Shirley Sandí.12 abril, 2019
Limpiar los restos de comida con servilleta y abrir el tubo a la mitad de potencia cuando lava los trastos, ayuda a ahorrar. Foto Archivo.
Limpiar los restos de comida con servilleta y abrir el tubo a la mitad de potencia cuando lava los trastos, ayuda a ahorrar. Foto Archivo.

Ante la sequía que enfrenta el país, la cual genera que en la actualidad se produzca un 55% menos de agua de lo normal, Acueductos y Alcantarillados hace un llamado a la población para que cada persona ahorre cinco litros del preciado líquido al día.

La campaña se dirige a las personas que viven en las comunidades donde no les falta el agua, ya que como los sistemas están interconectados, ese ahorro colabora con las poblaciones que sufren desabasto, explicó Manuel Salas, gerente general de AyA.

“Debido a que nuestra ciudad y nuestros barrios tienen diferentes altitudes, hay sectores que casi nunca tienen afectaciones por la sequía. Esto significa que solo en el Área Metropolitana hay cerca de uno coma dos millones de personas sin problemas de agua y que, al ahorrar, tienen en sus manos la posibilidad de darle líquido a las familias más afectadas”, indicó Salas.

En la actualidad, la falta de líquido afecta a 228.000 personas en todo el país, principalmente de la Gran Área Metropolitana, donde los racionamientos duran en promedio seis horas, aunque hay localidades que pasan hasta 18 horas sin una gota.

Una persona gasta en promedio 200 litros de agua al día (dos estañones), por lo cual las medidas de ahorro que nos piden tomar son estas:

-Durar 2 minutos menos bañándose, pues cada minuto en la ducha consume 10 litros.

-Al lavar los platos, limpiar los restos de comida con una servilleta, cerrar el tubo mientras se enjabona y abrir el chorro a la mitad.

-Regar las plantas con balde y no con manguera.

-Lavar el carro con menos frecuencia.

-Evitar regar las aceras.

AyA reporta una disminución de 1.200 litros por segundo (de seis a siente estañones) tanto en las fuentes superficiales como en las subterráneas.

Así lucen los tanques de AyA ubicados en barrio Cuba, deberían estar llenos. Foto Jorge Castillo
Así lucen los tanques de AyA ubicados en barrio Cuba, deberían estar llenos. Foto Jorge Castillo
Tres meses más

Se espera que esta escasez de líquido continúe hasta junio o julio, una vez que empiecen a caer las lluvias.

"Hay otros pronósticos que hablan que las lluvias comenzarán en agosto, si es así las medidas deberán extremarse y eso lo estamos monitoreando”, Manuel Salas, gerente general de AyA

Ante el faltante, el Instituto Costarricense de Electricidad aportará 100 litros por segundo de agua al GAM desde el embalse El Llano a la planta de tratamiento de Tres Ríos.

La medida se implementará a partir de este sábado y se estima que beneficie a 35.000 personas.

El ingeniero del ICE Marco Acuña descartó que la medida cause apagones o incrementos en el recibo de luz. Agregó que la prioridad del uso del agua es el consumo humano y debido a ello tomaron esta decisión.

De las 228.000 abonados de AyA y Asadas afectados por los racionamientos, unas 13 mil son de zonas rurales, la mayoría de Guanacaste (Tilarán, Cañas, La Cruz y Nicoya).