y que es difícil de creer que pueda lograr un proceso tan eficiente como el que se propone en le proyecto de ley en el que la institución tendría cinco días hábiles para entrevistar a la mamá y papá del niño que se daría en adopción y dos días más para analizar los recursos familiares que lo adoptarían, si es que los tiene.

“Actualmente el problema de las adopciones está en que el Patronato y los Tribunales de Justicia no resuelven la certeza jurídica de los niños abandonados sino cuando ya tiene ocho o diez años y todo el mundo quiere adoptar chiquitos recién nacidos, de un mes, un año o dos años”.

La Teja trató de contactar a la diputada Johana Obando para saber qué piensa de las declaraciones del abogado, pero nos dijeron que estaba ocupada con reuniones y no podía responder.

¿Qué es un vientre de alquiler?

En varios países está permitido que una mujer alquile su vientre para que crezca y se desarrolle en él un bebé que luego dará en adopción a unos padres que fueron los que le pagaron por el alquiler del vientre.

Esto se da en casos en las que las parejas tiene problemas para concebir o cuando están conformadas por personas del mismo sexo, por lo que biológicamente les es imposible procrear.

En lo que a Costa Rica respecta, no existe ninguna fuente de derecho que prohíba o permita de manera literal esta práctica; sin embargo, cuando una pareja intenta darle los apellidos a un hijo gestado por una tercera persona y el trámite no está regulado por el PANI como una adopción normal, no puede porque no es su hijo.

Hace unos años se dio un caso especial en Costa Rica, cuando una abuela prestó su vientre para que su hija con cáncer se convirtiera en madre.

En ese caso tan especial los papás de la pequeña acudieron a los Tribunales y les autorizaron ponerle sus apellidos a la chiquita.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.